Planes que hacer al visitar una ciudad

Todo el mundo sabe que uno de los placeres de la vida es escapar de la rutina para poder viajar a ver mundo y huir del ajetreo de la ciudad. Por esto en el último año el sector turístico Español ha experimentado un crecimiento del 7,4% respecto a 2016, con 77,8 millones de turistas, mientras que para el 2018 se prevé un aumento del 3,3%.

Nosotros, los españoles, tenemos un gusto muy propio por ir de vacaciones a otras zonas de nuestro país. Nada menos que el 91,4% prefiere viajar dentro del territorio nacional, mientras que el 8,6% prefiere los viajes fuera de nuestras fronteras.

Los madrileños somos los más viajeros, y los de Baleares son los que tienen la media de gasto diaria más elevada.

En cuanto a viajes al extranjero los españoles preferimos lo más próximo, Francia y Reino Unido, seguidos de Portugal, Italia y Alemania. El lugar está claro pero ahora…

¿Qué hacemos estando de vacaciones?

La mayoría de los viajeros prefieren antes el turismo en playa o ciudad que en montaña, ya que para ellos es más divertido, menos riesgoso, más barato y de más fácil acceso. Por esto todos buscan las mejores playas de España como destino predilecto.

 

Según numerosos estudios, los beneficios de la playa son numerosos frente al barullo de la ciudad, quizá su éxito sea por esta razón. El ritmo de las olas y los suaves sonidos que producen al chocar contra la orilla y la arena influye en nuestros ritmos internos y nos dan una sensación de paz y tranquilidad. Esto también lo explica el magnetismo y la atracción que produce el color azul.

¿Y en las zonas de playa?

 

Pues bien, como no todo es tomar el sol y bañarse, aquí hay una serie de actividades que puedes llevar a cabo:

  1. Jugar en y con la arena, mancha un poco pero siempre es divertido.
  2. Hacer surf, necesitas saber un poco del tema, tener tabla y poseer un poco de equilibrio, pero sino es el caso siempre puedes alquilarla y practicarlo por puro postureo.
  3. Practicar deportes extremos: como el flyboard, o el parasailing. Probablemente te caigas pero la intención es lo que cuenta.
  4. Deporte en plena arena, ya sean individuales (nadar, correr, hacer flexiones…) o en grupo (torneos de vóley playa, relevos…)
  5. Montar en barca, en hinchable, de pedales…
  6. Pescar la cena, o intentarlo. Siempre hay un espigón disponible para este fin.
  7. Fabricar una cometa artesanal y posteriormente volarla.
  8. No podía faltar…el chiringuito!

 

Si quieres descubrir calas ocultas o ir de playa en playa para ver amaneceres y atardeceres, la mejor opción es que recurras a un E-Vans.

¿Por qué recurrir a una autocaravana? Porque aporta gran libertad a la hora de viajar y disfrutar sin límites de horarios. Estáis aparcados en un camping de playa y queréis moveros a la ciudad para ir a una discoteca de fiesta, no tenéis que recurrir al taxi, podréis beber y según lleguéis a la caravana podréis dormir. Incluso podéis dejaros la re-cena hecha para cuando os entre el hambre de madrugada!!

 

¿Y en ciudad?

En el turismo de ciudad existen multitud de alternativas, sobre todo en verano. La ciudad acoge multitud de conciertos, cines de verano, ciclos de teatro, actividades infantiles y un montón de planes más:

  1. Si buscas relax: acude a un buen parque donde tumbarte en la sombra a disfrutar del canto de los pájaros, pasea en bicicleta, patina, o aprende sobre plantas.
  2. Si optas por un plan de aventura: puedes practicar “wake surf” en un pantano, tirarte en paracaídas, montar a caballo, practicar escalada, tirolina…
  3. Si tienes calor puedes ir a una de las fantásticas azoteas y allí tomarte algo de beber, ir a por un gofre con helado o darte un baño en una de las piscinas municipales.
  4. Ir a ver museos, que tienen ese aire acondicionado que tanto gusta en verano…
  5. Acudir a un cine de verano al aire libre, a una exposición, hacer picnic…
  6. Acudir a un parque acuático.

 

Estas son solo unas de las pocas opciones que existen, para que independientemente de que elijas playa o montaña, disfrutes de las vacaciones más variadas!

El DTV Shredder, fusionando el skate y el segway

De todas las combinaciones locas de máquinas que hemos podido ver a lo largo de la historia, tal vez ésta sea la más loca y a la vez la más alucinante posible.

¿A quién se le ha ocurrido coger un segway y darle la versatilidad de movimientos de un skate? Pues a la empresa canadiense BPG Werks.

Concebido originariamente para uso militar no tripulado y operaciones de rescate, pronto vieron las posibilidades que podía ofrecer su salida al mercado comercial.

Potencia y habilidad unidos

Este pequeño transporte oruga lleva incorporado un motor de gasolina Honda de 4 tiempos y 200 centímetros cúbicos, llegando a alcanzar los 50 kilómetros por hora. Toda una hazaña para un vehículo tan pequeño.

Su gran capacidad de carga, unos 550 gr., y de arraste, unos 200 kg, además de la posibilidad de subir por pendientes de hasta 40º de inclinación, le hace también muy atractivo para la industria, especialmente para la agricultura.

Pero es su diseño de monopatín oruga, su capacidad de realizar acrobacias, de dar saltos y giros en el aire la que le hacen ser un gran vehículo para realizar deporte de aventura.

Todo terreno singular

Además, puede transitar por la nieve, la arena, el hielo y, prácticamente, cualquier superficie gracias a sus “pies” de oruga. Con él no habrá terreno que se nos resista.

Si le agregáramos un Ipad para ir escuchando música y disponer de GPS sería un vehículo magnífico para la conducción por las ciudades. ¿Os imagináis no tener problemas de aparcamiento?

Compacto, potente y manejable

Otra de las peculiaridades que le hace atractivo es su poco peso, 35 kg., y que puede plegarse el manillar para facilitar su transporte. Cabe perfectamente en un maletero.

Este vehículo multifuncional os proporcionará una velocidad aproximada de 50 kilómetros por hora, un radio de giro de unos 120 centímetros y una capacidad de recorrido en suspensión de 3 segundos. La adrenalina fluirá libremente por nuestras venas.

En el manillar se encuentran el acelerador y el freno y con el mango deberemos guardar la estabilidad. Además, el patín es una plataforma giratoria que nos permitirá realizar piruetas y giros.

Libres como el viento

El DTV Shredder es la primera versión comercial y va a revolucionar la idea de la conducción al aire libre, pues es funcional, pequeño, muy potente y fácil de manejar.

Además, sus orugas-tanque nos dan el empuje suficiente para conseguir altas velocidades en cualquier terreno sea la época del año que sea.

Windsurfing

Un día, a alguien se le ocurrió que sería divertido jugar con dos elementos a la vez: el viento y las olas. En otro momento seremos más concretos, pero es que, como inicio para un artículo sobre un deporte de aventura, éste nos gustaba más.

El windsurfing es un deporte de superficie acuática que combina el surf y la navegación. Se practica sobre una tabla de entre dos y tres metros en entre 60 y 250 litros de volumen, a la que se aplica una vela para aprovechar a fuerza del viento.

Windsurfing

Estos elementos se conectan a través de una juntura que rota 360º y que va unida al mástil, del que, a su vez sale una barra-asidero por ambos lados de la vela. Vela que, por cierto, presenta una superficie de entre 2,5 y 12 metros cuadrados.

Un poco de Historia

Ahora sí: camuflada en el medio del texto, algo de Historia. La creencia más extendida sitúa su origen 1965, cuando S. Newman Darby inventaba la “tabla de navegación” para usarla en el río Susquehanna, en Pennsylvania, Estados Unidos. Aunque no se le ocurrió que debía patentarla.

Era 1964 cuando Darby empezaba a vender sus tablas y 1965 cuando en la revista Popular Science escribía un artículo promocional sobre ellas. Como el invento de Darby incorporaba un anillo pivotante, en lugar de giratorio, éste sufría todas limitaciones asociadas que el sentido común nos indica que sufría si lo comparamos con las tablas actuales.

Una maniobra olvidada

Se manejaba el artilugio con la espalda hacia la parte de sotavento de la vela en forma de cometa. El artículo de Popular Sciece decía: “…you can learn to master a type of manoeuvering that’s been dead since the age of the picturesque square riggers”. Traducido: “… usted puede aprender a dominar un tipo de maniobra que lleva muerto desde la era de los pintorescos aparejos cuadrados”.

Puede decirse que el windsurfing amalgama la cultura relajada del surf y la más formal de la vela, aunque también podríamos hablar de este deporte como una versión minimalista de a vela. Pero, en realidad, cabalgar las olas sobre una tabla ayudado por el viento ofrece una serie de sensaciones que están fuera del alcance de cualquier regatista:

Los “winsurfers” pueden saltar dar volteretas, realizar maniobras giratorias y una amplia gama de movimientos “freestyle” que, desde luego no puede siquiera soñarse que se hacen con un barco. Es más, los practicantes de este deporte fueron los primeros en cabalgar sobre las olas más grandes de mundo, ya que la idea de éste surgía antes que la del surf.

Espeleología deportiva

Para aquellos aventureros que les gusta  la exploración y el descubrimiento de cosas nuevas, existe esta disciplina-actividad-ciencia  para el estudio de cuevas o cavernas y su exploración.

Esta actividad surge como tal a finales del siglo XIX en Francia. Se extiende por Europa en pocos años. En su faceta deportiva, ofrece las emociones de las grandes aventuras en la naturaleza.

En el transcurso de un fin de semana o en un solo día, el espeleólogo puede sentirse trasladado a un mundo tan remoto como puedan serlo las profundidades marinas o la superficie de otro planeta.

Las cavernas son de dos tipos que van desde las cómodas cuevas horizontales hasta las profundas simas (cavidades subterráneas que se abren a la superficie mediante un pozo, tiro o conducto vertical), pasando por complejos sistemas laberínticos, hay gran variedad de cavidades que requieren distintos niveles de preparación y experiencia y ofrecen aventuras para diferentes gustos y edades.

Para mencionar algunas de las cuevas más famosas del mundo:

Cueva de los cristales gigantes en México

A 300 m bajo el desierto de Chihuahua en las minas de Naica.

 

En esta cueva se encuentran los cristales de selenita más grandes del mundo. Descubierta en el año 1985 y considerada como “una maravilla de la naturaleza”.

La Cueva de los Cristales adquirió sus formas gigantescas debido a altas temperaturas que  ocasionaron la solidificación de sulfato de calcio en cristales de selenita (una de las variedades del yeso) y a que nunca tuvo una entrada natural, estas condiciones se han conservado durante miles de años, provocando que la cueva esté a una temperatura ambiente de poco menos de 48 grados, por lo que el límite de supervivencia humano en esta cueva no sobrepasa la media hora.

Para permanecer un tiempo mayor hay que entrar con trajes refrigerados para el cuerpo y para el aire. Hay visitas guiadas. Por esta razón, dadas las extremas condiciones de este sitio, cada visita tiene una duración máxima de 10 minutos para evitar la deshidratación. Evidentemente, se recomienda beber bastante agua antes de la excursión.

Pozo Encantado en Bahía Brasil

Es una cueva con un lago subterráneo que recibe este nombre debido a un fenómeno de iluminación que ocurre entre los meses de abril a septiembre, cuando un rayo de luz solar entra por el pórtico de la entrada de la cueva e ilumina el lago, que se vuelve extremamente azul permitiendo ver su fondo.

Descubierta en 1940 en el lugar de nacimiento de varios ríos que ahora se convirtió en el Parque Nacional Chapada Diamantina. Actualmente no permiten nadar en el lago interior.

Busca el tesoro

La búsqueda del tesoro es una actividad a la que todos jugamos de pequeños, pero que en algunos campamentos o instalaciones de multiaventura ha adquirido una nueva dimensión que la hace tremendamente divertida y emocionante. Y es que para buscar el tesoro se pueden combinar muchas actividades diferentes y hacer que el día sea realmente especial.

El juego es mucho más divertido cuándo se realiza en equipo. Todo tiene que estar organizado de antemano por un monitor y en cada equipo tiene que haber un responsable de comunicaciones que tendrá un teléfono móvil o un talkie para estar en contacto de forma permanente.

Preparación y desarrollo

Los monitores tendrán que ir colocando una serie de pistas en lugares estratégicos, destinadas a orientar a los equipos hacia la siguiente meta. Con cada equipo  habrá siempre un monitor que no podrá ayudarlos más que en caso de peligro o que vea que el grupo lleva más de un tiempo x atascado, en cuyo caso puede dar otra pista acordada, para dinamizar la actividad. El juego consiste en ver que equipo llegará primero al tesoro, es decir, a la meta final.

Pero como lo más ilustrativo en estos casos es ver un ejemplo, vamos a imaginar como puede ser una de estas aventuras desarrollada al aire libre

1)      Cada equipo parte de una base diferente. En este caso no va a haber una ruta lineal para facilitar que todos puedan desarrollar las actividades, sino que se trata de que tengan que pasar obligatoriamente por todas las metas volantes y lleguen al tesoro.

2)      En cada meta se les da una pista para que sepan a dónde deben de dirigirse. Se trata de que no sea una pista totalmente clara, pero tampoco excesivamente confusa o que lleve a engaños. Se trata de divertirse, no de hacer que la gente se sienta perdida.

3)      Para llegar a la siguiente meta volante tendrán que realizar algún tipo de actividad: una ruta a caballo, lanzarse por una tirolina o descender un río en canoa.

La clave es la buena organización

Es básica una buena organización para que todo salga bien, los participantes tendrán que trabajar en equipo ya que es necesario que todos lleguen a la meta para ganar, así que si alguno tiene dificultades con una prueba deberán de ayudarla a realizarla.

No hace falta ni siquiera un lugar de multiaventura para realizar una ruta del tesoro de este tipo, se puede hacer combinando diferentes locales de la zona que ofrezcan actividades. Coordinando las cosas las posibilidades son enormes. Para los más arriesgados hasta se puede hacer una ruta que implique acampada libre en un lugar dónde esté permitida.

Lleida pretende atraer el turismo ruso a través de rafting

La Diputación de Lleida ha organizado una bajada en rafting para un grupo de guías turísticos procedentes de Rusia. Los representantes del touroperador Natalie Tours han probado de primera mano aquello que se espera que resulte un nuevo atractivo de la provincia ilerdense para los visitantes del país eslavo: los deportes de aventura en el río Noguera Pallaresa.

El objetivo último del descenso era que los guías valorasen la posibilidad de incluir este tipo de actividades relacionadas con el deporte de aventura en Lleida en los diferentes catálogos de excursiones que ofrecen a sus clientes en Rusia cuando éstos solicitan visitar la Costa Dorada o la Costa Brava.

Lleida pretende atraer el turismo ruso a través de rafting

Según la agencia de noticias Europa Press, en este viaje de reconocimiento, organizado por la Diputación, ha tomado parte NTIncomnig, una agencia con la que trabajan y en él ha colaborado la Associació d’Esports d’Aventura (Asociación de Deportes de Aventura).

La Diputación provincial, implicada con el turismo

La iniciativa es consecuencia del trabajo de la Diputación y de que ésta mantuviera contactos directos con la agencia de viajes Natalie Tours a través de algunas ferias, entre las que se encuentra la MITT moscovita.

Por su parte el presidente de órgano provincial ilerdense, Joan Reñé, ha recodado que hace apenas unas semanas el Foro Empresarial Catalunya Rusia ha mantenido una reunión con la máxima responsable del touroperador, Natalia Vorobieva para, entre ambas partes, buscar líneas de colaboración.

Contactos intensos con Rusia

Reñé ha señalado que entre los muchos atractivos de las comarcas ilerdenses están la nieve, el agua o el patrimonio artístico, natural y cultural. Asimismo, ha recordado que casi un tercio de los contactos de carácter comercial que se hacen entre España y Rusia se llevan a cabo a través de la comunidad autónoma de Cataluña.

Natalie Tours es el más importante touroperador ruso que tiene presencia y trabaja en Cataluña. De hecho, aproximadamente la mitad de los turistas procedentes de Rusia visitan esta región a través de esta compañía.

Muchos y muy variados atractivos

Cabe recordar que no sólo el descenso de aguas bravas (rafting) es un argumento para visitar la provincia leridana. Así, y visitando sólo un de sus comarcas, el Valle de Arán, por ejemplo, podemos disfrutar, sí, del agua pero también de maravillosas rutas senderistas o de la nieve de maravillosas estaciones pirenaicas como la célebre Baqueira Beret.

El de la zona, es un conjunto de atractivos ahora más cercano al turismo del Este europeo gracias, entre otras, a iniciativas como ésta.

Vuelo acrobático

Cuándo vemos en los desfiles militares las exhibiciones de vuelo acrobático somos muchos los que contemplamos con la boca abierta y llenos de admiración las piruetas que esos expertos realizan con sus aviones. Pero no son los únicos que realizan vuelos de ese tipo, el vuelo acrobático es un deporte que si bien no es ni mucho menos mayoritario si cuenta con auténticos fanáticos capaces de todo por sentir la adrenalina en el aire.

Lo primero que necesitas para practicar este deporte es dinero, no es un deporte barato ni mucho menos. Si  no tienes conocimientos de vuelo es lo primero que tendrás que hacer, un curso de piloto privado. Para el mismo deberás de ser socio de algún club de vuelo y abonar los aproximadamente 2.000 euros que vale el curso. La edad mínima son 17 años y deberás de pasar un reconocimiento médico para poder matricularte.

Tienes que tener en cuenta que cada hora de vuelo está entre los 150 y los 200 euros aproximadamente, así que si no dispones de avioneta propia eso es lo que te costará poder practicar tu deporte.

Y una vez que tienes experiencia especialízate

Cuándo seas ya un piloto con que te defiendas muy bien a los mandos del avión puedes plantearte el curso de vuelo acrobático. Te costará más o menos otros 2.000 euros, pero saldrás con los conocimientos básicos para comenzar a practicar un deporte realmente apasionante que te hará sentir emociones únicas.

Evidentemente hablamos de un deporte que entraña peligros y que implica que el piloto debe de estar en perfecto estado de salud y en una buena forma física para realizarlo. No creas que por ir sentado en la cabina quiere decir que cualquiera puede realizar este tipo de vuelos. La fuerza de lo G`s, por ejemplo, implica que tienes que tener una buena musculatura y no sufrir problemas cervicales.

Puedes sentirlo a modo de prueba

Si te ha picado el gusanillo y quieres saber lo que se siente al realizar loopings, toneles y barrenas pero aún no dispones del dinero para el curso acreditativo o no estás del todo seguro, puedes contratar un vuelo de una hora en compañía de un experto. Podrás acompañarlo en la cabina y saber realmente lo que es volar cabeza abajo o surcar el cielo a toda velocidad.

Esta actividad, que puedes realizar por aproximadamente 250 euros, te acercará a un deporte minoritario pero dónde el placer de volar con motor se lleva a su extremo más emocionante.

Imprescindibles en la bolsa del corredor de un runner.

Seguro que todos habréis podido observar que hacer deporte está más de moda que nunca, y no solo por el gusto de cultivar una buena figura física, sino también por el hecho de que hacer deporte, sea el que sea, aporta un gran número de beneficios a nuestra salud. Y es que aunque hasta hace unos años la única forma de hacer deporte era apuntarse a un gimnasio y pasar largas horas en él, por suerte ahora las alternativas son muchas y van desde el tradicional gimnasio hasta los deportes de aventura como el senderismo, la escalada, el rafting, o el running, aunque este último no es tanto un deporte de aventura como sí lo pueden ser los demás.

Porque si hay un deporte que se ha puesto verdaderamente de moda en los últimos años, ese deporte es el running, un deporte que practican millones de personas alrededor de todo el mundo y del que disfrutan de manera diaria, y también en algunas de las maratones y carreras populares como son las maratones internacionales de Nueva York, donde más de 50.000 corredores recorren la ciudad cada año desde 1970, convirtiéndola así en una de las maratones más antiguas; o Londres, que también forma parte de las 6 maratones más importantes del mundo; así como otras carreras populares en España como la maratón de Barcelona.

bolsa del corredor

Si ya eres un runner profesional ya sabrás todo lo que hay que saber sobre estas maratones y carreras populares, pero si eres un corredor novato, seguro que estarás ansioso por saber todo sobre estas carreras, como lo que debes llevar en tu bolsa de corredor. Estas bolsas, que suelen ser otorgadas por la organización de la maratón, suelen incluir camisetas para correr personalizadas, pero también debemos incluir otras cosas imprescindibles para las carreras populares, como una pequeña botella o cantimplora con agua para poder hidratarnos durante la carrera, esponjas especiales para refrescarnos, así como chocolatinas o galletitas que nos ayuden a nivelar los niveles de azúcar y glucosa en sangre, pues suele disminuir durante la carrera de manera radical.

Eso sí, siempre debemos tener en cuenta que solo debemos llevar en nuestra bolsa de corredor aquellos que sea imprescindible para así poder aligerar el peso de nuestra bolsa lo máximo posible. Lo mismo debemos hacer con nuestra ropa. Procura vestir siempre ropa cómoda que hayas utilizado antes para evitar rozaduras, así como el menor número de capas posible para ir más ligeros y correr mejor.

La caza del tordo

Comienza la mañana. Son las 5:00 de la madrugada del día más frío de este invierno. Nos hemos preparado con los artículos que vamos a  usar en nuestra jornada de caza: Cartuchos, la canana que es un cinturón dispuesto para llevar cartuchos o balas para recargar un arma de fuego, nuestros reclamos naturales, nuestras armas y nuestros fieles e indispensables amigos y compañeros de caza: los perros.

Todo está listo en su remolque. Siempre con las guías de armas y nuestras licencias y permisos de caza encima. Ponemos rumbo a nuestra zona de caza para el día de hoy. Empieza el día con un desayuno típico de cazador de antaño: rico y alto en calorías para afrontar el frío sin dificultad: una buena taza de chocolate y un buen bocadillo de chorizo.

 ¡Tensión!

Una vez acabamos, nos preparamos las escopetas, sacamos a los perros y preparamos nuestros reclamos. Empezamos a andar, cargamos las armas y cuando a la lejanía empezamos a oír un leve ruido…¡nuestros perros hacen saltar nuestras alarmas!

Observamos su posición fija mirando hacia un punto en concreto. Alzamos la vista y miramos hacía la misma dirección. ¡Bingo!, encontramos en el cielo nuestras primeras capturas.

El arma adecuada

Encaramos el arma y apuntamos. Nos fijamos en ese momento en que según a la altura que se encuentre nuestra presa sólo algunas variedades de escopeta podrán apostar por acertar el disparo. Éstas deben de tener si son de dos cañones, unos polichoques de 3 estrellas en el primer disparo y 1 en el segundo disparo, ya que éste último es para poder alargar más la tirada.

Además, si se utiliza una escopeta de un sólo cañón o de tratarse de una repetidora, (según la habilidad del cazador) será de 2 o de una estrella. Efectuamos nuestro primer disparo haciendo como se dice en el argot del buen cazador  blancas, pero con el segundo disparo abatimos nuestras 2 primeras piezas. Una vez caían, incitamos a nuestro fiel compañero, nuestro perro de caza a que se apresure a recoger nuestra pieza.

Una vez ha tocado suelo, nos la trae y la colocamos en una bolsa especial para el transporte llamada zurrón. Al cabo de varias horas hacíamos el resumen de la jornada. Decidimos dar por finalizada la mañana. Llegamos al coche y recompensamos a nuestras mascotas con alimento y una buena dosis de agua.

Una charla animada

Nosotros, tras guardar debidamente las armas y cambiarnos de indumentaria, terminamos con un buen almuerzo, comentando nuestras capturas y hazañas. Al finalizar, como es costumbre al menos por esta zona (Pinedo), cada uno realiza su resumen de lo cazado. Se rejunta todo por mucha o poca suerte que se haya tenido al cabo de su jornada y se reparte cada una de las piezas a cada uno de nosotros por igual.

Espero os haya gustado este post y os hayáis entretenido durante un rato con esta experiencia.

Más consejos para caminar por la montaña

Terminábamos el primer artículo de esta serie recomendándote que echaras a la mochila agua, azúcar y una cazadora. Una serie que consta de unos cuantos consejos, más bien deslavazados de un antiguo miembro de un grupo de montaña que está planteándose volver a las rutas (sí: yo).

Claro que, donde dije azúcar, digo unas pastillitas de glucosa, de venta en farmacias, que te evitarán las (condenadas) agujetas y los temibles bajones de azúcar –créeme: no quieres sufrir uno-. Donde dije una cazadora, digo algo de ropa de abrigo y contra el agua: piensa que vas a estar a cierta altitud y, llagada una hora, hace frío en pleno julio.

Eso sí, donde dije agua, sigo diciendo agua: mantente siempre hidratado, bebiendo siempre antes de que llegue la sed. Aunque se calculan de dos a tres litros de agua por persona y día, no debe importarte llevar un poco de sobrepeso en este apartado, ya que una deshidratación, aunque sea leve, puede costarte muy cara.

Hablando de llevar: un teléfono móvil pesa muy poco y, aunque no siempre vas a tener cobertura, puede sacarte de un apuro. Todo lo contrario que en el cine.

Cuidado con los pies

Antes de pasar a un apartado importante, otro que también lo es: las ampollas. Si quieres evitarlas (y quieres hacerlo, créeme), lleva las uñas de los pies bien cortadas y un calzado seco, cómodo y holgado, pero sin que “baile” el pie en su interior.

En cuanto tengas una rozadura, ponte un apósito de silicona y, si aun así te sale una ampolla, no la pinches salvo que esté a punto de reventar, en cuyo caso la agujerearás, secarás y desinfectarás para luego protegerla de más rozaduras.

Comer bien

El apartado importante del que hablábamos hace un par de párrafos: la comida. Lleva al menos, alimento para una jornada por persona aunque pienses estar de vuelta a media tarde. Desayuna fuerte y repón energías con frecuencia con alimentos ricos en carbohidratos. Y, si te paras a comer y luego vas a volver a caminar, come con moderación o te costará mucho reanudar la marcha.

Una cosita: la mochila no la va a llevar nadie por ti, de modo que debes calibrar el peso que vas a transportar, pero eso no significa que tengas derecho a sembrar el monte de basura.

Se nos queda una buena cantidad de consejos en el tintero -en la mochila, más bien-, pero por suerte tenemos tiempo y espacio para dejar descansar el tema unos días.

Diversión para tod@s