xx-500x288.jpg

No soy David Meca

Nunca voy a ser un Oiarzábal, ni creo que llegue jamás a saber qué es poner un pie por encima de 2.949,33 metros (un tercio de la altitud del Everest). De hecho, a los 2.519 del Naranjo de Bulmes, boqueaba como un pez (lo hacía, de hecho, bastante antes).

No creo que nadie vaya a confundirme, mientras nado, con David Meca ni que sea capaz de atravesar un río muy tranquilo de más de veinte metros de ancho o de hacerme más de un par de largos seguidos en una piscina olímpica.

Path to my Self

¿El Camino de Santiago? Pero si el día que más recuerdo haber caminado fueron del orden de veinticinco kilómetros y acabé tan cansado que apenas podía levantarme al día siguiente. Como para ir desde Sant Jean de Pied de Port (que es donde de verdad comienza el Camino francés) a Santiago de Compostela…

¿Por qué me gustan los deportes de aventura?

En fin, que soy todo lo contrario de un deportista de élite. Es más, posiblemente no puedo siquiera considerarme deportista, salvo que la práctica esporádica me conceda el título. Entonces, ¿por qué me gustan tanto los deportes de aventura que incluso me atrevo a escribir sobre ellos?

Pues porque el deporte es una de las prácticas más populares que pueden darse: todo el mundo tiene el derecho y, a poco que quiera, la posibilidad de practicarlo. No conozco a nadie que, si no tiene una instalación deportiva a mano, no pueda salir a pasear y respirar aire puro o subirse a la bicicleta y disfrutar de paisajes maravillosos.

Enjoying a sunset in Salto, Uruguay

“Límites” es sólo una palabra

Todos podemos practicar algún deporte de aventura, de mayor o menor nivel. Pero no es sólo eso. Interioricemos lo que significa el deporte de aventura: el reto a uno mismo. El decir “con un paso más, me queda un paso menos hasta la meta ¡Vamos!”.  Apretar los dientes e imponerse al vértigo, al miedo a caer. Y, aun habiendo caído, levantarse y reemprender la marcha.

Romper los límites por la mera satisfacción de romperlos… ese es el espíritu del deporte de aventura. Que las barreras, las externas y las que tu mente te impone existan con el único fin de ser superadas.

No: no soy un deportista de élite, no soy un temerario (más bien lo opuesto), estoy terriblemente fuera de forma para poder decir que soy un deportista y, sin embargo, me apasiona el deporte de aventura, al nivel que yo puedo practicarlo, porque no es mero ejercicio, sino una forma de entender la vida.

parkour-1-1.jpg

Breve historia del parkour

Hace años que a la santísima trinidad de los deportes urbanos de aventura (skate, rolling y BMX) le salió competencia: el parkour o arte del desplazamiento. Sin tablas, ruedas ni otras zarandajas, los traceurs se enfrentan al paisaje urbano a pecho descubierto. Otro día hablaremos de las técnicas más habituales en la práctica del parkour. Hoy vamos a intentar remontarnos a los orígenes de la disciplina.

El término viene del francés parcour, “recorrido”, y sus practicantes son conocidos bajo otro término francés, traceurs. Aparece en los años 90 en Francia y, al ser una disciplina tan reciente, hasta se conoce a su fundador: David Belle. Este jovencito estaba inspirado en las películas de artes marciales y el ejemplo de su padre, exmilitar y bombero, que le inició en el conocimiento del “método natural”. Sigue leyendo

white-mountain-peak-00.jpg

Los mejores lugares para escalar en Gran Bretaña

En este artículo voy a relataros y explicaros de manera sencilla cuales son los lugares donde escalar en Gran Bretaña que son considerados los mejores lugares, y que no debeis dejar de ir si realmente sois fans de este deporte de aventura cada vez con más seguidores y practicantes.

El Distrito de los Picos

Es una de las zonas de escalada más populares de Inglaterra. La mayor parte del parque nacional está en el norte de Derbyshire, pero se pierde en los condados vecinos de Cheshire, Staffordshire y Yorkshire.

La parte norte del parque, conocido como pico oscuro, se compone principalmente de gres, mientras que la zona sur, White Peak, es principalmente de piedra caliza.  

Se recibe una fricción única del gres, que lo hace ideal para la escalada. Los riscos de piedra caliza del Pico Blanco son más empinadas con menos grietas a mano.

Entre las dos áreas hay algo para todo el mundo. Otoño, invierno y primavera son las mejores épocas para escalar. 

Snowdonia, Gales

Es uno de los mejores y más variados espacios para escalada en roca delas Islas Británicas, una hermosa cadena montañosa en el noroeste de Gales.

Lo tiene todo en un área relativamente pequeña: montañas, riscos y acantilados. Y cuando está húmedo en las montañas, todavía puede ser cálido y seco en la costa. Además de cientos de vías de escalada tradicional, no deportiva (donde la roca-cara es pre-atornillado para escaladores) en las canteras de pizarra de Llanberis, así como en Llandudno, en los acantilados de piedra caliza del Orme.

El valle de Ogwen es una buena base para los escaladores de bajo grado. Por medio grado, el paso de Llanberis tiene una gran variedad de rutas, incluyendo la famosa Curva Cenotafio.

Para aquellos que disfrutan de la reclusión, al sur del parque nacional es el lugar, con una gran cantidad de contrafuertes en Craig Cowach.

El Distrito de los Lagos

Aquí es donde se inventó la escalada en roca, por lo que dicen, hace 160 años (antes de eso, fue llamado ‘escapar de los lobos’). Los lagos de Cumbria combinan la belleza física, con el fácil acceso a todo tipo de escaladas, con mayor concentración de montañas y páramos de Inglaterra. 

Hay una gran variedad de tipos de rocas y grados Risco, para realizar escalada tradicional o deportiva.

Borrowdale tiene fácil acceso a la carretera sube para todos los grados, y Langdale tiene escaladas de varios largos para principiantes. Peñón del Cuervo, en Ullswater, donde hay desafiantes rutas para expertos. Wasdale ofrece subidas como pilar de la roca. Si el clima se vuelve muy lluvioso, siempre se puede intentar la pared interior en el Centro de Lakeland Climbing en Kendal.

Glencoe, Escocia

Pertenece y es atendido por el National Trust for Scotland, este impresionantemente hermoso valle en las tierras altas del oeste de Escocia siempre ha sido considerada como una de las mejores zonas de escalada en roca en el Reino Unido y tiene un paisaje impresionante para arrancar.

Hay algo para todos los niveles en Glencoe, con acantilados que varían en tamaño desde los 15 afloramientos cerca de la carretera que atraviesa la cañada, a subidas de hasta 300 metros.

Sin embargo, las subidas son más difíciles de lo que parecen. La roca en el valle es principalmente de pórfidos, que es bien pegajosa para los escaladores.

Northumberland

Esta zona de escalada a menudo es pasada por alto en el noreste de Inglaterra, junto a la frontera con Escocia y el hogar de algunos de la muralla de Adriano.

Hay un montón opciones para ascensos (lo que significa que puede subir a la ruta completa con una sola longitud de su cuerda). Hay piedra arenisca en el norte, y el granito en la Cheviot Hills. Boulder (escalada sin cuerda) es también muy importante en Northumberland. Algunos de los riscos están en terrenos privados, por lo que es posible se necesite un permiso.

Cerca de Rothbury, las colinas de Simonside tienen varios grados de escalada y excelentes vistas, con excelentes afloramientos de piedra arenisca hacia el oeste.

Hay buenas opciones fáciles de escalar como Berryhill, en el área de Fronteras. Para algunos ascensos son endiabladamente complicados, como la cabeza de Peña de Corby, en Alnwick moros.

Swanage y Portland, Dorset

Es parte de la famosa costa jurásica de Dorset, el alza de los acantilados de Swanage y Portland ofrecen una de las escaladas más emocionante de Inglaterra.

Swanage tiene acantilados de piedra caliza que dan al mar, muchos de ellos son de muy difícil escalada, pero apasionante, con una mezcla de escalada clásica y deportiva.

Los acantilados son accesibles por rappel, y la mayoría están muy por encima del nivel del mar.

Portland es un centro reconocido de la escalada deportiva, con ascensos de todo tipo de grados. Los acantilados de aquí no tienen aleros de Swanage, aunque siguen siendo bastante elevados. 

Los acantilados del mar de Portland, al oeste de Swanage, tienen más de 100 rutas, tanto en el este y el oeste de la isla, por lo que se puede subir por el sol durante todo el día, incluso en invierno.

acantilado2.jpg

Saltando alcantilados

El pensamiento de saltar acantilados probablemente suena como algo que nunca podría hacer, pero para algunas personas es una actividad muy atractiva.

En este artículo se presentarán 10 consejos sobre cómo hacer un salto del acantilado sin hacerse daño, una lista que se puede aplicar a los principiantes y principiantes de segundo nivel (los que ya han pasado por esto por lo menos una vez).

Estas son sólo algunas ideas generales que se deben tener en cuenta. También se recomienda que se realice un entrenamiento serio con alguien con experiencia y que se comience con acantilados relativamente pequeños.  

Consejos para un salto perfecto:

1. No ir solo al salto de acantilado. Llevar siempre alguna compañía, en caso de que algo salga mal. Además, de esta manera las cosas podrían ser mucho más divertidas.

2. Asegurarse de que no haya nadie en el agua antes de decidirse a dar el salto para no dañar a nadie.

3. Antes de hacer un salto de acantilado, tener en cuenta que la presión puede ser un gran problema, y cuidar sus oídos con unas gotas de aceite de oliva o de silicona.

4. Observar la profundidad del agua. Además, estar al tanto de las mareas en la zona.

5. Es importante comenzar a salvo. Se trata de un par de cosas: en primer lugar, se debe tener confianza, ya que realmente podría influir en la manera de sumergirse. Además, un punto de partida firme es necesariamente el resultado de mirar al alrededor en un primer momento y calcular el salto a su propio ritmo.

6. Asegurarse de tener el suficiente espacio y tiempo para hacer el movimiento mediante el cálculo de la distancia y visualizar el salto en la mente antes de despegar. Comenzar el salto con los brazos pegados al cuerpo en una posición recta. Esta es la mejor manera de realizarlo.

7. Los pies deben ir primero, siempre.

8. Aprende a disfrutar de la estancia en el aire. Esto puede parecer un consejo loco, pero es una gran sensación. Una vez que el cuerpo está suelto, se tendrá más control sobre él. 

9. Cuando el cuerpo golpea el agua, se debe tener una forma firme y dinámica. Mantener los dedos estirados y los brazos muy cerca de su cuerpo, por lo que podían deslizarse libremente y fácilmente.

10. A medida que se comience a entrar en contacto con el agua, hay que recordar respirar por la nariz, no dejar que el agua afecta el proceso de respiración.

Esto es todo que tengan un buen salto!!!

4 deportes de riesgo y aventura para pasarlo en grande

Los deportes de riesgo se han convertido en una experiencia liberadora para muchos de nosotros. Necesitamos correr, caer, volar, sentir, pedalear y superar nuestros límites para seguir manteniéndonos jóvenes y vivir la vida a tope. No sólo los jóvenes y los adolescentes. También los padres y aventureros ya entrados en años desean huir de las rutinas urbanas y vivir en sus propias carnes la efervescencia del rafting, la locura de descender por un barranco o dejarse caer por los ríos tumbados sobre un trineo flotante.

deportesderiesgoyaventura

En este artículo nos gustaría hablarte de estos cuatro deportes extremos (rafting, barranquismo, hidrospeed y descenso en bicicleta) y sus peculiaridades por si tú también te animas a soltar adrenalina y pasar un rato divertido junto a tus amigos mientras desafías a la naturaleza.

Cuatro deportes de riesgo que deberías practicar

Entre los diferentes tipos de deportes de riesgo y aventura, encontramos muchos y de muy diversas clases. Todos tienen en común que permiten soltar adrenalina, poner nuestro corazón a 100 y disfrutar al máximo del ocio. Si te gustan las emociones fuertes, este tipo de actividades está pensado para ti.

Rafting

También conocido como balsismo, consiste en descender un río, normalmente en kayak o canoa. Se trata de recorrer los cauces río abajo, muchas veces pasando por los rápidos, donde se producen los mayores momentos de diversión.

Barranquismo

Es la variante quizás más conocida. También se le llama canyoning, ya que en muchas ocasiones el descenso (con cuerda) se produce en los cañones de los ríos, pudiendo pasar por cascadas o zonas secas. Lo bueno de este deporte de aventura es que se practica un poco de todo: la concentración, la técnica, caminar, destrepar, nadar, etc.

Hidrospeed

Es un juego recreativo muy parecido al rafting, pero en lugar de usar un kayak, desciendes en una especie de trineo individual, movido por aletas de buceo. La diferencia fundamental es que aquí no sólo te salpicas, sino que directamente te tienes que mojar las extremidades y los pies.

Descenso en bicicleta

A diferencia de los otros tres, no se trata de un deporte acuático, pero sí de riesgo, en tanto que consiste en descender en bicicleta BTT por laderas de alta pendiente. Si te encantan los descensos de infarto, uno de los sitios donde puedes encontrar circuitos para practicar es en el Bike Park GrandValira, en Soldeu.

¿Cuál de estas cuatro actividades te suena más divertida? ¿Todavía no te has atrevido a vivir al límite practicando un deporte extremo?

ssx-the-art-of-flight1-566x288.jpg

“The Art of Flight”, ahora en 3D

Imagina poder visitar a los mejores mantos de nieve del mundo. Lugares como la Patagonia, Canadá o Alaska. Poder coger tu tabla de snowboard y deslizarte por las laderas de parajes casi inaccesibles. Y todo esto sentado en la butaca de un cine.

Ya en 2011 pudimos disfrutar de la película documental, sobre el snowboard más extremo, “The Art of Flight”. Un film ya de muy alta calidad entonces, patrocinado por Red Bull. Rodado tras el éxito de su antecesora “That´s It, That´s All”, estrenada en 2008. Tenemos la ocasión de volver a ver  la película de una forma aún más realista, en 3D.

La aventura

Dirigida por Curt Morgan y producida por Brain Farma y Red Bull Media House (la casa Red Bull no podía faltar en un proyecto así). “The Art of Flight”, en castellano “El Arte de Volar”, es una película con carácter documental, que combina acción, aventura y drama a partes iguales.

Un trabajo de precisión y tecnología de filmación avanzada que captura las locuras sobre la nieve del ya icono del snowboard, Travis Rice y sus compañeros en la belleza de las montañas.

Tres años de duro trabajo

Un trabajo exhaustivo de 3 años que combina la narración con la acción deportiva y la música con las imágenes, hasta crear una atmosfera magia, que emotiva a cualquier espectador.

Rodada entre Canadá, Alaska, La Patagonia, Australia, Wyoming, Eumanía, Chile y Argentina. Una  ocasión única para los amantes de este deporte extremo y un verdadero espectáculo para los amantes de la naturaleza. Imágenes de la naturaleza más salvaje, su fauna y sus accidentes geográficos, que bien podían haber salido de cualquier reportaje de National Geografic.

Y esto es debido los impresionantes planos muy bien definidos, cámaras congeladas que nos hace poder disfrutar y no perdernos ningún pequeño detalle. Y ahora con la opción de poder ver este trabajo en una versión más real, gracias al formato 3D, será como si hubieras formado parte del equipo extremo.

Los especialistas

Como ya hemos dicho, la lista de los especialistas la encabeza por el archiconocido Travis Rice, pero le acompaña figuras del snowboard como Troy Blackburn, Jeremy Jones, Mark Landvik, Terje Haakonsen, Nicolas Müller, Scotty lago, Pat Moore, John Jackson, Danny Kass y jake blauvelt.

Un elenco de aventureros que no desaprovecharon la ocasión de poder vivir una experiencia tan brutal, a través de tan diversos lugares del globo terrestre. No dudando, incluso siendo capaces de saltar desde el mismo helicóptero en marcha para surcar las blancos y casi vírgenes terrenos empinados por donde deslizarse y, literalmente, dejarse llevar.

3003285-500x288.jpg

Pasos para empezar en el ciclismo de montaña

Somos muchos a los que tuvimos una montan bike, y lo más cerca que estuvimos de la montaña fue el descampado de detrás de unos grandes almacenes. Pero no te preocupes, nunca es tarde para empezar.

Aquí te contaremos lo necesario para empezar a practicar esta disciplina del ciclismo, puede que al principio te genere un poco de respeto. Pero una vez superado esta timidez podrás disfrutar de este  deporte junto a increíbles paisajes y medios naturales.

  1. Hacerte con un casco

Prioridad absoluta. Siempre que practiquemos algún deporte de riesgo deberemos tomar las medidas oportunas de seguridad. Prendas como casco, guantes, apoya brazos, espinilleras… Que puede que realmente en las primeras salidas, por el tipo de sendero más fácil por ser de iniciación, no lo creas necesario. Pero que conforme avances en el deporte comprobarás que han sido buenas inversiones.

Sin embargo, siempre deberás ir equipado con el casco. Ya que aunque las primeras caídas no serán graves, un casco siempre te puede ahorra el mal trago de lesiones serias.

  1. Localizar zonas o rutas adecuadas para el ciclismo de montaña

Intenta localizar a gente que sepa de esta disciplina. Puede que no conozcas a gente que practique este deporte, así que prueba con clubes que suelen haber en casi todas las ciudades o preguntando en tiendas de bicicletas.

Si te preocupa la ruta por que no la conoces, es recomendable que la visites antes. Puedes ir hasta allí y recorrerla andando o corriendo.

  1. Nunca ha de faltarte

Aparte de el casco, que como hemos dicho, siempre hay que llevar. No es mala idea llevar agua para no deshidratarte y poder rellenar en diferentes fuentes. Y un teléfono móvil, que nos puede servir de mucho si tenemos un accidente o nos perdemos en la montaña.

  1. Momento de subir en la bici. Y mejor en compañía

Sé practico, no te vuelvas loco comprando todo el equipo de ciclismo de montaña si aún no sabes si es un deporte que te pueda emocionar o gustar. Intenta pedir el equipo y la bicicleta. Y si no puedes, tampoco es necesario llevar una bicicleta último modelo.

Tómatelo como una puesta en contacto con el deporte y el medio. Ya que el ciclismo de montaña es un deporte hermoso, pero también es duro.

Intenta que tus primeras veces sean acompañados por alguien quien domine el deporte. No se trata de al principio mantener un ritmo rápido y que andes entre piedras como las cabras.

Es un deporte en el que hay que avanzar a un ritmo y ese es el que tú mismo debes trazar.

  1. Punto clave. Lo amas o lo odias

Si has llegado a este punto sabrás bien odias o por el contrario andas como loco por comprarte una montan bike  propia, cascos y demás accesorios. Esto es buena señal.

Ahora tienes que buscar una tienda experta en la que te aconsejen de una bici partiendo de tu cuerpo, ya que se tienen que amoldar. Se mira partiendo de la altura y el cuerpo de cada persona. Ya que una que no se amolde puede resultarte muy incómoda.

Además, una buena tienda suele maquearte la bici para que se adapte a la perfección. Quizás sea una compra cara, pero estos locales suelen darte vales para futuros arreglos y futuras compras. Se suelen portar muy bien. Intenta que te aconsejen una buena tienda.

  1. Tómatelo con alma y constancia.

Ya que puede resultar duro al principio, pero es un deporte que sobre todo en una buena compañía puede ayudarte y darte la motivación que necesites.

submarinista-1000x288.jpg

Descubriendo un mundo bajo el agua

El submarinismo es uno de las prácticas deportivas relacionadas con el mar que más adeptos atrae, y cuyos aficionados son más incondicionales; aunque hay de todo, pocos son aquellos que gustan del submarinismo y no se convierten en sus fans absolutos y promotores a ultranza. Hoy vamos a dar unas pocas ideas generales sobre el buceo, esperando que a alguien le pique la curiosidad.

Punto a favor: una experiencia inédita para el común de los mortales e incomparable con ninguna otra práctica deportiva, ya que permite adentrarse, físicamente hablando, en un entorno en el que somos extraños: el mar (el azul, que dicen los aficionados). Y eso no deja a nadie indiferente, os lo puedo asegurar. Alguna gente queda automáticamente convertida a la nueva religión.

Sigue leyendo

Ruta_del_Camino_de_Santiago_Frances.svg_.png

Camino de Santiago

El camino francés es la ruta  más conocida del camino de Santiago. Los peregrinos atravesaban los Pirineos a través de dos rutas diferentes y que se unían al poco tiempo en un solo camino. Recorrer este camino andando o en bicicleta, ya sea en sus casi 800 Km. o realizando alguno de sus tramos, es una experiencia única que hace que el viajero disfrute de la naturaleza de un modo muy especial.

Aunque algunos de sus tramos puedan estar algo descuidados, en general el camino francés está bastante bien señalizado y no es complicado de seguir, aunque evidentemente debes de llevar un buen mapa, o, siendo algo más modernos, un GPS en tu teléfono móvil.

Planificación del camino

Si vas a realizar el camino, sobre todo si aspiras a recorrerlo desde Roncesvalles, debes de planificarlo muy bien para que la experiencia no se convierta en una pesadilla. En primer lugar debes de tener en cuenta de que hablamos de 800km, así que si no tienes una buena forma física ni lo intentes. Volverás a casa a los dos días con los pies llenos de heridas y agujetas hasta en las cejas.

Camina mucho para prepararte y sobre todo camina con el calzado que quieres llevar. Nada de deportivas nuevas para ir bien guapo o guapa, el calzado debe de ser usado y cómodo. Es aconsejable sacarse el carnet de peregrino para poder utilizar los albergues que hay a lo largo del recorrido, te evitarás tener que dormir a la intemperie y cargar con aislantes y un saco de dormir grueso. Eso si, no seas escrupuloso ya que puedes encontrar hasta chinches o piojos en algunos de estos sitios.

No sobreestimes tus posibilidades

Aún cuándo te hayas preparado a fondo para el camino debes de ser sincero sobre tus posibilidades físicas y trazarte recorridos realistas para cada día. Forzarte puede conducir a lesiones musculares que te manden de vuelta a casa. Es mejor que te quedes corto que pasarse con los Km. y no ser capaz de llegar al albergue. Si llegas pronto aprovecha para hacer un poco de turismo.

Lleva cuanta menos ropa mejor. Piensa que tendrás que cargar con tu equipaje todo el camino. Si lo vas a hacer en verano no es una mala opción llevar tus camisetas más viejas e ir tirándolas cada día. Lleva pantalones finos, de este modo podrás lavarlos y secarlos y no necesitarás más de dos pares. No olvides un gorro para el sol y una cantimplora para el agua, se aguantará más fresca.

Sin-título-122-500x288.jpg

Muchos metros bajo tierra

No todo está descubierto ni todo está a simple vista. A veces hay que atreverse, retarse y vencerse a uno mismo. A esa conclusión he llegado en cuanto me he puesto a leer algo sobre un deporte que siempre me ha llamado poderosamente la atención: la espeleología.

Antes de seguir adelante, vamos a definir esta práctica. Para ello, recurriremos a la enciclopedia virtual “Wikipedia”, que nos dice que “La espeleología (del griego σπηλαιου spelaiou que significa cueva y -logía, tratado), es una ciencia cuyo objeto es la exploración y estudio de las cavidades subterráneas.”

Aunque tiene su origen, como su propio nombre indica en una disciplina científica, son muchos los que la practican como deporte de aventura (se ha propuesto, en este caso, llamarlo “espeleísmo”, pero la idea no ha cuajado).

En volcanes, en roca o bajo el agua

Según el tipo de cavidad en el que se practica, podemos clasificar este deporte en tres grandes ramas: el espeleobuceo, del que ya hemos hablado y que consiste en explorar cuevas o minas inundadas; la espeleología volcánica, de la que nos ocuparemos en otro artículo; y la que nos ocupa: la espeleología Kárstica.

Se trata de explorar cuevas, naturales o no, que se encuentran en la superficie del planeta, habitualmente largas y de un desnivel importante. Eso sí, y aunque hay niveles de dificultad, no pensemos que nos vamos de paseo: las condiciones de la exploración suelen ser duras:

Dificultades de todo tipo

Debemos tener en cuenta que muchas de las cuevas kársticas se encuentran se hallan en macizos montañosos más bien fríos y con ríos subterráneos permanentes. Esto cauces, habitualmente discurren a temperaturas no muy superiores a la de la congelación del agua, de modo que dificultan todavía más el tránsito del espeleólogo. Otro de los peligros de los ríos subterráneos que crezcan de repente, debido, por ejemplo, a una tormenta en la superficie, lo que puede dejar aislados a los exploradores.

Pensemos que nos hallamos en una cueva natural, que es una obra de ingeniería de la Naturaleza: tras millones de años, el agua ha disuelto la roca, abriéndose paso micra a micra. También existen cuevas en el hielo (pseudokarst), aunque no dejan de ser el resultado de la disolución del agua sólida.

En cuanto a qué nos vamos a encontrar en esta especie de mundo paralelo que habitualmente se encuentra bajo nuestros pies, es preferible dedicarle un escrito a las posibles formaciones. De hecho, un solo escrito será poco espacio, habida de la literatura que se ha producido en torno a ellas. Pero el camino más largo comienza con un solo paso.

Diversión para tod@s