parkour-1.jpg

Técnicas básicas del parkour

El parkour es uno de los deportes de aventura que más crecen en la actualidad. Ya nos referimos en otra ocasión (ver “Breve historia del parkour”) a los orígenes de este deporte y la esencia de su filosofía (en resumen, realizar movimientos útiles para el desplazamiento armonioso adaptados al entorno). Hoy conoceremos algunas de las técnicas más habituales del parkour.

Lo más sencillo son los llamados movimientos: el pasavallas, el ladrón, el gato, el reverso, el bajovalla y el león. Nombres pegadizos para superar los obstáculos de forma frontal y lateral utilizando las manos como apoyo, con combinaciones que incluyen vuelos desde mayor o menos distancia y requieren una buena utilización de las muñecas (salvo en el león, en el que no se toca el obstáculo).

parkour

Un pasavallas lateral

En los saltos proyectamos nuestro cuerpo, y hay multitud de variaciones. Pies juntos se hace en parado, mientras longitud es en movimiento. En el tic-tac nos apoyamos (con uno o dos pies) en un obstáculo, como el retour o el liberado (pero aquí partimos de una posición de agarre). En el balanceo utilizamos nuestra inercia para dar fuerza a nuestro salto.

Movimientos, saltos, recepciones y otros

Las recepciones son las técnicas más delicadas, pues se refieren a la toma de contacto con el duro suelo tras un salto o movimiento. En carrera recibimos con una pierna, continuado la carrera con la otra; la recepción de fondo implica una gran amortiguación, sea simétrica (las manos entre los pies) o no; la de precisión requiere pincharse, es decir, ceñirse a un obstáculo estrecho; en la de brazo se culmina una posición de agarre; finalmente, la rotación es una voltereta oblicua sobre la espalda.

En la categoría “otros” entran la básica carrera, la escalada en todas sus variedades, la cuadrupedia (su propio nombre lo indica), el equilibrio y la natación. Como se ve, se engloban aquí todas las capacidades básicas requeridas en la práctica del parkour, y son constantemente utilizadas en gran diversidad de ocasiones y de muy distintas maneras. Estas técnicas se combinan con todas las anteriores para conseguir un movimiento fluido.

Aunque de origen urbano, nada impide que el parkour pueda desarrollarse también en plena naturaleza. Además, es fácilmente combinable con otras actividades de exterior, como el cross o el senderismo. Anímate a practicarlo en cualquier circuito o parque de aventuras cercano a tu casa, o simplemente en plena naturaleza. Sólo necesitas unos cuantos obstáculos que superar…