Todas las entradas de: Deportes Aventura

Planes que hacer al visitar una ciudad

Todo el mundo sabe que uno de los placeres de la vida es escapar de la rutina para poder viajar a ver mundo y huir del ajetreo de la ciudad. Por esto en el último año el sector turístico Español ha experimentado un crecimiento del 7,4% respecto a 2016, con 77,8 millones de turistas, mientras que para el 2018 se prevé un aumento del 3,3%.

Nosotros, los españoles, tenemos un gusto muy propio por ir de vacaciones a otras zonas de nuestro país. Nada menos que el 91,4% prefiere viajar dentro del territorio nacional, mientras que el 8,6% prefiere los viajes fuera de nuestras fronteras.

Los madrileños somos los más viajeros, y los de Baleares son los que tienen la media de gasto diaria más elevada.

En cuanto a viajes al extranjero los españoles preferimos lo más próximo, Francia y Reino Unido, seguidos de Portugal, Italia y Alemania. El lugar está claro pero ahora…

¿Qué hacemos estando de vacaciones?

La mayoría de los viajeros prefieren antes el turismo en playa o ciudad que en montaña, ya que para ellos es más divertido, menos riesgoso, más barato y de más fácil acceso. Por esto todos buscan las mejores playas de España como destino predilecto.

 

Según numerosos estudios, los beneficios de la playa son numerosos frente al barullo de la ciudad, quizá su éxito sea por esta razón. El ritmo de las olas y los suaves sonidos que producen al chocar contra la orilla y la arena influye en nuestros ritmos internos y nos dan una sensación de paz y tranquilidad. Esto también lo explica el magnetismo y la atracción que produce el color azul.

¿Y en las zonas de playa?

 

Pues bien, como no todo es tomar el sol y bañarse, aquí hay una serie de actividades que puedes llevar a cabo:

  1. Jugar en y con la arena, mancha un poco pero siempre es divertido.
  2. Hacer surf, necesitas saber un poco del tema, tener tabla y poseer un poco de equilibrio, pero sino es el caso siempre puedes alquilarla y practicarlo por puro postureo.
  3. Practicar deportes extremos: como el flyboard, o el parasailing. Probablemente te caigas pero la intención es lo que cuenta.
  4. Deporte en plena arena, ya sean individuales (nadar, correr, hacer flexiones…) o en grupo (torneos de vóley playa, relevos…)
  5. Montar en barca, en hinchable, de pedales…
  6. Pescar la cena, o intentarlo. Siempre hay un espigón disponible para este fin.
  7. Fabricar una cometa artesanal y posteriormente volarla.
  8. No podía faltar…el chiringuito!

 

Si quieres descubrir calas ocultas o ir de playa en playa para ver amaneceres y atardeceres, la mejor opción es que recurras a un E-Vans.

¿Por qué recurrir a una autocaravana? Porque aporta gran libertad a la hora de viajar y disfrutar sin límites de horarios. Estáis aparcados en un camping de playa y queréis moveros a la ciudad para ir a una discoteca de fiesta, no tenéis que recurrir al taxi, podréis beber y según lleguéis a la caravana podréis dormir. Incluso podéis dejaros la re-cena hecha para cuando os entre el hambre de madrugada!!

 

¿Y en ciudad?

En el turismo de ciudad existen multitud de alternativas, sobre todo en verano. La ciudad acoge multitud de conciertos, cines de verano, ciclos de teatro, actividades infantiles y un montón de planes más:

  1. Si buscas relax: acude a un buen parque donde tumbarte en la sombra a disfrutar del canto de los pájaros, pasea en bicicleta, patina, o aprende sobre plantas.
  2. Si optas por un plan de aventura: puedes practicar “wake surf” en un pantano, tirarte en paracaídas, montar a caballo, practicar escalada, tirolina…
  3. Si tienes calor puedes ir a una de las fantásticas azoteas y allí tomarte algo de beber, ir a por un gofre con helado o darte un baño en una de las piscinas municipales.
  4. Ir a ver museos, que tienen ese aire acondicionado que tanto gusta en verano…
  5. Acudir a un cine de verano al aire libre, a una exposición, hacer picnic…
  6. Acudir a un parque acuático.

 

Estas son solo unas de las pocas opciones que existen, para que independientemente de que elijas playa o montaña, disfrutes de las vacaciones más variadas!

Pesca submarina I

Ha llegado la hora de sumergirse (toma juegazo de palabras) en el apasionante mundo de la pesca submarina, una especialidad casi tan antigua como el hombre pero aún poco difundida entre la mayoría de los mortales, tal vez por poseer cierta aura de peligrosidad, pero que resulta muy gratificante si se cumple una serie de requisitos básicos de seguridad y respeto al medio ambiente.

La principal característica de la pesca submarina es que la inmersión se realiza en apnea, es decir, a pulmón, sin la ayuda de más elementos que un tubo flexible o snorkel. Por ello, existen toda una serie de precauciones que hay que conocer necesariamente para poder adquirir una licencia de pesca, uno de los documentos indispensables junto al certificado médico previo y un seguro de responsabilidad civil (y en ocasiones una licencia federativa).

Seguir leyendo Pesca submarina I

Breve historia del parkour

Hace años que a la santísima trinidad de los deportes urbanos de aventura (skate, rolling y BMX) le salió competencia: el parkour o arte del desplazamiento. Sin tablas, ruedas ni otras zarandajas, los traceurs se enfrentan al paisaje urbano a pecho descubierto. Otro día hablaremos de las técnicas más habituales en la práctica del parkour. Hoy vamos a intentar remontarnos a los orígenes de la disciplina.

El término viene del francés parcour, “recorrido”, y sus practicantes son conocidos bajo otro término francés, traceurs. Aparece en los años 90 en Francia y, al ser una disciplina tan reciente, hasta se conoce a su fundador: David Belle. Este jovencito estaba inspirado en las películas de artes marciales y el ejemplo de su padre, exmilitar y bombero, que le inició en el conocimiento del “método natural”. Seguir leyendo Breve historia del parkour

Panamá: destino de aventuras

Si algo distingue a Panamá es la variedad, el contraste de entornos y ecosistemas entre playas, selvas o montañas. Si dejamos aparte la moderna capital y nos adentramos en el país nos sobrecogen paisajes perfectos para el turismo activo y para los deportes de aventura. Asimismo, en la propia costa podemos disfrutar de los deportes acuáticos y del contacto con la Naturaleza.

Uno de los deportes que podemos practicar es el montañismo y senderismo, subiendo por ejemplo a la cima del volcán Barú y haciendo noche en el punto más elevado del país, a 3.475 metros. Es una subida sin apenas dificultad y, en días claros, podemos ver el Pacífico a un lado y el Caribe al otro.

Son algo más de cuatro horas subiendo a la vez que vemos y disfrutamos de la Naturaleza, con especies únicas, como el célebre quetzal. El clima, el paisaje y lo pintoresco de los poblados junto al camino se alían para que disfrutemos como pocas veces podemos hacerlo de la caminata.

Sin límites

Hablando de senderismo, otro buen lugar para practicarlo son los parques naturales, entornos salvajes  espectaculares en los que entraremos en contacto con la riquísima biodiversidad panameña. Dentro de estos recintos se han trazado sederos delimitados y se han erigido miradores.

Por supuesto, se puede combinar senderismo y playa en, por poner un ejemplo, Taboga. Allí, subir al punto más elevado de la isla permite unas vistas que superan cualquier imaginación del pueblo, el canal y la isla de Urabá.

Una Naturaleza más allá de lo espectacular

Si lo que preferimos es el rafting, Panamá también nos ofrece una buena cantidad de ríos, de mayor o menor dificultad, para practicarlo, tanto en la vertiente pacífica como en la caribeña, lo mismo para novatos que para expertos de una osadía rayana en la locura.

Para finalizar, apuntaremos que este país es un verdadero paraíso para el avistamiento de aves, con más de un tercio del territorio protegido, más de doscientas espacies de mamíferos, otras tantas de reptiles, unas mil de aves y diez mil de plantas vasculares.

Respetemos un entorne que induce al respeto

Algunos de estos parques o reservas albergan especies endémicas de la zona o se hallan en riesgo de extinción. Entre ellas se encuentra el mencionado quetzal, el tucán o la guacamaya, por no hablar de la espectacular águila harpía. Tenemos, además, la ventaja del acceso fácil y de las visitas guiadas.

La escalada en hielo

Dentro de la escalada deportiva una de las especialidades más complicadas es la de escalar en hielo o nieve. Consiste en ascender por pendientes heladas o cubiertas por la nieve ya sea a modo individual, como simple distracción, o en la modalidad de competición, ya que desde el 2005 existe un calendario de competición oficial en escalada en hielo.

A mayores del equipo que se necesita para realizar la escalada clásica, para escalar sobre superficies heladas necesitaremos crampones y piolets. Los crampones son unas estructuras metálicas que se adaptan a las suelas de las botas y que cuentan generalmente con doce pinchos metálicos que se clavan en sobre el hielo.

Los piolets son unas picas de mango corto que se usan para clavar con fuerza y, sujetándose a ellas con la mano, impulsarse hacia arriba para facilitar la escalada. Por supuesto la ropa tiene que ser térmica y especialmente diseñada para soportar el frío y la humedad, aunque aún así son recomendables los repuestos.

Modalidades de competición en escalada en hielo

Aunque se compite en escalada en hielo desde el año 1912, que es cuándo se tienen noticias de la primera competición organizada, la escalada en hielo no se reguló hasta el 2002 y no fue hasta el 2005, como hemos dicho, que se organizó el primer calendario oficial a nivel internacional.

Existen diferentes modalidades de escalada en hielo, según la dificultad, el bloque y la velocidad, tal como ocurre en la escalada tradicional. Evidentemente se trata de un deporte muy técnico y que requiere de una gran forma física y preparación, por lo que no es apto para cualquier persona y aquellos que quieran practicarlo deberán de recibir formación previamente.

Un deporte peligroso

La escalada en hielo puede ser un deporte muy peligroso si no se toman las debidas precauciones y no se conoce el terreno dónde se practica muy a fondo. Desprendimientos y aludes se unen a los riesgos que ya de por si acompañan a la escalada y a las ascensiones por zonas heladas. Ventiscas, tormentas, o nieblas que pueden desorientarnos y hacer que acabemos perdidos en las montañas son algunos ejemplos de los riesgos que se corren.

Además de tomar todas las medidas de seguridad recomendadas es imprescindible consultar las páginas que informan sobre riesgo de aludes o tormentas para evitar encontrarnos con fenómenos inesperados que nos pueden costar la vida, como le sucedió a Pau Escalé el pasado año, cuándo colapsó la columna por la que escalaba.

Descubriendo un mundo bajo el agua

El submarinismo es uno de las prácticas deportivas relacionadas con el mar que más adeptos atrae, y cuyos aficionados son más incondicionales; aunque hay de todo, pocos son aquellos que gustan del submarinismo y no se convierten en sus fans absolutos y promotores a ultranza. Hoy vamos a dar unas pocas ideas generales sobre el buceo, esperando que a alguien le pique la curiosidad.

Punto a favor: una experiencia inédita para el común de los mortales e incomparable con ninguna otra práctica deportiva, ya que permite adentrarse, físicamente hablando, en un entorno en el que somos extraños: el mar (el azul, que dicen los aficionados). Y eso no deja a nadie indiferente, os lo puedo asegurar. Alguna gente queda automáticamente convertida a la nueva religión.

Seguir leyendo Descubriendo un mundo bajo el agua

Aventura y emoción en Queenstown

Aquellos seres afortunados que tengan la suerte de contar con un holgado presupuesto para sus vacaciones, pueden elegir un destino como Queenstown en Nueva Zelanda. Aquellos que no dispongan tanto dinero, puede que después de este artículo se ponga a ahorrar como un loco para sus próximas vacaciones.

Queenstown es una ciudad situada al suroeste de la Isla del Sur, exactamente en la región de Otago. Ubicada en una de las entradas de tierra del lago Wakatipu, ofrece una vista espectacular desde las montañas colindantes.

En esta ciudad se pueden practicar muchas actividades y entre ellas, también deportes de riesgo y aventura. Esa gran oferta y la disponibilidad de hacerlas durante todo el año, hace que no exista tanta limitación en cuanto las circunstancias meteorológicas, ya que podremos elegir entre una amplia gama de actividades y elegir una u otra según la ocasión.

¡Nos va la marcha!

Si lo que nos gusta es sentir como la adrenalina corre por nuestras venas, una de las actividades que podemos hacer el body jumping, rafting, descenso de cañones o surf en el rio. Si queremos descargar nuestra energía y sacar esa ira que tenemos guardada en lo más hondo de nuestro interior, esta puede ser una buena solución.

Si sois muy atrevidos, incluso os podéis animar a daros un paseo en avioneta o tirarte de las alturas para convertirte en un pájaro con la ayuda de un parapente. Si el riesgo os gusta, lo mejor es sentirlo siempre que se pueda, aunque practicándolo con las máximas medidas de seguridad posibles.

La nieve da mucho juego

A parte de practicar esquí y snowboard en todas sus modalidades, la nieve es un fenómeno que da mucho juego. Siempre que hay nieve, podemos hacer todo tipo de juegos que entretienen a los mayores, pero sobre todo a los más pequeños de la casa. Tirarse bolas de nieve unos a otros o hacer un gran muñeco, pueden hacer las delicias de los pequeños.

Si vamos en familia, una de las opciones que podemos elegir es la alquilar una moto para recorrer largos tramos y disfrutar del paisaje nevado. Otra puede ser patinar sobre hielo, que aunque al principio parezca difícil y se esté más tiempo en el suelo que practicándolo, al final resulta divertido y se termina cogiéndole el truco.

Muchas ideas y opciones diferentes

Además de estos deportes, se pueden practicar otras actividades y de muy distinto estilo. Senderismo, golf, visitas a ligar de interés cultural, spa…

Recorrer pueblos fantasmas bajo el agua

Uno de los aspectos más desconocidos del buceo es el llamado “buceo de interior”, es decir, ese que no se realiza en el mar, sino en zonas de interior, principalmente en pantanos. En principio bucear en un pantano puede parecer aburrido, no hay una gran fauna ni flora y a veces ni siquiera la correcta visibilidad para disfrutar el paseo. Pero de vez en cuando encontramos lugares dónde sumergirse en el agua es hacerlo también en el tiempo.

Algunos embalses de nuestro país se han construido en valles dónde había pueblos y las casas continúan bajo el agua, tal como estaban cuándo sus habitantes se vieron obligados a dejarlas. Muchas veces, cuándo baja el nivel del agua, aún se pueden ver en estos pueblos los campanarios asomando y hay muchas leyendas sobre campanas que suenan bajo el agua.

Recorrer las antiguas calles

Lo primero que hay que tener en cuenta es que bucear en un embalse y más si quiere hacerse recorriendo el entramado de un pueblo, requiere de mucha experiencia. Hay que tener muchas horas de inmersión a las espaldas y una buena forma física. Y sobre todo hay que tener paciencia.

La experiencia es fundamental ya que las aguas de los embalses a veces están revueltas y no hay mucha visibilidad. Aquí es dónde entra la paciencia ya que puede ser necesario abortar la inmersión y dejar para otro día la esperada visita.

Y la forma física también tiene importancia ya que al esfuerzo físico que ya de por si conlleva el buceo técnico hay que sumar que las aguas son muy frías y esto causa más cansancio y puede llevar a calambres y en los casos más serios problemas de hipotermia aún cuándo se lleve un neopreno grueso.

Seguridad ante todo

Debemos de informarnos antes de qué podemos esperar de cada lugar, ya que muchos pueblos fueron destruidos antes de inundarse y en otros casos, tras tantos años bajo el agua, a penas queda nada interesante. Ya que vamos a desplazarnos para ver un pueblo sumergido, al menos saber que éste sigue existiendo. Evidentemente jamás se debe de bucear solo, eso cualquier persona lo sabe. Pero cuándo se hace en un pantano o embalse es aconsejable hacerlo en pequeños grupos con un guía que conozca bien el entorno.

Es fácil que haya restos de ramas de árboles, sedales de pesca y otros materiales en los que un buceador pueda engancharse, por lo que no debemos de perder jamás el contacto visual con nuestro compañero. Para ser vistos sin dificultad es imprescindible llevar en el equipo focos o elementos reflectantes que ayuden a nuestra localización en condiciones de poca visibilidad.

El mar a gran velocidad en Jet Boat

Ya hemos visto innumerables actividades a gran velocidad sobre 4, 3 y 2 ruedas. Tanto en pistas como en senderos de tierra árida y rocaje. Incluso caídas libres o planear en el aire. Experimentando la sensación de libertad que nos proporciona sentirnos ligeros con el viendo surcando nuestra cara.

Pero hay un tipo de actividades del que aún no hemos hablado, que son las consideradas acuáticas a gran velocidad. Hoy en concreto nos centraremos en el Jet Boat. Una embarcación que aunque de dimensiones algo aparatosas, por su rapidez, creerás estar flotando mientras navegas surfeando las olas o ríos navegables.

¿En qué consiste?

Como no podía ser de otra forma, los inventores y propulsores del Jet Boat han tenido que ser los australianos, grandes amantes de la velocidad y de todos los cacharros y aparatos con los que conseguirla. Haciendo sentir a todo quien lo practica como si estuviera en una auténtica competición.

En este caso se trata de una lancha en la que viajan de 4 hasta 8 pasajeros, siempre pilotada por profesionales, que consigue alcanzar los 90 km/h. Llegando a veces a rozar el suelo, algo que suele impresionar mucho, al igual que sus giros imposibles de 360º.

¿Dónde practicarlo en España?

Uno de los puntos más relevantes en la península está situado en la ciudad de Manilva, en la provincia de Málaga. Concretamente en el Puerto de la Duquesa. Toda la actividad dura aproximadamente unos 30 a 60 minutos, dependiendo de precios. Pero siempre se suele estar unos 20 minutos navegando.

También podemos encontrar este tipo de turismo de aventura en la playa d´en Bossa, en la más que popular isla de Ibiza. En este caso es más que recomendable por su equipación, ya que se trata del único MOGGARO JET BOAD real en toda Ibiza. Donde podrás embarcarte disponiendo de un horario de 10:00 hasta la última puesta del sol.

Recuerda que antes de cada actividad se prepara a los usuarios de una pequeña clase de seguridad y navegación acompañada de la entrega de material, en este caso chalecos salvavidas. Es importante que antes de embarcarte compruebes que es así. Si no fuera así abandona la idea y busca otra empresa que si cumpla estas pautas.

Disfruta de la adrenalina siempre con seguridad. Una aventura única en la que experimentaras sensaciones nunca antes vividas en cualquier actividad acuática. Para disfrutar del agua de una manera totalmente nueva.

 

Mushing (II): modalidad de tierra

El mes pasado hablamos del mushing en la modalidad de nieve pensando en las nevadas que ya empezaban a caer en nuestras montañas, hoy hablaremos de la modalidades en tierra para poder disfrutar en todo momento de este bonito deporte.

En principio, el mushing en tierra comenzó por la necesidad de entrenar durante todo el año aunque no hubiera nieve, y poco a poco fue derivando en especialidades que son incluso más practicadas que las de nieve.

Seguir leyendo Mushing (II): modalidad de tierra