Todas las entradas de: Deportes Aventura

Planes que hacer al visitar una ciudad

Todo el mundo sabe que uno de los placeres de la vida es escapar de la rutina para poder viajar a ver mundo y huir del ajetreo de la ciudad. Por esto en el último año el sector turístico Español ha experimentado un crecimiento del 7,4% respecto a 2016, con 77,8 millones de turistas, mientras que para el 2018 se prevé un aumento del 3,3%.

Nosotros, los españoles, tenemos un gusto muy propio por ir de vacaciones a otras zonas de nuestro país. Nada menos que el 91,4% prefiere viajar dentro del territorio nacional, mientras que el 8,6% prefiere los viajes fuera de nuestras fronteras.

Los madrileños somos los más viajeros, y los de Baleares son los que tienen la media de gasto diaria más elevada.

En cuanto a viajes al extranjero los españoles preferimos lo más próximo, Francia y Reino Unido, seguidos de Portugal, Italia y Alemania. El lugar está claro pero ahora…

¿Qué hacemos estando de vacaciones?

La mayoría de los viajeros prefieren antes el turismo en playa o ciudad que en montaña, ya que para ellos es más divertido, menos riesgoso, más barato y de más fácil acceso. Por esto todos buscan las mejores playas de España como destino predilecto.

 

Según numerosos estudios, los beneficios de la playa son numerosos frente al barullo de la ciudad, quizá su éxito sea por esta razón. El ritmo de las olas y los suaves sonidos que producen al chocar contra la orilla y la arena influye en nuestros ritmos internos y nos dan una sensación de paz y tranquilidad. Esto también lo explica el magnetismo y la atracción que produce el color azul.

¿Y en las zonas de playa?

 

Pues bien, como no todo es tomar el sol y bañarse, aquí hay una serie de actividades que puedes llevar a cabo:

  1. Jugar en y con la arena, mancha un poco pero siempre es divertido.
  2. Hacer surf, necesitas saber un poco del tema, tener tabla y poseer un poco de equilibrio, pero sino es el caso siempre puedes alquilarla y practicarlo por puro postureo.
  3. Practicar deportes extremos: como el flyboard, o el parasailing. Probablemente te caigas pero la intención es lo que cuenta.
  4. Deporte en plena arena, ya sean individuales (nadar, correr, hacer flexiones…) o en grupo (torneos de vóley playa, relevos…)
  5. Montar en barca, en hinchable, de pedales…
  6. Pescar la cena, o intentarlo. Siempre hay un espigón disponible para este fin.
  7. Fabricar una cometa artesanal y posteriormente volarla.
  8. No podía faltar…el chiringuito!

 

Si quieres descubrir calas ocultas o ir de playa en playa para ver amaneceres y atardeceres, la mejor opción es que recurras a un E-Vans.

¿Por qué recurrir a una autocaravana? Porque aporta gran libertad a la hora de viajar y disfrutar sin límites de horarios. Estáis aparcados en un camping de playa y queréis moveros a la ciudad para ir a una discoteca de fiesta, no tenéis que recurrir al taxi, podréis beber y según lleguéis a la caravana podréis dormir. Incluso podéis dejaros la re-cena hecha para cuando os entre el hambre de madrugada!!

 

¿Y en ciudad?

En el turismo de ciudad existen multitud de alternativas, sobre todo en verano. La ciudad acoge multitud de conciertos, cines de verano, ciclos de teatro, actividades infantiles y un montón de planes más:

  1. Si buscas relax: acude a un buen parque donde tumbarte en la sombra a disfrutar del canto de los pájaros, pasea en bicicleta, patina, o aprende sobre plantas.
  2. Si optas por un plan de aventura: puedes practicar “wake surf” en un pantano, tirarte en paracaídas, montar a caballo, practicar escalada, tirolina…
  3. Si tienes calor puedes ir a una de las fantásticas azoteas y allí tomarte algo de beber, ir a por un gofre con helado o darte un baño en una de las piscinas municipales.
  4. Ir a ver museos, que tienen ese aire acondicionado que tanto gusta en verano…
  5. Acudir a un cine de verano al aire libre, a una exposición, hacer picnic…
  6. Acudir a un parque acuático.

 

Estas son solo unas de las pocas opciones que existen, para que independientemente de que elijas playa o montaña, disfrutes de las vacaciones más variadas!

Busca el tesoro

La búsqueda del tesoro es una actividad a la que todos jugamos de pequeños, pero que en algunos campamentos o instalaciones de multiaventura ha adquirido una nueva dimensión que la hace tremendamente divertida y emocionante. Y es que para buscar el tesoro se pueden combinar muchas actividades diferentes y hacer que el día sea realmente especial.

El juego es mucho más divertido cuándo se realiza en equipo. Todo tiene que estar organizado de antemano por un monitor y en cada equipo tiene que haber un responsable de comunicaciones que tendrá un teléfono móvil o un talkie para estar en contacto de forma permanente.

Preparación y desarrollo

Los monitores tendrán que ir colocando una serie de pistas en lugares estratégicos, destinadas a orientar a los equipos hacia la siguiente meta. Con cada equipo  habrá siempre un monitor que no podrá ayudarlos más que en caso de peligro o que vea que el grupo lleva más de un tiempo x atascado, en cuyo caso puede dar otra pista acordada, para dinamizar la actividad. El juego consiste en ver que equipo llegará primero al tesoro, es decir, a la meta final.

Pero como lo más ilustrativo en estos casos es ver un ejemplo, vamos a imaginar como puede ser una de estas aventuras desarrollada al aire libre

1)      Cada equipo parte de una base diferente. En este caso no va a haber una ruta lineal para facilitar que todos puedan desarrollar las actividades, sino que se trata de que tengan que pasar obligatoriamente por todas las metas volantes y lleguen al tesoro.

2)      En cada meta se les da una pista para que sepan a dónde deben de dirigirse. Se trata de que no sea una pista totalmente clara, pero tampoco excesivamente confusa o que lleve a engaños. Se trata de divertirse, no de hacer que la gente se sienta perdida.

3)      Para llegar a la siguiente meta volante tendrán que realizar algún tipo de actividad: una ruta a caballo, lanzarse por una tirolina o descender un río en canoa.

La clave es la buena organización

Es básica una buena organización para que todo salga bien, los participantes tendrán que trabajar en equipo ya que es necesario que todos lleguen a la meta para ganar, así que si alguno tiene dificultades con una prueba deberán de ayudarla a realizarla.

No hace falta ni siquiera un lugar de multiaventura para realizar una ruta del tesoro de este tipo, se puede hacer combinando diferentes locales de la zona que ofrezcan actividades. Coordinando las cosas las posibilidades son enormes. Para los más arriesgados hasta se puede hacer una ruta que implique acampada libre en un lugar dónde esté permitida.

No soy David Meca

Nunca voy a ser un Oiarzábal, ni creo que llegue jamás a saber qué es poner un pie por encima de 2.949,33 metros (un tercio de la altitud del Everest). De hecho, a los 2.519 del Naranjo de Bulmes, boqueaba como un pez (lo hacía, de hecho, bastante antes).

No creo que nadie vaya a confundirme, mientras nado, con David Meca ni que sea capaz de atravesar un río muy tranquilo de más de veinte metros de ancho o de hacerme más de un par de largos seguidos en una piscina olímpica.

Path to my Self

¿El Camino de Santiago? Pero si el día que más recuerdo haber caminado fueron del orden de veinticinco kilómetros y acabé tan cansado que apenas podía levantarme al día siguiente. Como para ir desde Sant Jean de Pied de Port (que es donde de verdad comienza el Camino francés) a Santiago de Compostela…

¿Por qué me gustan los deportes de aventura?

En fin, que soy todo lo contrario de un deportista de élite. Es más, posiblemente no puedo siquiera considerarme deportista, salvo que la práctica esporádica me conceda el título. Entonces, ¿por qué me gustan tanto los deportes de aventura que incluso me atrevo a escribir sobre ellos?

Pues porque el deporte es una de las prácticas más populares que pueden darse: todo el mundo tiene el derecho y, a poco que quiera, la posibilidad de practicarlo. No conozco a nadie que, si no tiene una instalación deportiva a mano, no pueda salir a pasear y respirar aire puro o subirse a la bicicleta y disfrutar de paisajes maravillosos.

Enjoying a sunset in Salto, Uruguay

“Límites” es sólo una palabra

Todos podemos practicar algún deporte de aventura, de mayor o menor nivel. Pero no es sólo eso. Interioricemos lo que significa el deporte de aventura: el reto a uno mismo. El decir “con un paso más, me queda un paso menos hasta la meta ¡Vamos!”.  Apretar los dientes e imponerse al vértigo, al miedo a caer. Y, aun habiendo caído, levantarse y reemprender la marcha.

Romper los límites por la mera satisfacción de romperlos… ese es el espíritu del deporte de aventura. Que las barreras, las externas y las que tu mente te impone existan con el único fin de ser superadas.

No: no soy un deportista de élite, no soy un temerario (más bien lo opuesto), estoy terriblemente fuera de forma para poder decir que soy un deportista y, sin embargo, me apasiona el deporte de aventura, al nivel que yo puedo practicarlo, porque no es mero ejercicio, sino una forma de entender la vida.

Carlos Soria afronta otro reto de escalada

Siempre que hablamos de deporte de aventura, de fuerza o de riesgo pensamos que son actividades dirigidas a jóvenes alocados a los que les mola un subidón de adrenalina; pero no siempre es así y si no que le pregunten a Carlos Soria.

Este alpinista, nacido en Ávila hace nada menos que 75 añitos ha vuelto a enfrentarse al Himalaya, con la intención de hacer cumbre en el pico Kanchenjunga. Con esa meta partió el día 22 de marzo; dos días más tarde ya estaba en Katmandú para empezar su aclimatación y preparación para la subida.

Seguir leyendo Carlos Soria afronta otro reto de escalada

Mirando a la cima

Deberían dolerme todos los músculos del cuerpo. Deberían estar ardiéndome los pulmones. Debería sentirme morir… Y sin embargo me siento vivo. Estoy a casi nueve kilómetros en vertical sobre el nivel de mar. En este momento, ningún ser humano que tenga los pies en el suelo pisa más alto que yo.

Han valido la pena estos años de deseo, de entrenamiento, los tres intentos frustrados, el haber sentido las manos de la muerte apretándome la garganta otras tantas veces. Ha valido la pena casi todo.

He visto lo que pocos seres humanos han visto y algunas cosas que nadie debería ver jamás, como los cuerpos sin vida de aquéllos a los que el Everest les niega la gloria, o el derecho de regresar. Se quedan aquí arriba, donde no hay bacterias que los descompongan. Alguno, a muy pocos metros de la cumbre.

Una amante cruel

¿Qué pensaría ese pobre tipo que quiso llegar hasta aquí sin la ayuda de las bombonas de oxígeno y cayó, exhausto y derrotado, apenas a cien pasos de donde yo estoy ahora mismo? La montaña, madre, amorosa catapulta a la gloria para unos y venenosa mamba negra que se revuelve, letal, contra quien la molesta para otros, ¿qué pensaría?

Porque estoy seguro de que este monte, esta fortaleza caprichosa, piensa y siente. Es sólo que no sabemos entender lo que nos dice ¿Sonríe, benévolo, ante unos y se alza infranqueable ante otros? ¿Tal vez reparte gloria y muerte al azar y, como un toro, trae dinero y fama en su lomo pero sólo para quien sepa evitar sus astas?

Mirando al cielo

Vuelvo mis ojos a ese cuerpo conservado en un ambiente más frío y aséptico que el más cuidado de los laboratorios. Mira hacia aquí, con los ojos cerrados por unos dedos piadosos que los sostuvieron hasta que los treinta grados bajo cero helaron y soldaron los párpados.

Kathmandu , Nepal,Himalayas,Everest

Mira hacia aquí, no hay duda. Murió sabiendo que no alcanzaría la meta. Que todos sus esfuerzos, el frío, los terribles dolores, la laxitud muscular y otras privaciones que en aras de la dignidad de lo que antes fue una persona me guardo, pues yo sé lo que es olerte y no soportar tu propio olor, murió, digo, sabiendo que todo fue en vano.

Despacio, pues a estas altitudes no puede uno moverse de otra forma, abandono la cumbre. Sé que la subida da la gloria, pero que el mayor peligro se encuentra en la bajada. Paso al lado del cuerpo, me agacho junto a él y le palmeo el hombro.

Lento regreso a la vida

El viento arrastra de acá para allá envoltorios de basura de todo tipo y pienso por qué la montaña dejó pasar a domingueros de las alturas, permitiendo que volvieran para que el mundo siga siendo así de insulso, mientras a quien la retó cara a cara lo hizo morir cuando ya tenía la cumbre a una distancia poco mayor que cruzar una avenida.

Continúo bajando.

Recorre en grupo rutas urbanas con el Segway

Si te estás preguntando qué es un Segway deberías de actualizarte inmediatamente porque es el último grito para desplazarse por las ciudades. Se trata de un vehículo de transporte ligero con autobalanceo.

Básicamente es una pequeña plataforma unida a un manillar, con un pequeño motor eléctrico con el que puedes desplazarte por la ciudad en las zonas destinadas a peatones. Las agencias de turismo han visto su potencial y los están utilizando para realizar excursiones por las principales ciudades del mundo, incluidas algunas españolas.

Seguir leyendo Recorre en grupo rutas urbanas con el Segway

Contra más alto mejor!!

Los que realizan algún deporte de aventura buscan, aparte de pasarlo bien, emociones como mas fuertes mejor.

Uno de los deportes que más sensaciones puede dar seria cualquiera que nos permita volar. Lo que se intenta es  ir como mas alto mejor y luego, bajar, normalmente en paracaídas.

Algunos records para recordar

El 2012 Félix Baumgartner, paracaidista y ex militar de 44 años,  consiguió establecerse como el más famoso, ya que batió tres records en un solo salto gracias a la empresa Red Bull, Austríaca como él.

Llevaban trabajando en este proyecto desde 2010 y el principal objetivo era ser el primer paracaidista en romper la barrera del sonido.

Los resultados fueron muy positivos: además de no recibir ningún daño ni en las dos pruebas previas ni en la final y de cumplir el objetivo de romper la barrera del sonido, a una velocidad de 1342 km/h durante los primeros 40 segundos, consiguió hacer la caída libre desde el punto más alto jamás registrada, a 39.045 metros para hacerse una idea, el anterior record estaba en 31.333 metros.

También realizo el vuelo tripulado en globo hacia el punto más alejado, gracias a un globo de helio.

A pesar de lo espectacular de esta gran proeza, la caída libre más larga la realizo Eugene Andreev, que, a pesar de realizarla desde una altura menor, con “tan solo” 24.500 metros de caída libre sin paracaídas estuvo más tiempo en el aire.

Eso se debe a que no llevaba ningún traje aerodinámico para ir a más velocidad, cosa que si llevaba Félix.

Quien quiera saber que se siente al realizar un salto así, sin riesgo prácticamente y controladamente siempre puede acudir a alguno de los sitios que ofrecen este servicio, eso si desde una altura muy inferior a la de los records.

Si tu quieres, puedes

Para poner un ejemplo, un salto desde 4,2 km con un monitor anclado a la espalda cuesta 160 euros, un precio accesible para quien lo quiera probar.

Otras opciones serian salto en automático, que sirve para aprender a controlar la caída libre con un paracaídas automático, que se realiza desde 1,2 km y para 4 saltos el precio estaría cerca de los 300 euros.

Si al realizar por primera vez un salto se descubre en él una pasión siempre queda la opción de hacer un curso, con un precio aproximado de unos 1.800 euros y que incluye, a parte de la teoría y el titulo 8 saltos desde una altura de 4,2 km.

Con esta acreditación los saltos libres, sin necesidad de monitor, cuestan solo unos 25 euros, que a la larga sale muy a cuenta. Evidentemente los precios pueden variar dependiendo del lugar, empresa y condiciones, estos son solo una orientación.

Si saltar o bien por problemas de salud o bien porque nos da miedo no entra dentro de la lista de cosas para hacer antes de morir, siempre queda la posibilidad de ir a una gran altura, mediante globo, por ejemplo, y observar el paisaje. Esta actividad es más común, y no tiene tanto riesgo aunque no por ello deja de ser bonita, puesto que se puede observar un amplio paisaje desde una altura considerable y a una velocidad no muy alta. La posibilidad de realizarla depende de la meteorología, a partir de cierto viento pasaría a ser un deporte de riesgo y no tiene que llover. 

Los precios son muy variados, así como la durada e itinerario de las excursiones y el precio puede rondar los 150 euros por persona sin ningún problema, aunque es recomendable.

Otra modalidad, que estaría entre el globo y el salto libre respecto a las emociones, es el ala delta. El objetivo es planear sin motor durante el máximo tiempo posible y para lograrlo se salta desde sitios mínimamente altos y con un equipamiento ligero basado en unas alas.

Actualmente la tecnología ha hecho posible que se puedan realizar vuelos muy largos, aunque la mayoría de los que los aladeltistas suelen saltar desde una montaña cercana y planear el tiempo deseado o se desplazan a alguna cercana.

Para realizar dicha actividad se requiere viento, y unos conocimientos previos. 

Existe también una variante con motor, aunque el merito como deporte consiste en tener el arte como para poder hacerlo sin la necesidad de ningún mecanismo que nos ayude.
El ala delta es más barato, y se puede practicar desde 40 euros aunque varía según el sitio.

Dependiendo del grado de acción que busquemos habrá un deporte que se adapte más a cada uno de nosotros y volar, el sueño de mucha gente, puede convertirse en su deporte favorito o habitual. En cualquier caso, aunque sea para probar solamente una vez que se siente es una experiencia muy recomendable, y dentro de lo que cabe segura, ya que hay pocos accidentes, y menos con monitor.

Como podeis ver una gran variedad de deportes de aventura nos esperan pudiendo hacer lo que más deseemos y buscando el mayor placer, volar muy alto.

Navegar en piragua por pantanos

Si te gusta pasear en piragua pero buscas una experiencia tranquila que puedas compartir con los más pequeños de la familia, quizás sea indicado remar por la tranquilas aguas de alguno de los pantanos que hay distribuidos por toda nuestra geografía.

Nos referimos por supuesto a los pantanos artificiales, dónde mucha gente se reúne en verano para disfrutar de todo tipo de actividades al aire libre y de deportes acuáticos. Siempre debemos de tener en cuenta que en estos pantanos no es recomendable nadar ya que son aguas muy profundas, sometidas a corrientes internas por los cambios de temperatura y con fondos de barro en las orillas, muy poco fiables.

Seguir leyendo Navegar en piragua por pantanos

Patinaje agresivo en España

El patinaje agresivo es una modalidad de patinaje surgida en los años ochenta y que tuvo sus momentos de gloria a lo largo de esa época. Sin embargo eso no quiere decir que actualmente haya caído en desuso, al menos en nuestro país.

Para muestra de lo vivo que sigue este deporte en la península tan solo debes de introducir patinaje agresivo España en cualquier buscador y te sorprenderá la cantidad de resultados que aparecen. También hay gran cantidad de vídeos colgados en los que tanto profesionales como aficionados demuestras su destreza sobre los patines.

Seguir leyendo Patinaje agresivo en España

Vive la aventura y grábala con una GoPro

Practicar un deporte de aventura o extremo está muy bien, pero grabarlo está… ¡mucho mejor! Y es que si te vas a tirar de un puente o a descender los rápidos del río más bravo una de las cosas más interesantes que puedes hacer es guardarlo para la posteridad.

Hay diversas formas de grabar un deporte y hacerlo puede ser casi tan divertido como practicarlo. Si tienes una cámara de vídeo normal puedes dejarla grabando mientras practicas algún deporte o podéis grabaros los unos a los otros, pero lo que realmente va a gustar y a hacer disfrutar a todo el mundo es la cámara en primera persona. Seguir leyendo Vive la aventura y grábala con una GoPro