freeride-1000x288.jpg

Freeride, sólo apto para expertos esquiadores y ciclistas

El Freeride ski es una forma nueva y diferente de practicar esquí, pero para poder realizarlo tienes que ser un experto esquiador, de los que tienen muchos kilómetros recorridos. Esto es así porque se salta todas las normas, consiste en esquiar por zonas no acotadas, fuera de pistas marcadas, en zonas a las que no suele acceder nadie y la nieve en polvo es la protagonista.

Para poder practicar este deporte, sus aficionados acuden a altas montañas, en la que el acceso es algo complicado y pocos pisan su blanca nieve. Pero no cualquier paraje es válido para poder esquiar, se necesita un espacio en el que la dificultad sea palpable, con fuertes pendientes, rocas que esquivar o saltos espectaculares de realizar.

Una de las diferencias con respecto al tradicional es que se suelen usar esquíes más anchos y largos de lo habitual. Para acceder a los lugares de los que descender existen varias vías. La primera es armarse de paciencia y escalar casi literalmente las paredes y obstáculos que nos encontremos. La segunda es que un helicóptero te lleve hasta las alturas, pero evidentemente es mucho más caro que ir a pie.

Freeride
Esquiador

 Material adecuado para mantener la seguridad

En este deporte, como en todos, la seguridad es muy importante. Por eso, es muy recomendable, por no decir imprescindible, que se lleve casco, una pala por si nos sorprende un alud, un arva y una sonda. Es muy importante tener muy presente el riesgo que se corre cuando se practica este deporte. Es muy recomendable conocer el terreno, tener muy en cuenta las posibles “salidas de emergencia”, dificultad, porcentaje de pendiente…

Modalidades ciclistas

El Freeride también es una manera de hacer ciclismo en mountain bike. Esta modalidad consiste en superar obstáculos de todo tipo, como por ejemplo pasos de madera. Eso si, siempre se hace en los lugares que hay una pendiente considerable y es puntuada por jueces especializados.

Asimismo, existen dos tipos distintos de Freeride. La primera, llamada Slopestyle, consiste en que la bajada sea todo un espectáculo con saltos artificiales y también drops. Esta manera de practicarlo se puede hacer en el campo, al aire libre, o en la ciudad. Si se hace en la ciudad, normalmente suelen colocarse rampas dentro de carpas gigantes. La segunda modalidad es rodar con la mountain bike en lugares inhóspitos y salvajes. El bosque puede ser un lugar ideal para poner en práctica esas habilidades.