Yellowstone, en busca del oso Yogui

El Parque Nacional de Yellowstone es uno de los parques naturales más conocidos dentro y fuera de los Estados Unidos. Por supuesto, esto es debido a la famosa serie de cartoons de Hanna Barbera “El oso Yogui” en la que el Parque Natural en el que vive, Jellystone, es casi idéntico de nombre.

Pero, dibujos animados aparte, el Yellowstone es uno de esos lugares que retumban con nombre propio. Fundado en 1872, fue el primer parque nacional de Estados Unidos y en él se puede disfrutar de un impresionante conjunto de geiseres y fuentes termales.

Yellowstone

Una de las más famosas prohibiciones es la de no dar de comer a los osos… en la página oficial del Parque Natural Yosemite, otra maravilla natural, podemos encontrar recomendaciones de cómo salvaguardar la comida de los animales salvajes y qué puede considerar “comida” un oso: todo lo que tenga perfume, como jabón y otros objetos de aseo personal.

El Gran Cañón de Yellowstone

Tanto el Cañón como las cataratas que lo conforman se pueden contemplar desde distintos puntos panorámicos distribuidos por las rutas de senderismo que se pueden recorrer. Para hacerlo hay una enorme variedad de opciones: con vehículo, con bicicleta, a caballo, en llama y a pie.

Uno de los mayores atractivos del Parque son las visitas en familia para acampar al aire libre. Es una gran tradición que se va pasando de generación en generación y que ayuda a mantener el amor por la naturaleza y su cuidado.

Fuentes termales y géiseres

La zona en la que se encuentra este parque, entre Wyoming, Montana y Idaho, es una zona de actividad volcánica, de ahí que existan toda una serie de fenómenos relacionados con esta gran fuerza de la naturaleza.

El géiser más visitado es el Old Faithful, que no debe perderse en su visita al Parque, cuya erupción es una impresionante columna de agua. Pero existen también géiseres de barro, fumarolas y fuentes termales como la Mammoth y la Paint Pot.

La belleza del lago y los animales salvajes

El lago ubicado en Yellowstone es el de más altitud de toda América del Norte. Allí se dan cita muchos mamíferos y aves que han hecho de este bello paraje su hogar principal. Una de las principales actividades que se pueden realizar en este entorno es la pesca, los paseos en bote, la observación de aves y el senderismo.

Una de las indicaciones que se hace a los visitantes es que recuerden que en el Parque viven animales salvajes y que hay que mantener unas normas para evitar cualquier posible problema con ellos. Entre ellos podemos observar osos pardos y negros, lobos, alces, pumas, bisontes, etc.