Deportes de Aventura relacionados con: saltos

Salto base, esto si que es una gran aventura!! 2ª parte

BASE significa saltar de edificios (building), Antenas (antennas), Puentes (span) y tierra (earth).

Ahora mismo, es la edad de oro del salto base en España, como lo fuera la escalada a finales de los 70, unos cuantos nos engullimos la información venida de Francia o Inglaterra.

Somos unos veinte que saltamos habitualmente en España y como en una banda hay de todo, el emigrante, el ascensorista, el militar, el amarillo, el comandante, los bomberos, cada uno diferente y parece que no hay jefes definidos.

Pero la fuerza de los saltos nos hace, como por casualidad, vernos en los mismos lugares. Saltando desde un globo capitaneado por Laureano Casado con quién años atrás saltara en parapente biplaza desde la cima del Naranjo de Bulnes.

En el Peñón de Ifach. (Mi primer BASE en España.)

 

Antes del Peñón visite Noruega, después Lautterbrunen en Suiza, después vino Ordesa y Riglos, pero ahora estaba de camino a la cima del peñón y no subía por donde yo quería. Después de años escalando, subir andando a cualquier cima, se me hace extraño. No es que desprecie una caminata, pero es que ahora todo trata de seguir escalando, bajar deprisa y eliminar el rappel si es posible.

El caso es que era uno de esos atardeceres de mar y montaña, con el rojo fuego que tanto nos debilita. Sólo hace falta una condición para bajar volando de una cumbre, que el viento no exista. Como en las grandes aventuras parece que no pueda existir un guión predeterminado, una fecha, una hora, un momento. Tampoco depende del azar, hay que estar ahí cuando todo fluya naturalmente.

Estaba allí contemplando el vacío como tantas otras veces sin paracaídas en la espalda, pero esta vez estaba decidido a saltar al vacío si no hubiera sido por una brisa racheada de las que enganchan la cuerda en las paredes.

El último rayo de luz decidió, y no quedó más remedio que volver a tierra. Las emociones, como las palabras, había que controlarlas para otra ocasión y como en las escaladas hay que saber retirarse.

Esto es el salto BASE, una rebelión contra natura, que cobra sentido cuando se entiende que es una disciplina brutalmente exigente para encontrar en el aire las verdades de uno mismo.

El desafío es una búsqueda de la moral, el riesgo es pensar que sabes dominar la situación. Y te llenas de energía. Hay más control de lo que parece. Tampoco es exigente físicamente hablando.

Y tampoco esto es el cachondeo total, aquí hay investigación de fondo en los equipos y el objetivo es acercarse otra vez a los grandes de días de Bonnatti, los que acercan a la felicidad. ¿Es éste el camino adecuado?. ¿Quién se demuestra que vive una vida acertada? Nunca está todo controlado al cien por cien, pero quién lo sabe.

En el aire o en la pared, siempre es la misma canción.

Es difícil explicar un salto al vacío, que comienza con una velocidad cero y alcanza a los diez segundos la velocidad terminal, una rapidez que supera los 100 km por hora.

Leo Dickinson, director de documentales de montaña y con varios miles de saltos en paracaídas y otros varios de salto BASE a la edad de 60 años, dice que es difícil comprender el momento de saltar del avión, decides voluntariamente y no tiene vuelta atrás…  

El alpinismo es peligroso, exige habilidad, vigilancia, pero puedes retirarte, el salto base no tiene un aprendizaje tranquilo, te sueltan en la norte del Cervino y a salir por arriba. El miedo lo conoce cualquiera, pero el pánico es otra cosa, para plantear el miedo que uno lleva dentro siempre hay tiempo, pero en el aire no se permiten vuelos de polluelo.

Y vas viendo que como en las expediciones, el tiempo mejora y llega la hora de saltar, entre brumas emprendo el camino a ese espacio que siempre está en la espalda de nuestras escaladas y como un pájaro que pica su vuelo, todo pasa muy rápido.

El compromiso empieza con el siguiente plegado del paracaídas y vuelta a empezar en este duro equilibrio entre libertad y felicidad efímeras en las cimas de las montañas.

Como se hace realmente el salto base

Para hacer salto base primero hay que hace un curso de paracaidismo que cuesta una media de 1400 euros. Después hay que hacer un mínimo de 250 saltos de avión antes de prepararte para tu primer salto base. Si tu nivel de conciencia es alto, estás acostumbrado a ciertas situaciones de riesgo y no estás loco del todo, se pueden reducir estos saltos sensiblemente con un buen entrenamiento específico.

Se recomienda hacer saltos dirigidos hacia el salto BASE, esto es basándose en la precisión al aterrizar, hacer muchas derivas tratando de concentrarse en la máxima distancia en la que uno se puede trasladar, apertura del paracaídas, ect,…

En el siguiente artículo te explico mejor como hacerlo con total seguridad!!