Deportes de Aventura relacionados con: deportes de aventura

¡¡Sumérgete!! 1ª parte

No es nada nuevo: desde que el hombre es hombre, ha querido saber qué se oculta bajo el mar. Con tal fin, ha elaborado todo tipo de artilugios que le ayudaran a descubrir ese mundo que se halla bajo la lámina de la superficie, aunque sólo a partir del siglo pasado empezó a considerarse el buceo como un deporte.

Los indicios apuntan a que el submarinismo hunde sus raíces en tiempos prehistóricos. Y es que, salvo que estuvieran  la espera de grandísimas bajamares para juntarlos, los restos de moluscos de ciertos yacimientos, amontonados, hacen pensar que nuestros antepasados se sumergían para capturarlos.

En la Polinesia, sus habitantes se sumergían usando lentes submarinas formadas por un armazón de madera y una lámina de carey.

Los griegos ya sabían qué  era bucear

En la Edad Antigua, se tienen noticias de que en el 168 a.C. se usaron buzos para recobrar el tesoro que Perseo, último rey macedonio, lanzara al mar. Asimismo, los Problemas de Aristóteles hablan de dos tipos de aparatos de inmersión, unos de los cuales es la “lebeta”, similar y precedente de las campanas de inmersión. El otro es un tubo no diferente del esnórquel.

Avanzado en el tiempo, llegamos a la era medieval y a la renacentista. De acuerdo, la Edad Media fue un tiempo en el que no consideraba demasiado e mar, aunque es en este tiempo cuando vive un extraordinario buceador, el legendario Nicolás “El Pez”, cuyas vivencias recogió F. Schiller y Cervantes menciona en El Quijote a través de “Peje Nicolao”.

La era del Hombre… y del mar

El Renacimiento vuelve los ojos al mar, a través de inventores como Leonardo da Vinci que diseñó respiradores, cascos y equipos pensados para que el hombre pudiera, ya que no conquistar, al menos darse un paseo por los fondos marinos.

El siglo XVIII es la era de los descubrimientos y de los inventos, también en lo que se refiere a la conquista del mar, de modo que los buceadores pueden estar más seguros y durante más tiempo debajo del agua. Tal es el caso de las campanas y trajes de buceo que dejaban el cuerpo de aventurero seco y le permitían respirar, en según qué casos, aire de la superficie.

Evolución vertiginosa

Ya en 1860 Auguste Denayrouze y Benedict Rouquayrol construyen y diseñan un aparato más ligero que la escafandra, con un depósito metálico de aire comprimido a 30 o 40 atmósferas y un primitivo regulador.

Dos décadas después, Henry Fleuss creaba un equipo que funcionaba con mezclas del 50 al 60 por ciento de oxígeno, que se sumergió durante una hora y cuyo éxito hizo que Siebe Gorman and Co., de Londres, acabara por fabricarlo.

Nos queda la era contemporánea del buceo, pero esta merece el capítulo aparte que, por supuesto, va a tener.

Panamá: destino de aventuras

Si algo distingue a Panamá es la variedad, el contraste de entornos y ecosistemas entre playas, selvas o montañas. Si dejamos aparte la moderna capital y nos adentramos en el país nos sobrecogen paisajes perfectos para el turismo activo y para los deportes de aventura. Asimismo, en la propia costa podemos disfrutar de los deportes acuáticos y del contacto con la Naturaleza.

Uno de los deportes que podemos practicar es el montañismo y senderismo, subiendo por ejemplo a la cima del volcán Barú y haciendo noche en el punto más elevado del país, a 3.475 metros. Es una subida sin apenas dificultad y, en días claros, podemos ver el Pacífico a un lado y el Caribe al otro.

Son algo más de cuatro horas subiendo a la vez que vemos y disfrutamos de la Naturaleza, con especies únicas, como el célebre quetzal. El clima, el paisaje y lo pintoresco de los poblados junto al camino se alían para que disfrutemos como pocas veces podemos hacerlo de la caminata.

Sin límites

Hablando de senderismo, otro buen lugar para practicarlo son los parques naturales, entornos salvajes  espectaculares en los que entraremos en contacto con la riquísima biodiversidad panameña. Dentro de estos recintos se han trazado sederos delimitados y se han erigido miradores.

Por supuesto, se puede combinar senderismo y playa en, por poner un ejemplo, Taboga. Allí, subir al punto más elevado de la isla permite unas vistas que superan cualquier imaginación del pueblo, el canal y la isla de Urabá.

Una Naturaleza más allá de lo espectacular

Si lo que preferimos es el rafting, Panamá también nos ofrece una buena cantidad de ríos, de mayor o menor dificultad, para practicarlo, tanto en la vertiente pacífica como en la caribeña, lo mismo para novatos que para expertos de una osadía rayana en la locura.

Para finalizar, apuntaremos que este país es un verdadero paraíso para el avistamiento de aves, con más de un tercio del territorio protegido, más de doscientas espacies de mamíferos, otras tantas de reptiles, unas mil de aves y diez mil de plantas vasculares.

Respetemos un entorne que induce al respeto

Algunos de estos parques o reservas albergan especies endémicas de la zona o se hallan en riesgo de extinción. Entre ellas se encuentra el mencionado quetzal, el tucán o la guacamaya, por no hablar de la espectacular águila harpía. Tenemos, además, la ventaja del acceso fácil y de las visitas guiadas.

Los mejores lugares para saltar desde acantilados del mundo

Cuando el clima se calienta, es una de las mejores opciones para despejarse saltar al agua clara y refrescante.

Playas y piscinas son siempre una opción para refrescarse, pero amantes de la adrenalina se aburrirán rápidamente de las piscinas y querrán probar algo más atrevido. Es entonces, el momento para lanzarse al buceo acantilado.

Con los años, algunos lugares se han convertido en excelentes lugares para el buceo acantilado. En nuestras costas y en cualquier pais podemos encontrar grandes acantilados, aquí te recojo los que son los mejores acantilados para que pueda subir tu adrenalina y a parte, descubrir nuevos lugares.

Los destinos de mayor popularidad abarcan el mundo entero, de norte a sur y de este a oeste. Si bien en muchos países es una práctica ilegal saltar desde acantilados por ser considerado de altísimo riesgo en este artículo comentaremos las mejores locaciones legales para realizarlo.

Los mejores lugares

  1. Quebrada Acantilado – Acapulco, México: Un destino notoriamente conocido pero requiere un conjunto de habilidades increíbles, incluso entre los buzos profesionales. Sin conocimientos técnicos o de extrema confianza, un salto en la Quebrada (literalmente, «se rompió») no puede ser más que una experiencia fascinante. 

  2. South Point Cliffs – Hawaii, EE.UU.: Popular entre los lugareños y los turistas, el punto al sur es ideal para los aficionados y profesionales. Pero los principiantes, deben asegurarse de probar el salto en los días cuando el oleaje está en marcha y se adhieren a la parte oeste de los acantilados, donde las corrientes no son tan fuertes. 

  3. Red Rock Park – South Burlington, Vermont: No todos los clavados tiene lugar cerca de la costa, y Red Rock Park de Vermont es un lugar de aventura para sumergirse en un estado sin salida al mar. El punto de buceo, sobre el lago Champlain no es fácil de encontrar en la tierra, así que debe tomarse un barco para arribar hasta la base de los acantilados en un día soleado. Entonces a prepararse, para dejar caer 75 pies de las paredes de roca en el agua helada se necesita tener mucho valor.

  4. Negril, Jamaica: La mejor parte sobre el buceo en Jamaica es que a la gente del lugar le encanta como los turistas lo hacen y, por supuesto, también hacerlo. Para los profesionales y aficionados, Negril es un lugar relajante (sí, relajante) para beber, bailar, saltar y bucear. Se puede visitar el famoso bar de Rick, y desde allí  ver a otros saltos, y disfrutar de la belleza y la atmósfera relajada de la isla. 

  5. Playa Abou – Curacao: Tal vez no es uno de los lugares más famosos salto acantilado, pero Curacao es un gran lugar para empezar si nunca antes se ha probado. El local de la playa, Playa Abou, ofrece acantilados para saltar con vistas impresionantes, un lugar maravilloso para probarlo. Otros buenos lugares para un salto en la zona son Playa Forti y Westpunt. 

  6. Ticino, Suiza: No es ningún secreto que Ticino es conocido por el submarinismo, así que naturalmente el salto de acantilado es el siguiente en la línea cuando se trata de deportes locales. Aunque el salto de 80 pies no asusta, las temperaturas del agua de congelamiento puede marcar cierta distancia, o hacer reconsiderar las opciones de trajes de baño.

  7. Isla de Santorini, Grecia: Ya sea que esté de fiesta, buceo acantilado, o ambos, Santorini es un lugar increíble para probarlo. Las aguas que rodean la isla son profundas e increíblemente azules, y el paisaje es impresionante. En un lugar donde las casas están construidas en los acantilados, el buceo en el océano es sólo natural. La temperatura del agua es muy agradable y los puntos bajos de buceo hacen de este destino perfecto para los novatos.

  8. Salzburgo, Austria: Otro gran lugar para los principiantes puede encontrarse en Austria. Las aguas de Wolfgangsee son tranquilas y los acantilados son relativamente bajos. La zona cuenta con varios otros grandes lagos para el buceo, la natación y el canotaje. Lo mejor de todo, la gente es solidaria. Espectadores en embarcaciones cercanas, incluso puede animar para dar el primer salto.

  9. Rishikesh, India: Este hermoso lugar es ideal para el rafting, no hay manera de perderse la oportunidad de hacer buceo acantilado. El paisaje es espectacular a medida que se salta en el Ganges. Es un lugar muy relajante y luego del salto se puede tomar una clase de yoga para una puesta a punto; ya que Rishikesh es conocida por ser la capital mundial del yoga.

  10. Kimberly, Australia: Otro destino interior, Kimberly es un lugar único para sumergirse en un lago. El área es el hogar de hermosas quebradas y cascadas que hacen para los grandes sitios de buceo. Las cascadas ocultas ofrecen un telón de fondo excepcional si se toma simplemente en la belleza o la utilicen como plataforma para zambullirse desde ella. 

Una vez que se haya realizado salto Acantilado en estos maravillosos lugares, difícilmente se experimentará algo igual.

Windsurf, Surfeando por la historia

La mayoría de la gente considera Windsurf como la creación de dos californianos del sur, Jim Drake (marinero) y Hoyle Schweitzer (surfista), que combina sus dos deportes en una viable, si no es algo inusual, nuevo híbrido deportivo.

Al mismo tiempo, Bert Salisbury de Seattle, Washington, se reunió con Drake y Schweitzer durante un viaje a la playa de Malibu con intenso entusiasmo e interés. Sin demora, los hombres obtienen patentes y pronto el mundo se introdujo a este nuevo deporte bien llamado (como se sugiere en Salisbury) «Windsurf«. 

Aunque era Drake y Schweitze que ayudó a desarrollar el deporte en lo que conocemos como hoy en día, sin embargo, los padres del deporte del windsurf deben atribuirse a Newman y Naomi Darby.

Una historia que cobra vida

El crédito va a la Revista Windsurf estadounidense que llegó Newman y la historia de Naomi fue revelado. A pesar de que el nombre del Darby se había asociado a través de los años en que los orígenes de windsurfing lo hablaron, su concepto siempre fue considerado como algo que no funcionó. 

Sin embargo, Newman había estado experimentando con el concepto de una «vela libre» desde 1948 y Darby estaban haciendo y la comercialización de sus consejos de administración en 1964. Y puede usted creerlo – Era una mujer, Naomi, quien fue la primera en ser fotografiada Surfeando!

Un homenaje con más de 300

Un evento organizado por Brian y Lorraine Carlstrom el 20 de agosto de 1997, se celebró en honor a NewmanDarby. El evento atrajo a una multitud de 300 y además , el primer reconocimiento público de la contribución de Darby para el deporte del windsurf.
La esencia de tanto Darby y de Drake & Schweitzer de co-invención estaba colocando una vela en una junta universal que requiere la persona para apoyar el equipo de perforación, permitiendo que la plataforma se incline en cualquier dirección.

Esta inclinación de la plataforma de proa y de popa permite a la tarjeta a ser maniobrado sin tener que utilizar un timón de dirección.

La fiebre del Windsurf en la decada de los 70´s

Darby cesó su producción de tablas de vela por la década de 1960 ya que las ventas eran pocas y no fue hasta Schweitzer Windsurfer ™, que fue producida en masa en los años 70 que el nuevo deporte despegó.

Estas placas de polietileno resistentes se utilizan para todos los niveles de navegación, ya que eran las únicas tablas disponibles. Entrantes aprendieron sobre ellos, y los expertos obtuvieron dominio sobre ellos. Todo el mundo hizo que la windsurfista ™ funciona independientemente.

El Windsurf en Europa

Fiebre Windsurf tenía Europa firmemente en su alcance a finales de 1970. Europeos, que han atraído a más de individual que los deportes de equipo, hemos elaborado para el windsurf en las masas, y una de cada tres familias de vela tenía una tabla de windsurf, como se les llamaba en aquel entonces. 

Muchos fabricantes europeos producen sus propios tipos del Windsurfer ™, y una industria próspera nació por empresas como BIC, una compañía de boligrafos francesa.

La industria del Windsurf en Europa

Los estadounidenses comenzaron a adquirir los tableros fabricados en Europa, que aún continúa hasta nuestros días. La década de 1980 se produjo un período de expansión increíble para el deporte del windsurf.

Participación Racing había llegado a su máximo histórico, lo que lleva a la creación de la gira profesional de la Copa del Mundo, y en 1984 el primer evento olímpico de Windsurf se celebró en 1984, en Los Angeles.

Desarrollo de equipos progresó en un tono febril hasta mediados de los años 80, como se ve cuando un windsurfista capturó el récord mundial de velocidad, navegando a un poco más rápido de 36 nudos.

Desde entonces, los amantes del windsurf en equipos muy especializados, navegando los vientos de 40 nudos o más, han empujado a esa velocidad hasta un nivel increíble, 45,34 nudos.

Ahora, el windsurf es un deporte completamente maduro que es disfrutado por personas de todas las edades.

Para los aventureros urbanos: Parques multiaventuras

Seguro que a más de uno se le pasa envidia cuando hablamos de actividades entorno a la montaña o campo. Esa misma clase de gente que sueña siempre con escapadas a casa rurales, completando la visita con senderismo y algo de escalar suave de esa que te deja reventado una semana.

Para todos aquellos que dicen “es que no tengo tiempo”, “es que no se de sitios”, “es que no puedo dejar solos a los niños”. Le traemos una solución fantástica para aprovechar ahora que viene el buen tiempo, o eso dicen… Los parques multiaventuras.

¿Qué son este tipo de parques?

Este tipo de aventuras se basa en la acción física para superar una serie de tramos que se van complementando con obstáculos tales como árboles, puentes o descensos. Por lo cual se combinan varias actividades físicas como el senderismo, la escalada o la tirolina.

A su vez la creación de estos circuitos están preparados para que puedan ser utilizados por personas de diferentes edades y condiciones físicas.

La forma de visitar estos parques es haciendo rutas o juegos que se agrupan por su nivel de dificultad y que se pueden reconocer por sus colores o señalización simulando al de las pistas de ski. Esta clase de aventuras se pueden hacer desde los 6 años, siempre y cuando los niños midan un mínimo de 1´15 metros.

Todas las zonas tienen sus elementos de seguridad basados en redes y sistemas de arnés con mosquetones. Lo cual hace que el visitante tenga la libertad de poder vivir esta experiencia sin ningún tipo de riesgo.

¿De cuánto tiempo se dispone?

Todos los recorridos suelen estar diseñados para que se desarrollen en un máximo de 3 horas completando todos los obstáculos a recorrer, cargados de gran dosis de emoción y adrenalina entre los juegos que se van descubriendo pasando los árboles.

Cuando hablamos de 3 horas para hacer un circuito, está contemplada la posibilidad de terminar antes del tiempo previsto, así que se pueden volver a practicar una pequeña parte del tramo hasta completar el tiempo.

Para cualquier ocasión

Este tipo de actividades nos ofrece poder practicar esas rutas de aventuras en cualquier ocasión del año. Aunque ya que hablamos de sitios descubierto es preferible cuando las condiciones meteorológicas sean favorables.

Además estos parques contemplan la posibilidad de celebrar cumpleaños infantiles con combos y ofertas incluidas para hacer de ese día una fiesta inolvidable tanto para tu hijo, protagonista absoluto de la visita, como sus invitados.

Porque la aventura se puede encontrar en cualquier momento.

Paseos a lo Scooby Doo

¿Quién no ha visto las locas huidas por los pantanos de Scooby Doo y compañía?

¿Las películas en las que la policía perseguía en hidrodeslizadores a los traficantes que intentaban escabullirse entre la vegetación de los manglares de Florida?

¿Cuántos no hemos soñado con viajar en esos botes con su gran hélice trasera y sentir el viento en la cara mientras esquivamos troncos, cocodrilos y demás vegetación de pantano?

Volando sobre las aguas

Estos botes se denominan también airboat y se deslizan por el agua gracias al impulso del aire que mueve su gran hélice. Pueden llegar a alcanzar las 45 millas por hora, toda una experiencia.

Su aerodinámica les hace elevarse del suelo y planear sobre la superficie como si volara. La sensación es parecida a la de las lanchas motoras, con el aire enredándote el pelo y las gotitas de agua salpicándote la cara.

¿Sobre agua o sobre tierra?

Pero la gran diferencia es que aquí no navegamos por aguas abiertas, sino por terrenos en los que el agua y la tierra no están totalmente diferenciados.

La sensación de ir por una zona de hierba tupida es como si se volara por una pradera, con el aliciente de que se puede ir contemplando la vegetación y la fauna de los Everglades.

Visitando a los caimanes

Una de las mayores atracciones es la visita a alguna zona de anidación de los caimanes. Poder contemplar a esos bellos y terribles ejemplares asomando por entre las aguas o tumbados en tierra, dormitando a la espera de una presa que les haga lanzarse al agua, es imborrable.

A lo largo de la travesía por el canal tendremos ocasión de ver bancadas de aves exóticas levantando el vuelo al oírnos, venados que pastan en las riberas tapizadas de hierba o tortugas inmensas, con su torpe caminar pero con un grácil movimiento dentro del agua.

¿Nos atreveremos por la noche?

Normalmente estas empresas tienen varias ofertas, siendo las más habituales los paseos de media hora y de una hora. Pero algunas de ellas ofrecen también paseos a la luz de la luna.

Estos paseos son los más espectaculares, pues todo un mundo misterioso se nos despliega ante nosotros. En la quietud de la noche llegarán hasta nuestros oídos sonidos que no se escuchan por el día. Y ante nuestros ojos las formas del pantano se tornaran fastasmagóricas iluminadas con la plata de la luna.

Es un paseo más que recomendable para compaginar un viaje a Orlando o a alguna de las ciudades de la zona. No podéis perdéroslo.

Contra más alto mejor!!

Los que realizan algún deporte de aventura buscan, aparte de pasarlo bien, emociones como mas fuertes mejor.

Uno de los deportes que más sensaciones puede dar seria cualquiera que nos permita volar. Lo que se intenta es  ir como mas alto mejor y luego, bajar, normalmente en paracaídas.

Algunos records para recordar

El 2012 Félix Baumgartner, paracaidista y ex militar de 44 años,  consiguió establecerse como el más famoso, ya que batió tres records en un solo salto gracias a la empresa Red Bull, Austríaca como él.

Llevaban trabajando en este proyecto desde 2010 y el principal objetivo era ser el primer paracaidista en romper la barrera del sonido.

Los resultados fueron muy positivos: además de no recibir ningún daño ni en las dos pruebas previas ni en la final y de cumplir el objetivo de romper la barrera del sonido, a una velocidad de 1342 km/h durante los primeros 40 segundos, consiguió hacer la caída libre desde el punto más alto jamás registrada, a 39.045 metros para hacerse una idea, el anterior record estaba en 31.333 metros.

También realizo el vuelo tripulado en globo hacia el punto más alejado, gracias a un globo de helio.

A pesar de lo espectacular de esta gran proeza, la caída libre más larga la realizo Eugene Andreev, que, a pesar de realizarla desde una altura menor, con “tan solo” 24.500 metros de caída libre sin paracaídas estuvo más tiempo en el aire.

Eso se debe a que no llevaba ningún traje aerodinámico para ir a más velocidad, cosa que si llevaba Félix.

Quien quiera saber que se siente al realizar un salto así, sin riesgo prácticamente y controladamente siempre puede acudir a alguno de los sitios que ofrecen este servicio, eso si desde una altura muy inferior a la de los records.

Si tu quieres, puedes

Para poner un ejemplo, un salto desde 4,2 km con un monitor anclado a la espalda cuesta 160 euros, un precio accesible para quien lo quiera probar.

Otras opciones serian salto en automático, que sirve para aprender a controlar la caída libre con un paracaídas automático, que se realiza desde 1,2 km y para 4 saltos el precio estaría cerca de los 300 euros.

Si al realizar por primera vez un salto se descubre en él una pasión siempre queda la opción de hacer un curso, con un precio aproximado de unos 1.800 euros y que incluye, a parte de la teoría y el titulo 8 saltos desde una altura de 4,2 km.

Con esta acreditación los saltos libres, sin necesidad de monitor, cuestan solo unos 25 euros, que a la larga sale muy a cuenta. Evidentemente los precios pueden variar dependiendo del lugar, empresa y condiciones, estos son solo una orientación.

Si saltar o bien por problemas de salud o bien porque nos da miedo no entra dentro de la lista de cosas para hacer antes de morir, siempre queda la posibilidad de ir a una gran altura, mediante globo, por ejemplo, y observar el paisaje. Esta actividad es más común, y no tiene tanto riesgo aunque no por ello deja de ser bonita, puesto que se puede observar un amplio paisaje desde una altura considerable y a una velocidad no muy alta. La posibilidad de realizarla depende de la meteorología, a partir de cierto viento pasaría a ser un deporte de riesgo y no tiene que llover. 

Los precios son muy variados, así como la durada e itinerario de las excursiones y el precio puede rondar los 150 euros por persona sin ningún problema, aunque es recomendable.

Otra modalidad, que estaría entre el globo y el salto libre respecto a las emociones, es el ala delta. El objetivo es planear sin motor durante el máximo tiempo posible y para lograrlo se salta desde sitios mínimamente altos y con un equipamiento ligero basado en unas alas.

Actualmente la tecnología ha hecho posible que se puedan realizar vuelos muy largos, aunque la mayoría de los que los aladeltistas suelen saltar desde una montaña cercana y planear el tiempo deseado o se desplazan a alguna cercana.

Para realizar dicha actividad se requiere viento, y unos conocimientos previos. 

Existe también una variante con motor, aunque el merito como deporte consiste en tener el arte como para poder hacerlo sin la necesidad de ningún mecanismo que nos ayude.
El ala delta es más barato, y se puede practicar desde 40 euros aunque varía según el sitio.

Dependiendo del grado de acción que busquemos habrá un deporte que se adapte más a cada uno de nosotros y volar, el sueño de mucha gente, puede convertirse en su deporte favorito o habitual. En cualquier caso, aunque sea para probar solamente una vez que se siente es una experiencia muy recomendable, y dentro de lo que cabe segura, ya que hay pocos accidentes, y menos con monitor.

Como podeis ver una gran variedad de deportes de aventura nos esperan pudiendo hacer lo que más deseemos y buscando el mayor placer, volar muy alto.

El DTV Shredder, fusionando el skate y el segway

De todas las combinaciones locas de máquinas que hemos podido ver a lo largo de la historia, tal vez ésta sea la más loca y a la vez la más alucinante posible.

¿A quién se le ha ocurrido coger un segway y darle la versatilidad de movimientos de un skate? Pues a la empresa canadiense BPG Werks.

Concebido originariamente para uso militar no tripulado y operaciones de rescate, pronto vieron las posibilidades que podía ofrecer su salida al mercado comercial.

Potencia y habilidad unidos

Este pequeño transporte oruga lleva incorporado un motor de gasolina Honda de 4 tiempos y 200 centímetros cúbicos, llegando a alcanzar los 50 kilómetros por hora. Toda una hazaña para un vehículo tan pequeño.

Su gran capacidad de carga, unos 550 gr., y de arraste, unos 200 kg, además de la posibilidad de subir por pendientes de hasta 40º de inclinación, le hace también muy atractivo para la industria, especialmente para la agricultura.

Pero es su diseño de monopatín oruga, su capacidad de realizar acrobacias, de dar saltos y giros en el aire la que le hacen ser un gran vehículo para realizar deporte de aventura.

Todo terreno singular

Además, puede transitar por la nieve, la arena, el hielo y, prácticamente, cualquier superficie gracias a sus «pies» de oruga. Con él no habrá terreno que se nos resista.

Si le agregáramos un Ipad para ir escuchando música y disponer de GPS sería un vehículo magnífico para la conducción por las ciudades. ¿Os imagináis no tener problemas de aparcamiento?

Compacto, potente y manejable

Otra de las peculiaridades que le hace atractivo es su poco peso, 35 kg., y que puede plegarse el manillar para facilitar su transporte. Cabe perfectamente en un maletero.

Este vehículo multifuncional os proporcionará una velocidad aproximada de 50 kilómetros por hora, un radio de giro de unos 120 centímetros y una capacidad de recorrido en suspensión de 3 segundos. La adrenalina fluirá libremente por nuestras venas.

En el manillar se encuentran el acelerador y el freno y con el mango deberemos guardar la estabilidad. Además, el patín es una plataforma giratoria que nos permitirá realizar piruetas y giros.

Libres como el viento

El DTV Shredder es la primera versión comercial y va a revolucionar la idea de la conducción al aire libre, pues es funcional, pequeño, muy potente y fácil de manejar.

Además, sus orugas-tanque nos dan el empuje suficiente para conseguir altas velocidades en cualquier terreno sea la época del año que sea.

No soy David Meca

Nunca voy a ser un Oiarzábal, ni creo que llegue jamás a saber qué es poner un pie por encima de 2.949,33 metros (un tercio de la altitud del Everest). De hecho, a los 2.519 del Naranjo de Bulmes, boqueaba como un pez (lo hacía, de hecho, bastante antes).

No creo que nadie vaya a confundirme, mientras nado, con David Meca ni que sea capaz de atravesar un río muy tranquilo de más de veinte metros de ancho o de hacerme más de un par de largos seguidos en una piscina olímpica.

Path to my Self

¿El Camino de Santiago? Pero si el día que más recuerdo haber caminado fueron del orden de veinticinco kilómetros y acabé tan cansado que apenas podía levantarme al día siguiente. Como para ir desde Sant Jean de Pied de Port (que es donde de verdad comienza el Camino francés) a Santiago de Compostela…

¿Por qué me gustan los deportes de aventura?

En fin, que soy todo lo contrario de un deportista de élite. Es más, posiblemente no puedo siquiera considerarme deportista, salvo que la práctica esporádica me conceda el título. Entonces, ¿por qué me gustan tanto los deportes de aventura que incluso me atrevo a escribir sobre ellos?

Pues porque el deporte es una de las prácticas más populares que pueden darse: todo el mundo tiene el derecho y, a poco que quiera, la posibilidad de practicarlo. No conozco a nadie que, si no tiene una instalación deportiva a mano, no pueda salir a pasear y respirar aire puro o subirse a la bicicleta y disfrutar de paisajes maravillosos.

Enjoying a sunset in Salto, Uruguay

“Límites” es sólo una palabra

Todos podemos practicar algún deporte de aventura, de mayor o menor nivel. Pero no es sólo eso. Interioricemos lo que significa el deporte de aventura: el reto a uno mismo. El decir “con un paso más, me queda un paso menos hasta la meta ¡Vamos!”.  Apretar los dientes e imponerse al vértigo, al miedo a caer. Y, aun habiendo caído, levantarse y reemprender la marcha.

Romper los límites por la mera satisfacción de romperlos… ese es el espíritu del deporte de aventura. Que las barreras, las externas y las que tu mente te impone existan con el único fin de ser superadas.

No: no soy un deportista de élite, no soy un temerario (más bien lo opuesto), estoy terriblemente fuera de forma para poder decir que soy un deportista y, sin embargo, me apasiona el deporte de aventura, al nivel que yo puedo practicarlo, porque no es mero ejercicio, sino una forma de entender la vida.

Deportes de aventura vs. deportes extremos

A veces nos referimos a diferentes actividades deportivas novedosas o de exterior como “deportes de aventura” o “deportes extremos” y hablamos de ellos sin tener mucha idea respecto a las diferencias que existen entre los unos y los otros, lo cual lleva a cierta confusión. En este artículo nos proponemos dar una clara definición de cada uno y establecer lo más claramente posible las diferencias entre ellos.

Los deportes de aventura serían aquellas actividades desarrolladas en contacto con la naturaleza que implican un desafío personal (físico o psicológico) en un entorno de riesgo controlado. Los deportes extremos, por su parte, también suelen ser desarrollados en exterior, pero dan mayor importancia a la variable “riesgo” implicada; cuanto más peligro y más adrenalina, mejor.

Seguir leyendo Deportes de aventura vs. deportes extremos