Deportes de Aventura relacionados con: deportes de aventura

Deportes de aventura en Nueva Zelanda

Bungy, paracaidismo, espeleología, descenso de barrancos son todas las actividades de aventura que ofrece Nueva Zelanda, con un telón de fondo de paisajes asombrosos.

Bungy

Para muchos visitantes, puenting en Nueva Zelanda se ha convertido casi en un rito de paso.

En la década de 1980, un par de kiwis pequeños, AJ Hackett y Henry van Asch, configuraron la primera operación bungy comercial de Nueva Zelanda, con un salto del histórico desde Puente de Kawarau cerca de Queenstown. Desde entonces, Nueva Zelanda se ha convertido en el hogar de bungy.  

En todo el país se puede saltar de puentes, subidas, viaductos de ferrocarril, plataformas hechas especialmente en el borde de los acantilados, y los techos del estadio.

El Nevis Bungy es el más alto y consiste en una increíble caída de 134 metros. También se puede dar un salto fuera del Auckland Harbour Bridge contra el telón de fondo el hermoso puerto de Waitemata.

Todos los días de la semana los lugareños y los turistas disfrutan de la experiencia de un bungy entre impresionantes paisajes.

Puenting sigue siendo una de las actividades de ocio más populares y reconocidas de Nueva Zelanda.

Paracaidismo

Es una de las actividades de aventura más populares de Nueva Zelanda. No hay nada como el paracaidismo de pura adrenalina y aventura, y no hay lugar como Nueva Zelanda para hacerlo. 

Los magníficos paisajes de este país adquieren una nueva dimensión cuando se está a 12.000 pies en el aire.

Paracaidismo en el lago Wanaka y Queenstown dejará ver a partir de la inmensidad de la Central High país Otago a las montañas nevadas que rodean los lagos como joyas.

En el otro extremo del país, un la bahía de Plenty Rotorua el paracaidismo o vuelo mostrará aguas relucientes y paisajes volcánicos.

Hay muchas operaciones de paracaidismo en toda Nueva Zelanda y todos los saltos en tándem.

Los paracaidistas experimentados guían paso a paso que hacer en el salto y lo que se puede esperar. Si se es un paracaidista es necesario llevar la licencia.

Jet

Barco Jet es adecuado para todas las edades y niveles de condición física y se puede disfrutar durante todo el año.

La lancha fue desarrollado en la década de 1960 por un agricultor de Nueva Zelanda llamado William (Bill) Hamilton, para permitir la navegación de los ríos poco profundos Canterbury.

Sin embargo, los emprendedores neozelandeses pronto se dieron cuenta de su potencial como una actividad de aventura.

En Nueva Zelanda un paseo en barco Jet podrá hacerse pasando por gargantas estrechas, casi rozando las paredes rocosas escarpadas, o casi rozando la superficie de los canales de agua que serpentean a través de los bancos de guijarros de ríos trenzados.

Algunos de los viajes más emocionantes están disponibles cerca de Queenstown y Canterbury.

Otras áreas incluyen la Buller y regiones Makarora en la Isla del Sur y los ríos Rangitaiki, Whanganui y Waikato en la Isla Norte.

Rafting

Los ojos muy abiertos por los rápidos turbulentos, describen el rafting que cubre el espectro completo de aventura.

El interior de las montañas de Nueva Zelanda contiene una gran cantidad de ríos caudalosos que corren por los bosques hasta el mar.

El 1 º grado los ríos ofrecen aguas relativamente tranquilas, mientras que el 5 º grado es considerado como un deporte extremo. Viajes que van desde un par de horas hasta cinco días están dirigidas por guías de rafting calificados que cumplan con los códigos de seguridad. Se proporciona todo el equipo y ropa especial.

El Rafting en los ríos de la Isla del Norte se encuentra principalmente en las zonas de la costa este central de la Bahía de Plenty y la Bahía de Hawke.

En la Isla del Sur, se tiene la oportunidad de probar el rafting en torno a la ciudad turística de Queenstown, Christchurch y en la costa oeste.
Algunas experiencias incluyen un helicóptero combinado y rafting. También puede probar el rafting agua negra a través de cuevas subterráneas.

Espeleología

Waitomo es a menudo la parte superior de la mente cuando se piensa en espeleología, en Nueva Zelanda, sin embargo, hay muchos sitios de espeleología impresionantes de todo el país para explorar.

Los espeleólogos dicen que Nueva Zelanda tiene uno de los sistemas de espeleología más difíciles y espectaculares del mundo, pero incluso espeleólogos por primera vez se puede disfrutar de este paisaje subterráneo.

Las experiencias de espeleologías van desde una deriva de ensueño a través de una gruta luciérnaga a una bulliciosa, cuerda-colgando aventura subterráneo, llena de acción.

En la isla del norte es la zona espeleología más conocida es Waitomo Caves en la región de Waikato.

Hay cuevas que sólo tiene que caminar a través, hay cuevas en las que se puede flotar (lo que se llama agua negro de rafting), y hay cuevas que requieren rappel, escalada y apretando.

Los operadores experimentados aquí saben cómo te conviertes en un espeleólogo en un solo día.

La Isla del Sur tiene varias áreas espeleología Nelson, Fiordland y en la costa oeste. Agujero de Harwood, justo al lado de la carretera principal de Motueka-Takaka en la región de Nelson, es la sima más profunda en el hemisferio sur.

¡Sumérgete!! 2ªparte

A lo largo del siglo XX se han ido inventando diferentes instrumentos para que el buceo sea más seguro y más práctico. En la década de los 30, se desarrollaron objetos como las aletas, la máscara para cubrir la cara y la nariz y el tubo para poder respirar. Pero en realidad, una gran revolución en el mundo del buceo fue el idear un objeto que marcaría un antes y un después en el mundo submarino: la escafandra.

Gracias a que el investigador francés Le Pier la inventó y patentó en 1933, los buceadores han podido desde entonces disfrutar de este deporte gracias a la botella de aire de alta presión

Partiendo desde esa base, todos los avances han sido para facilitar el uso, mejorar la técnica, los buzos… hasta que incluso, han podido llegar a sumergirse hasta los 400 metros de profundidad. Un lado, un pantano o el mar pueden ser lugares perfectos para prácticas este deporte y pasar un buen rato.

En todo caso, tenemos que tener en cuanto que no es un medio fácil y conocido para los humanos. No estamos acostumbrados a ese ambiente, a movernos por esos lares, por eso deberemos tener toda las precauciones y, por supuesto, respetar todo aquello que tiene que ver con ese fascinante mundo natural. 

Lo que el submarinismo ha aportado a la sociedad

El sumergirse y desconectar del mundo exterior, no sólo es algo divertido y sano de practicar, es muchísimo más. El buceo ha descubierto tesoros escondidos en el fondo del mar, ha aportado información sobre materiales, restos arquitectónicos, ha sido una gran fuente de información científica… y cada día sigue ofreciéndonos respuestas a muchas preguntas de la humanidad.

Qué aporta el buceo a nuestro estado de salud:

• El buceo, al igual que la natación es el deporte que más grupos de músculos ejercita. Se puede decir por tanto, que es el deporte más completo.

• Además ayuda a que nuestros pulmones tengan más capacidad y ayuda a mejorar las funciones psicomotrices. 

 Bucear aporta relajación y tranquilidad. El cansancio hace que nos relajemos y tengamos un mejor descanso.

Requisitos de la persona para aprender a bucear

• En el buceo es importante conseguir equilibrar la forma física con el control de la mente. De esa manera conseguiremos relajarnos y disfrutar del buceo.

• Es indispensable que la persona que lo practique con cierta asiduidad, acuda al médico periódicamente para hacerse una revisión de su estado de salud. Sobre todo tendremos que tener en cuenta el estado de nuestro corazón, pulmones, oídos y vías respiratorias.

• Es indispensable que nuestra forma física esté perfecta, porque es un deporte muy exigente. Por ello, tendremos que tener en cuenta si somos capaces de: nadar bien, ser capaces de echarle una mano a un compañero en caso de emergencia o saber responder ante situaciones que no se prevén.

 

 

Contra más alto mejor!!

Los que realizan algún deporte de aventura buscan, aparte de pasarlo bien, emociones como mas fuertes mejor.

Uno de los deportes que más sensaciones puede dar seria cualquiera que nos permita volar. Lo que se intenta es  ir como mas alto mejor y luego, bajar, normalmente en paracaídas.

Algunos records para recordar

El 2012 Félix Baumgartner, paracaidista y ex militar de 44 años,  consiguió establecerse como el más famoso, ya que batió tres records en un solo salto gracias a la empresa Red Bull, Austríaca como él.

Llevaban trabajando en este proyecto desde 2010 y el principal objetivo era ser el primer paracaidista en romper la barrera del sonido.

Los resultados fueron muy positivos: además de no recibir ningún daño ni en las dos pruebas previas ni en la final y de cumplir el objetivo de romper la barrera del sonido, a una velocidad de 1342 km/h durante los primeros 40 segundos, consiguió hacer la caída libre desde el punto más alto jamás registrada, a 39.045 metros para hacerse una idea, el anterior record estaba en 31.333 metros.

También realizo el vuelo tripulado en globo hacia el punto más alejado, gracias a un globo de helio.

A pesar de lo espectacular de esta gran proeza, la caída libre más larga la realizo Eugene Andreev, que, a pesar de realizarla desde una altura menor, con “tan solo” 24.500 metros de caída libre sin paracaídas estuvo más tiempo en el aire.

Eso se debe a que no llevaba ningún traje aerodinámico para ir a más velocidad, cosa que si llevaba Félix.

Quien quiera saber que se siente al realizar un salto así, sin riesgo prácticamente y controladamente siempre puede acudir a alguno de los sitios que ofrecen este servicio, eso si desde una altura muy inferior a la de los records.

Si tu quieres, puedes

Para poner un ejemplo, un salto desde 4,2 km con un monitor anclado a la espalda cuesta 160 euros, un precio accesible para quien lo quiera probar.

Otras opciones serian salto en automático, que sirve para aprender a controlar la caída libre con un paracaídas automático, que se realiza desde 1,2 km y para 4 saltos el precio estaría cerca de los 300 euros.

Si al realizar por primera vez un salto se descubre en él una pasión siempre queda la opción de hacer un curso, con un precio aproximado de unos 1.800 euros y que incluye, a parte de la teoría y el titulo 8 saltos desde una altura de 4,2 km.

Con esta acreditación los saltos libres, sin necesidad de monitor, cuestan solo unos 25 euros, que a la larga sale muy a cuenta. Evidentemente los precios pueden variar dependiendo del lugar, empresa y condiciones, estos son solo una orientación.

Si saltar o bien por problemas de salud o bien porque nos da miedo no entra dentro de la lista de cosas para hacer antes de morir, siempre queda la posibilidad de ir a una gran altura, mediante globo, por ejemplo, y observar el paisaje. Esta actividad es más común, y no tiene tanto riesgo aunque no por ello deja de ser bonita, puesto que se puede observar un amplio paisaje desde una altura considerable y a una velocidad no muy alta. La posibilidad de realizarla depende de la meteorología, a partir de cierto viento pasaría a ser un deporte de riesgo y no tiene que llover. 

Los precios son muy variados, así como la durada e itinerario de las excursiones y el precio puede rondar los 150 euros por persona sin ningún problema, aunque es recomendable.

Otra modalidad, que estaría entre el globo y el salto libre respecto a las emociones, es el ala delta. El objetivo es planear sin motor durante el máximo tiempo posible y para lograrlo se salta desde sitios mínimamente altos y con un equipamiento ligero basado en unas alas.

Actualmente la tecnología ha hecho posible que se puedan realizar vuelos muy largos, aunque la mayoría de los que los aladeltistas suelen saltar desde una montaña cercana y planear el tiempo deseado o se desplazan a alguna cercana.

Para realizar dicha actividad se requiere viento, y unos conocimientos previos. 

Existe también una variante con motor, aunque el merito como deporte consiste en tener el arte como para poder hacerlo sin la necesidad de ningún mecanismo que nos ayude.
El ala delta es más barato, y se puede practicar desde 40 euros aunque varía según el sitio.

Dependiendo del grado de acción que busquemos habrá un deporte que se adapte más a cada uno de nosotros y volar, el sueño de mucha gente, puede convertirse en su deporte favorito o habitual. En cualquier caso, aunque sea para probar solamente una vez que se siente es una experiencia muy recomendable, y dentro de lo que cabe segura, ya que hay pocos accidentes, y menos con monitor.

Como podeis ver una gran variedad de deportes de aventura nos esperan pudiendo hacer lo que más deseemos y buscando el mayor placer, volar muy alto.

Tipos de rafting

Rafting es un deporte para todos, desde familias que buscan un poco de emoción a los amantes del aire libre. La clave para tener un buen momento es elegir la clase correcta de aguas bravas para usted.

Al igual que los diferentes grupos de personas pueden tener diferentes capacidades y experiencia con el rafting, hay diferentes niveles de aguas bravas. La elección de la mejor racha de su grupo puede hacer con la ayuda de un experimentado guía de rafting y hará que su viaje de rafting en aguas bravas más agradable.

Hay seis clases de rafting rápidos: Clase I-VI. A continuación se muestra una descripción de cada clase para que pueda determinar el curso adecuado para usted.

Clase I

Clase I es la más fácil de las clases de aguas blancas, con aguas relativamente tranquilas. Rafting en una clase que no requiere experiencia en rafting. No hay muchos obstáculos, y el río es ancho. Algunas empresas de rafting de aguas blancas se permita que los niños pequeños, incluso de apenas dos años de edad, al estar en una clase que transporta viaje en balsa.

Clase II

Clase II bravas también se ejecutan a través de canales de ancho y son los piragüistas principiantes. Puede haber algunas rocas u otros obstáculos, pero son fáciles de evitar. Muchas empresas de rafting de aguas blancas se iniciará un grupo principiante a cabo en la clase II bravas.

Clase III

Clase III es para palistas experimentados. Clase III rafting puede tener rocas, las olas y las pequeñas gotas. Clase III requiere maniobras pesadas, a veces en una corriente rápida. Lo mejor es estar en un grupo cuando el rafting clase III, en caso de que una persona se debe salir y necesita ayuda para llegar de nuevo a la balsa.

Clase IV

Clase IV es para aquellos con experiencia en rafting. Se trata de una carrera de avanzada, a menudo con las olas, las rocas y caídas significativas. Clase IV generalmente requiere de exploración para evitar obstrucciones.

Clase V

Clase V es muy difícil. Rapidos en clase V en aguas pasará mucho tiempo y requieren maniobras experto. Rapidos pueden tener grandes olas que puede ser difícil o imposible de evitar. Los remolinos pueden ser pequeñas o difíciles de alcanzar. Rescate puede ser difícil si la persona debe salir de la balsa.

Clase VI

Estos son los rápidos más difíciles. A menudo, la clase VI aguas blancas no se han viajado con frecuencia, es decir, aquellos que lo intentan están tomando un gran riesgo. Rescatar a una persona tirado por la borda puede ser imposible en la clase VI, ya que el río es impredecible y muy peligrosa. Sólo un grupo de expertos debe tratar de una clase VI.

4 deportes de riesgo y aventura para pasarlo en grande

Los deportes de riesgo se han convertido en una experiencia liberadora para muchos de nosotros. Necesitamos correr, caer, volar, sentir, pedalear y superar nuestros límites para seguir manteniéndonos jóvenes y vivir la vida a tope. No sólo los jóvenes y los adolescentes. También los padres y aventureros ya entrados en años desean huir de las rutinas urbanas y vivir en sus propias carnes la efervescencia del rafting, la locura de descender por un barranco o dejarse caer por los ríos tumbados sobre un trineo flotante.

deportesderiesgoyaventura

En este artículo nos gustaría hablarte de estos cuatro deportes extremos (rafting, barranquismo, hidrospeed y descenso en bicicleta) y sus peculiaridades por si tú también te animas a soltar adrenalina y pasar un rato divertido junto a tus amigos mientras desafías a la naturaleza.

Cuatro deportes de riesgo que deberías practicar

Entre los diferentes tipos de deportes de riesgo y aventura, encontramos muchos y de muy diversas clases. Todos tienen en común que permiten soltar adrenalina, poner nuestro corazón a 100 y disfrutar al máximo del ocio. Si te gustan las emociones fuertes, este tipo de actividades está pensado para ti.

Rafting

También conocido como balsismo, consiste en descender un río, normalmente en kayak o canoa. Se trata de recorrer los cauces río abajo, muchas veces pasando por los rápidos, donde se producen los mayores momentos de diversión.

Barranquismo

Es la variante quizás más conocida. También se le llama canyoning, ya que en muchas ocasiones el descenso (con cuerda) se produce en los cañones de los ríos, pudiendo pasar por cascadas o zonas secas. Lo bueno de este deporte de aventura es que se practica un poco de todo: la concentración, la técnica, caminar, destrepar, nadar, etc.

Hidrospeed

Es un juego recreativo muy parecido al rafting, pero en lugar de usar un kayak, desciendes en una especie de trineo individual, movido por aletas de buceo. La diferencia fundamental es que aquí no sólo te salpicas, sino que directamente te tienes que mojar las extremidades y los pies.

Descenso en bicicleta

A diferencia de los otros tres, no se trata de un deporte acuático, pero sí de riesgo, en tanto que consiste en descender en bicicleta BTT por laderas de alta pendiente. Si te encantan los descensos de infarto, uno de los sitios donde puedes encontrar circuitos para practicar es en el Bike Park GrandValira, en Soldeu.

¿Cuál de estas cuatro actividades te suena más divertida? ¿Todavía no te has atrevido a vivir al límite practicando un deporte extremo?

Tirolesa para todos

Pocas cosas golpean surcando el aire en un cable sobre los bosques ricos, ríos burbujeantes y fauna nativa. Con la adrenalina mientras se desliza por encima de paisajes impresionantes, difícilmente va a preocuparse por lo lejos que se está de la tierra.

La tirolesa

El concepto de tirolesa – que hoy es todo un emocionante viaje de aventura – fue en realidad concebida por necesidad. El transporte de combustible por gravedad mediante cables y poleas roscadas entre dos puntos fue creado por los trabajadores y residentes que necesitaban para transportar rápidamente a las personas y suministros a través de cañones, ríos y otras zonas intransitables en las regiones remotas de China, la selva tropical de CostaRica, y el australiano Outback.

La tirolesa se está convirtiendo rápidamente en una de las actividades de más rápido crecimiento en turismo de aventura. Su pico de popularidad puede atribuirse a Costa Rica a mediados de la década de 1990.

También conocido como zorro volador, foefie diapositivas, tirolina, pista aérea, o de la cuerdaaérea.

Hoy en día, puede encontrar en todo el mundo, los tours de tirolesa. Hay más de 700 cursos de tirolesa en todo el mundo.

 

Los mejores lugares

Aquí, mostramos 10 tours tirolesa y cursos en una variedad de ubicaciones y niveles de intensidad:

  1. Nicaragua: Ideal para aquellos que quieran una vista explosiva del volcán Mombacho. Se extiende entre 17 plataformas.

  • California: El Wild Animal Park de San Diego Zoo es la tirolesa más larga de los EE.UU. continental. Desde esta tirolesa  puede observarse los animales exóticos del parque, así como el Valle de San Pasqual.

  • Lago Grande, New Hampshire y Florida: Son perfectos para una aventura de tirolesa en familia, porque están diseñados para que los clientes pueden elegir a sus niveles de desafío personal.

  • Montaña Mística, Jamaica: Cubre más de 100 hectáreas y más de 700 metros sobre el nivel del mar. Se funde con un ecosistema diverso de fuentes naturales, follaje tropical, árboles nativos y una gran variedad de especies de aves coloridas.

  • La aventura con un exclusivo recorrido aéreo de Jamaica a través de exuberantes bosques tropicales, un viaje telesilla sobre el campo, una aventura en tirolesa a través de copas de los árboles.

    Aquí se verá una cultura de la isla y el centro de la herencia, así como restaurantes cima de la montaña y tiendas.

    1. Monteverde, Costa Rica: situado en el Bosque Nuboso de Monteverde en Costa Rica. La vida silvestre en Monteverde incluye el jaguar, el ocelote, el tapir de Baird, tres Pájaro Campana, pájaro sombrilla y más.

    2. Virginia Occidental: Se ubica al sur de Virginia Occidental y el recorrido de una milla de largo es el primero de clase mundial tirolesa. Se encuentra en un terreno que es el hogar de venados de cola blanca y oso negro, así como muchas otras especies de animales y flora naturales.

    3. Alaska: La tirolesa se ubica el Bosque Nacional de Tongass en Juneau, Alaska, en la selva tropical y la expedición de tirolesa.

    4. Columbia Británica: Se conocerá el valle de la antigua selva que divide las montañas Whistler y Blackcomb. Es una de las tirolesas más altas y largas de todas. La cremallera tienen hasta 2,000 pies de largo y 200 pies por encima del suelo de los bosques que alcanzan velocidades de 80 kilómetros por hora.

    5. St. Cloud, Florida: Escapar lejos de las multitudes de los parques temáticos de Orlando a experimentar una experiencia de tirolesa en Florida.

    Este tour dura 2,5 horas y se eleva 55 metros sobre el suelo encima de los arroyos naturales, humedales y un bosque de cipreses antiguos. La aventura comienza con una caminata a lo largo de un tramo escénica del rastro Florida, uno de los ocho senderos nacionales en los EE.UU.

    Aquí se volará a través de los bosques de pinos y pantanos, hogar de más de la fauna nativa de la Florida, incluyendo caimanes, osos negros, venados de cola blanca y la pantera de Florida, en peligro de extinción.

    1. Parque Nacional Rocky, Colorado: Desde aquí se pueden ver los picos nevados de las majestuosas Montañas Rocosas, una zona ribereña (humedales) y Wind River por debajo.

    También está rodeado de muchos poderosos pinos. Siempre existe la posibilidad de ver alces, ciervos, zorros y otros animales de la montaña rocosa, estando en la tirolesa.

    Esta tirolesa tiene una plataforma de inicio 20 pies en el aire. Pero se pueden llegar a una altura máxima de 35 metros y cremallera a 30 mph más de 800 metros de ancho. La cremallera está disponible para adultos y niños mayores de 12 años.

    Lleida pretende atraer el turismo ruso a través de rafting

    La Diputación de Lleida ha organizado una bajada en rafting para un grupo de guías turísticos procedentes de Rusia. Los representantes del touroperador Natalie Tours han probado de primera mano aquello que se espera que resulte un nuevo atractivo de la provincia ilerdense para los visitantes del país eslavo: los deportes de aventura en el río Noguera Pallaresa.

    El objetivo último del descenso era que los guías valorasen la posibilidad de incluir este tipo de actividades relacionadas con el deporte de aventura en Lleida en los diferentes catálogos de excursiones que ofrecen a sus clientes en Rusia cuando éstos solicitan visitar la Costa Dorada o la Costa Brava.

    Lleida pretende atraer el turismo ruso a través de rafting

    Según la agencia de noticias Europa Press, en este viaje de reconocimiento, organizado por la Diputación, ha tomado parte NTIncomnig, una agencia con la que trabajan y en él ha colaborado la Associació d’Esports d’Aventura (Asociación de Deportes de Aventura).

    La Diputación provincial, implicada con el turismo

    La iniciativa es consecuencia del trabajo de la Diputación y de que ésta mantuviera contactos directos con la agencia de viajes Natalie Tours a través de algunas ferias, entre las que se encuentra la MITT moscovita.

    Por su parte el presidente de órgano provincial ilerdense, Joan Reñé, ha recodado que hace apenas unas semanas el Foro Empresarial Catalunya Rusia ha mantenido una reunión con la máxima responsable del touroperador, Natalia Vorobieva para, entre ambas partes, buscar líneas de colaboración.

    Contactos intensos con Rusia

    Reñé ha señalado que entre los muchos atractivos de las comarcas ilerdenses están la nieve, el agua o el patrimonio artístico, natural y cultural. Asimismo, ha recordado que casi un tercio de los contactos de carácter comercial que se hacen entre España y Rusia se llevan a cabo a través de la comunidad autónoma de Cataluña.

    Natalie Tours es el más importante touroperador ruso que tiene presencia y trabaja en Cataluña. De hecho, aproximadamente la mitad de los turistas procedentes de Rusia visitan esta región a través de esta compañía.

    Muchos y muy variados atractivos

    Cabe recordar que no sólo el descenso de aguas bravas (rafting) es un argumento para visitar la provincia leridana. Así, y visitando sólo un de sus comarcas, el Valle de Arán, por ejemplo, podemos disfrutar, sí, del agua pero también de maravillosas rutas senderistas o de la nieve de maravillosas estaciones pirenaicas como la célebre Baqueira Beret.

    El de la zona, es un conjunto de atractivos ahora más cercano al turismo del Este europeo gracias, entre otras, a iniciativas como ésta.

    Preparándose para el invierno: Speedriding y Skibobbing

    Ya se huele la proximidad de la nieve en las montañas y eso significa sacar los plumas, gorros y bufandas del fondo del armario e ir pensando en qué deporte hacer durante la estación de invierno.

    Nunca es tarde para decidirse a realizar alguna actividad relacionada con la nieve o el hielo, desde las más fáciles y familiares como el descenso en trineo hasta los deportes más arriesgados en los que la habilidad y la velocidad van de la mano.

     

    Cada vez hay más modalidades de deportes con los que disfrutar esos momentos de comunión con las laderas blancas de nieve. Hoy os vamos a comentar dos de ellas, el speedriding y el skibobbing.

    Cielo y tierra unidos

    El speedriding es una combinacióSpeedridingn de parapente y esquí, mezclando lo mejor del ambos deportes: la velocidad y el vuelo. Es un deporte ideal para aquellos buenos esquiadores que, tras la temporada invernal, cambian volar por la nieve por volar por los cielos.

    Para practicar este deporte se debe de tener más de 14 años (si se es menor de edad habrá de presentar una autorización del padre o tutor legal), un nivel de esquí que le permita bajar por pistas rojas sea cual sea el estado de la nieve.

    Cabalgando por la nieve

    El speedriding se practica fuera de pista, con un equipo de freeride y una campana especial similar al parapente pero de superficie más reducida, hecha especialmente para practicar este deporte. Su reducido tamaño permite reacciónar más rápida y ágilmente, con lo que la sensación de volar es mucho más espectacular.

    Para practicar este deporte de riesgo no es necesario ser ningún campeón de esquí ni tener unas habilidades especiales en parapente, basta con saber esquiar fuera de las pistas y tener unas nociones simples de vuelo en parapente, ya que las alas utilizadas en el speedriding son mucho más simples de utilizar.

    “Pedaleando” sobre la nieve

    Tal vez no se pueda considerar al skibobbing un deporte de riesgo, pero sí resulta un deporte de aventura para aquellas personas con problemas de movilidad que les dificultan o impiden disfrutar de los paseos en esquís. Cada vez más conocido y utilizado, en sus orígenes era un medio de transporte habitual en los Alpes.

    Se trata de una bicicleta con unos esquíes acoplados en vez de las típicas ruedas, inservibles en este escenario. Con un manejo sencillo, no requiere gran forma física, pues el esfuerzo que se realiza es muchísimo menor que el que se requiere para esquiar de manera tradicional.

    Hovercraft, deslizándose a 23 centímetros del suelo

    El hovercraft o aerodeslizador es uno de los vehículos más versátiles de aventura. Fácil de manejar y con capacidad desde una a varias personas hará las delicias de todos.

    Debido a que no toca el suelo, puede utilizarse por cualquier superficie, ya sea agua, tierra o nieve. Siendo por ello uno de los vehículos preferidos por los servicios de rescate en mar y montaña.

    Su funcionamiento se debe a la fuerza de los chorros de aire contra el suelo que hace que se eleve alrededor de 23 centímetro del suelo. Técnicamente se considera una aeronave, ya que se desliza totalmente por el aire.

    Suavidad en el desplazamiento

    La experiencia de pasar del agua a tierra sin transiciones es uno de los mayores atractivos de este tipo de vehículos. Los paseos no se verán detenidos por un tener que esquivar una planicie de arena.

    En La Coruña podemos disfrutar de paseos en hovercraft en los embalses de Fervenza y en el de Portodemouros. Dos espacios naturales enclavados en parajes verdes y majestuosos que nos ofrecen muchos lugares para descubrir.

    Conducirlo nosotros mismos

    Además de los típicos paseos con alguien guiando la embarcación, podemos asistir a clases de conducción y así poder alquilarlo para toda la jornada y deslizarnos a nuestro aire por cualquier parte.

    Si lo que nos gustan son los deportes de invierno también podemos utilizar un hovercraft para dar largos paseos por los campos nevados. La visión del paisaje nevado deslizándose a nuestro alrededor sin sentir las sacudidas típicas que producen las motonieves hará que disfrutemos doblemente del viaje.

    Volando sobre la nieve

    Con estos vehículos podremos no sólo pasear por la nieve, sino aprovechar la posibilidad de adentrarnos en lagos sin temor a hundirnos. Además, la facilidad de su conducción les hace muy populares.

    El viento en la cara, la magnífica estabilidad, la versatilidad de terreno, todo confluye para que disfrutemos de una estupenda aventura.

    Hacia el futuro

    Una de las últimas novedades que se están probando en los hovercraft es la implementación de alas. Este nuevo diseño le da la posibilidad de levantarse del suelo unos 60 centímetros y de alcanzar velocidades de más de 100 km/h.

    Desde el 2010 se viene trabajando en este tipo de mejoras y poco a poco se van consiguiendo resultados que hacen del hovercraft un vehículo a tener en cuenta para el desplazamiento por terrenos desiguales en los que los vehículos convencionales no se pueden utilizar.

    El sentir de un pájaro

    Sentir en algún momento la necesidad de volar, de tener alas para escaparte lejos o simplemente experimentar la sensación de estar por encima de las nubes. Sentir que todo lo que tienes alrededor no es nada, pensar que eres un pájaro y que puedes volar muy alto, el que todo bajo tus pies es invisible para ti y sólo existes tú.

    Pensar que sólo tú eres importante y que no existe ningún problema a tu alrededor. Hablar de sentimientos cuando todo lo que te rodea es material. Alguna vez nos hemos querido sentir libres con la necesidad de volar… y cuanto más alto, mejor.

    Ahora es más fácil que pensar en todo eso.

    El Wingsuits es un traje que con el paso del tiempo se ha ido modificando desde 1930 hasta el día de hoy.  Un traje muy especial que nos permite no sólo volar sino aumentar considerablemente nuestra ascensión variando únicamente nuestro eje.

    Para ello, lamentablemente  han tenido que morir desde aquel entonces muchos pioneros que poco a poco han ido limando en cada uno de los aspectos la seguridad del traje para que muchos podamos realizar el sueño de volar.

    De locura a deporte

    El primer traje fiable se fabricó en 1997 y lo presentó el paracaidista Patrick de Gayardon. Un año después y cuando todo parecía haber ido estupendamente, probando un nuevo modelo que al parecer tenía un defecto en el diseño, falleció.

    Tras muchos intentos, otro hombre llamado Begic crearía la primera empresa que fabricaría trajes de Wingsuits bajo el nombre de Birdman Inc, consiguiendo así una modalidad de deporte extremo. 

    Salida, vuelo y aterrizaje

    La caída puede realizarse desde un avión, un acantilado o una montaña, pero necesariamente se tendrá que disponerse de un paracaídas al final el descenso.

    Esta caída está formada básicamente por 3 aspectos:

    – La salida.

    – El vuelo.

    – El aterrizaje.

    En este deporte, y con la necesidad de este traje, podremos variar fácilmente la velocidad de bajada, la orientación e incluso la línea de trazada. Con ello, conseguir ser Supermán por un día o volar como si de un ave se tratase es posible. Sólo falta disponer de un traje de estos, tener algo de dinerito para que te instruyan desde alguna de las varias compañías que se dedican a la enseñanza de este tipo de vuelo y a ¡volaaar muy alto!

    Espero que os haya gustado este post y quién sabe si algún día, nos veremos por las alturas.