Deportes de Aventura relacionados con: deportes acuáticos

River SUP

Últimamente parece ser que no surgen nuevas formas de practicar un deporte, pero por casualidad he encontrado uno que me ha resultado interesante y bonito de practicar.

Es diferente a lo que estamos acostumbrados a llamar deporte de aventura. Es el entorno, la manera de practicarlo y en las circunstancias en las que debe realizarse, lo que en conjunto hace que lo consideren como un deporte de aventura, en toda regla.

Es fácil, es practicable para personas de cualquier edad y que dispongan que cualquier condición física. Se trata de descender en una tabla de surf por un determinado tramo de un río. Sólo nos ayudaremos de una pala para poder dirigir la dirección y coger cierto impulso ¡Tampoco demasiado!

Deporte originario de la Polinesia

Es algo similar y está inspirado en el stand up paddle. Ésta es una antigua forma de deslizamiento en la que el navegante utiliza un remo para desplazarse por el agua mientras permanece de pie en una tabla de surf que nació en los pueblos polinesios.

Desde el año 2000, muchos surfistas de Hawai comenzaron a hacer SUP como la manera más natural de entrenarse para sus competiciones. Esta nueva variante del surf les permitía entrenar y salir al agua sin olas ni viento.

Este nuevo deporte, surgido de tal variedad, consiste en bajar de pie por un río encima de una tabla de surf. Sería como caminar por las aguas de un bonito río. Estamos acostumbrados a recorrer en diferentes artilugios el río, como por ejemplo en kayak, y esta nueva forma de desplazarse consigue obtener una vista tranquila y relajada del río sin tener prisas ni agobios.

No se necesita previamente tener un equilibrio estupendo, ya que para practicar este novedoso deporte, utilizamos tablas suficientemente anchas y así de esta manera al colocar los pies uno al lado de otro, llegaremos a encontrar en pocos segundos el punto de estabilidad necesario.

Como podemos imaginar el tramo en el que descenderemos deberá ser de aguas tranquilas, aunque ciertamente con algo de corriente. Algo que llama también mucho la atención es que durante ciertos tramos del descenso, nos situaremos tumbados en la tabla para remar de manera continua con las manos. De ahí que tenga mucha similitud con el surf.

El tramo a descender será de unos 6 kilómetros, en los que tardaremos entre 1 hora y media y 2 horas como mínimo.

Es tan divertido su realización que el tiempo se nos pasará volando ya que es excitante cada metro que se recorre por este río. Mencionar que antes de nada, profesionales del deporte han estado testando cada uno de los movimientos que se realizan durante todo el trayecto.

Sin más, espero que os animéis a practicarlo, aunque ahora, la verdad, es que hace un poquito de frío para ello.

Natación en aguas abiertas

El ser humano parece empeñado en buscar y superar sus límites. La prueba puede encontrarse en deportes como éste del que hablamos: la natación en aguas abiertas, que podemos definir como aquélla que tiene lugar en láminas de agua al aire libre, como océanos y lagos.

Por hacer un poco de Historia, podríamos decir que esta disciplina parte del día tres de Mayo de 1810, cuando Lord Byron cruzaba a nado los varios kilómetros que separa çeurop de Asis por el Estrecho de Los Dardanelos.

aguas abiertas

En cuanto al currículum olímpico de este deporte, en la primera edición de los Juegos modernos, en Atenas, en 1896, las competiciones de natación tuvieron lugar en aguas abiertas. Ya en 2000, de nuevo en la capital griega, las olimpiadas incluían por primera el triatlón, con 1.500 metros de nado en aguas al aire libre. Ya en 2008 se incluía una carrera en aguas abiertas de diez kilómetros.

Diferentes distancias

Cabe añadir que la Federación internacional de Natación (FINA) reconoce oficialmente tres distancias de competición: cinco, diez y veinticinco kilómetros nadados en aguas abiertas. Éstas son las pruebas que se disputan en los campeonatos del mundo.

Por supuesto, como cualquier deporte, éste requiere sus técnicas. Por ejemplo, aunque no se exige un estilo de natación en concreto, los practicantes suelen usar el crawl o estilo libre, en tanto en cuanto es el más eficiente si comparamos el esfuerzo con el avance. Tal efectividad la demostraba Gertrude Ederle, la primera mujer que cruzaba el Canal de la Mancha y lo hacía pulverizando el que entonces era récord del mundo por más de dos horas.

¿Cómo orientarnos en el agua?

Una curiosidad: teniendo en cuenta que el nadador lleva la cara a ras del agua y que las olas no le dejan ver casi nada ¿cómo puede orientarse el deportista? Pensemos que las olas y las corrientes pueden muy bien desviar al nadador de su trayectoria.

Es cierto que en las competiciones suelen colocarse boyas para que los deportistas no se pierdan, pero, incluso así, estos elementos son poco visibles, por estar al altura del agua, por a escasa percepción que permiten las gafas y porque las olas irrumpen en el campo de visión ¿Qué hacer, entonces?

Pues recurrir a la trigonometría: el competidor toma dos puntos de referencia que estén alineados cuando sigue la ruta correcta, por ejemplo, un faro y un poste repetidor: mientras uno no tape  al otro, estará nadando en la dirección buena.

Aparte de una curiosidad que no hemos querido resistirnos a comentar, sirva este artículo domo introducción a una disciplina de la que no tardaremos en volver a tener noticias

Vuelta náutica a Galicia por la costa de las rías

Entre las muchas aficiones y deportes que practico está este: navegar en barco de vela. No hay mejor ejemplo que la propia experiencia, es por ello que hago una inmersión en mis recuerdos para poderles explicar como fué esta grata experiencia.

Mi historia

Eran las 2.45 de la mañana de mediados del mes de julio cuando tomamos la bolla verde de la bocana del puerto del Ferrol , habíamos salido del Club Náutico  de Sanjenjo a las  9 de la mañana, el viento entablado del Nordeste que levanta una ola corta y persistente de 1.50 m de seno a cresta hace cabecear el barco de vela que en ese momento un par de compañeros y yo trasladamos de ese hermoso y activo puerto de las Rías Bajas  hasta el Puerto del Ferrol para participar en la Volta náutica a Galicia.

La noche anterior había sido una noche de charlas marineras en la cubierta del Hiparión acompañadas de un par de botellas de albariño y todo lo que pudimos agenciarnos en los barcos vecinos. Es una hermosa singladura navegar la ruta de los 5 cabos saliendo de la Ría de Pontevedra con la fresca de la mañana y después de virar el Islote Papa timones (come timones), que por algo tendrá este nombre y con o Cóitelo a media milla por la banda de estribor, tomar rumbo a la Isla de Salvara pasando por el canal que conforma la Isla de Ons y la costa de la mítica playa de la Lanzada y seguidamente librando de todos los petones que ensucian la costa de Corrubedo lugar de múltiples naufragios tomamos rumbo directo al primer y principal cabo de a Costa da Morte, Fisterra.

La Corriente propiciada por los vientos del N.E. desplaza la superficie del océano a una velocidad de dos nudos hacia el sur, a esto tenemos que sumar la corriente también con rumbo sur suroeste que se origina al chocar la corriente del golfo con la costa Atlántica de Galicia y Portugal hay que compensar 2.5 nudos, tarea imposible si no metemos la vela de hierro el Volvo de 4 cilindros y 75 C.V para estar a tiempo en el Ferrol.

Debemos navegar a una velocidad media de 7 nudos con rumbo casi norte, imposible, nos queda llegar de madrugada. 

 Tenemos el Castillo de San Felipe por el través de babor y el castillo de la Palma donde se alojó algún tiempo el tristemente famoso coronel Tejero por estribor y por la proa las luces verde y roja del Club Náutico del Ferrol donde espero en sus aguas tranquilas descansar esta noche después de nuestra pelea diurna con la ruta de los 5 cabos.