Deportes de Aventura relacionados con: aventura urbana

El monopatín, ¿deporte de aventura? (I)

Por supuesto ¿O sólo íbamos a disfrutar de los deportes de aventura en las montañas, ríos, bosque y entornos en los que la Naturaleza aún no ha perdido por completo la batalla con el ser Humano? La ciudad también puede ser una fuente de descubrimientos y un acicate para la superación tanto física como espiritual.

Como, quien más quien menos, sabe de las necesidades para practicar este deporte, como a todos nos suena su origen como descendiente directo del surf, vamos a dejar de un lado las condiciones físicas requeridas, los materiales de seguridad que hemos de vestir (básicos, aunque no los mencionemos) y nos centramos en la parte espectacular de este deporte.

Vamos a hablar de algunos de los trucos que el skater, sobre todo del que practica el estilo “callejero”. Tiempo habrá de estudiar otros trucos y estilos, de momento, comenzamos con los trucos base de flip.

Empezamos con lo básico

El primero a que nos referiremos es el “Ollie”, el básico del skate que, una vez dominado resulta el punto de partida para casi todas las demás maniobras. Para ejecutar un “Ollie”, situamos un pie en la cola y el otro donde se ven los tornillos que sujetan el eje delantero, ambos mirando “hacia fuera” de la tabla. Pisamos fuerte sobre la cola y a la vez saltamos, tratando de equilibrar el monopatín en el aire, elevado por el impulso de la patada.

Vamos ahora con un “50-50” o “Fifty-fifty”. Se llama así a deslizarse por un borde (barandilla, pasamanos…) con un eje de la tabla en cada uno de los lados. Si el eje delantero se levanta y se supera tal obstáculo deslizándose por el trasero, estaremos hablando de un “5-0”.

En el “medio huevo”

Nos vamos ahora hacia un half-fpipe o medio huevo. Esa rampa doble convergente destinada para que los skaters exploren sus límites: aquí vamos a realizar un “Lip”, o lo que es lo mismo, que el patinador intente mantenerse cuanto pueda en equilibrio en una determinada postura en el coping o borde metálico superior.

No podemos dejarnos atrás el “Grab”, cualquier ejercicio en el que se agarra la tabla en el aire. Según por donde se sujete, se llamará de una u otra forma. Por ejemplo, sujetar la tabla por el medio se denomina Melongrab.

Nos faltan los flip, los shove-it y algún que otro truco sólo para unos (muy) pocos… Dejamos lo mejor para el próximo post.

Para los aventureros urbanos: Parques multiaventuras

Seguro que a más de uno se le pasa envidia cuando hablamos de actividades entorno a la montaña o campo. Esa misma clase de gente que sueña siempre con escapadas a casa rurales, completando la visita con senderismo y algo de escalar suave de esa que te deja reventado una semana.

Para todos aquellos que dicen “es que no tengo tiempo”, “es que no se de sitios”, “es que no puedo dejar solos a los niños”. Le traemos una solución fantástica para aprovechar ahora que viene el buen tiempo, o eso dicen… Los parques multiaventuras.

¿Qué son este tipo de parques?

Este tipo de aventuras se basa en la acción física para superar una serie de tramos que se van complementando con obstáculos tales como árboles, puentes o descensos. Por lo cual se combinan varias actividades físicas como el senderismo, la escalada o la tirolina.

A su vez la creación de estos circuitos están preparados para que puedan ser utilizados por personas de diferentes edades y condiciones físicas.

La forma de visitar estos parques es haciendo rutas o juegos que se agrupan por su nivel de dificultad y que se pueden reconocer por sus colores o señalización simulando al de las pistas de ski. Esta clase de aventuras se pueden hacer desde los 6 años, siempre y cuando los niños midan un mínimo de 1´15 metros.

Todas las zonas tienen sus elementos de seguridad basados en redes y sistemas de arnés con mosquetones. Lo cual hace que el visitante tenga la libertad de poder vivir esta experiencia sin ningún tipo de riesgo.

¿De cuánto tiempo se dispone?

Todos los recorridos suelen estar diseñados para que se desarrollen en un máximo de 3 horas completando todos los obstáculos a recorrer, cargados de gran dosis de emoción y adrenalina entre los juegos que se van descubriendo pasando los árboles.

Cuando hablamos de 3 horas para hacer un circuito, está contemplada la posibilidad de terminar antes del tiempo previsto, así que se pueden volver a practicar una pequeña parte del tramo hasta completar el tiempo.

Para cualquier ocasión

Este tipo de actividades nos ofrece poder practicar esas rutas de aventuras en cualquier ocasión del año. Aunque ya que hablamos de sitios descubierto es preferible cuando las condiciones meteorológicas sean favorables.

Además estos parques contemplan la posibilidad de celebrar cumpleaños infantiles con combos y ofertas incluidas para hacer de ese día una fiesta inolvidable tanto para tu hijo, protagonista absoluto de la visita, como sus invitados.

Porque la aventura se puede encontrar en cualquier momento.