3271772948_71b8440f03-333x288.jpg

Un día de mucha expectación

Es un día de invierno fresquito. La temperatura es de unos pocos grados por debajo de 5ºC. El ambiente es algo húmedo y me cuesta respirar. Intento no pensar en nada y concentrarme únicamente donde estoy. Me olvido de las circunstancias y de las condiciones.

Hacía algo de viento y la tierra estaba algo húmeda. Empezaban a llegar y a llegar concursantes. Llegaban con algo de barro y se debía a que durante esa noche había estado lloviendo.

En fila india

Habían caído durante horas unas gotitas y, ¡claro! la cosa empeoraba. El trazado era algo complicado. Eran las 8:00 de la mañana y las piernas me temblaban del frío. Intentaba no pensar y deseaba comenzar la carrera.

 A punto de comenzar

En ese momento llegó la persona más esperada. Quizás la persona favorita para ganar, porque se encuentra en buen estado físico y porque corre en su tierra natal: Se conoce el terreno y ha corrido más de una vez por aquí. Me gustaría comenzar a explicar la experiencia que tuve el pasado sábado, dónde me inscribí a la décima carrera de mi pueblo.

Todo pintaba bien. Al parecer había una impecable organización. Todos los puntos estaban controlados y la gente podría vernos desde casi cualquier punto de la carrera. Había mucha expectación. Estaba algo nervioso y deseaba acabar satisfactoriamente.

Meses de esfuerzos reflejados en una sola prueba

Durante meses, había entrenado con ganas e ilusión y la verdad es que durante las últimas semanas había mejorado y mucho mis tiempos. Día tras día sin parar. Cada mañana durante un par de meses preparándome y por fin ha llegado el día más esperado por mí y todos los concursantes.

Ha llegado el momento. Una señorita que llevaba colgante, debidamente identificada, pasó lista nombrándonos a cada uno de nosotros. Había gente de todas las edades. Gente a la que conocía y gente a la que jamás había visto.

Un esfuerzo que vale la pena

Me daba la sensación de que iba a ser mi día de suerte, ya no solo por querer ganar sino porque me sentía con fuerzas y con las ganas suficientes para poder hacer una buena marca.

A las 8:30 daba comienzo la carrera.

Durante más de 2 horas y media iban pasando los minutos. El paisaje era precioso. El ambiente inmejorable. El terreno, aunque al principio pensaba que por las lluvias estaría algo fangoso, he de decir que estaba bastante aceptable.

Los organizadores, la verdad es que se portaron de maravilla. Por fin he llegado a meta. He logrado una buena marca. Estoy muy contento. He mejorado mucho y aunque no he podido quedar primero, he quedado tercero.

Animo a todo el mundo a que se inicie en este deporte. Una vez más os he escrito sobre un deporte que me apasiona y espero que os haya gustado ¡¡A ver si nos vemos pronto!!