Deportes de Aventura relacionados con: turismo

Pasear-en-globo-un-soplo-de-aire-fresco-600x288.jpg

Pasear en globo, un soplo de aire fresco

Desde el principio de los tiempos volar ha sido una de las aspiraciones del ser humano. Todos conocemos historias de la mitología y de los cuentos en las que semidioses o simples humanos surcan los cielos.

Todas las culturas de la historia han encontrado la manera de volar gracias a aparatos mágicos, seres alados, inventos maravillosos… demostrando que el deseo de volar es universal y trasciende todos los espectros culturales y temporales.

Desde hacernos unas alas con plumas pegadas con cera, como Ícaro, hasta montar en un caballo alado, como Pegaso, en una alfombra voladora, como Aladino, o en escobas, como cualquier bruja que se precie, hemos intentando descubrir cómo alzar los pies del suelo y surcar los aires.

La necesidad de volar

Uno de los primeros en diseñar un aparato volador fue, como ya sabemos, Leonardo, pero no fue hasta 1782 cuando a los hermanos Montgolfier se les ocurrió la idea del globo aerostático.

La idea de que el aire caliente es más liviano se les ocurrió observando el humo de una hoguera y fue entonces cuando la posibilidad de elevarse en un globo de aire caliente empezó a tomar forma.

La primera demostración

El 4 de junio de 1783 los hermanos hicieron una demostración en un mercado francés con un globo aerostático de 10 metros de diámetro. Lo situaron encima de un pequeño fuego y el aire caliente lo elevó.

En septiembre lo repitieron en Versalles ante la corte con una tripulación formada por un gallo, un pato y una oveja. Luis XVI, María Antonieta y toda la gente congregada quedaron anonadados. Pero fue el 21 de noviembre de 1783, cuando Jean-François Pilâtre de Rozier, ayudante de los Montgolfier, tripuló el primer vuelo libre en globo.

Por fin el hombre había conquistado el cielo…

19 días, 21 horas y 55 minutos tardó el Breitling Orbiter III en dar la primera vuelta el mundo, el 21 de marzo de 1999. Este globo aerostático iba tripulado por Brian Jones y Bertrand Piccard y culminó su viaje sin escalas.

Desde entonces hasta ahora el vuelo en globo ha variado poco. Se han modernizados los materiales, usando materiales más ligeros y mejores combustibles, pero la esencia es la misma: una barquilla, una fuente de calor y un globo lleno de aire caliente.

Gran variedad de ofertas

La industria de los viajes en globo ha resurgido en la última década con el auge de los deportes de aventuras, y ahora podemos encontrar numerosas ofertas, desde exibiciones en las que únicamente ascenderemos en vertical manteniendo unida la barquilla al suelo mediante sujecciones con cuerdas, hasta grandes viajes en globo atravesando paisajes impresionantes.

Podemos hacer turismo desde el aire, planeando por encima de las ciudades mientras el guía nos va indicando los monumentos que divisamos en nuestro paseo, realizar rutas de varios días pernoctando en tierra, o regalar un paseo romántico en globo a nuestra pareja.

IMG_1824-1-1000x288.jpg

Destinos para descargar toda la adrenalina (II)

Como comentaba en el artículo anterior comienzan a aparecer cada vez más agencias especializadas en el turismo de aventuras. Con presupuestos adaptados a todos los bolsillos destacan las empresas multiaventura. Destinos que nos ofrecen diferentes actividades que pueden estar acompañadas incluso por la posibilidad de alojarse en un albergue en las mismas instalaciones.

Tirolinas de vértigo, rápidos descensos en canoa,  relajantes paseos a caballo o divertidos combates de Paintball. La oferta es lo suficientemente amplia para que pueda escoger lo que mejor se adapte a sus gustos, su constitución o sus cualidades. O simplemente concentrarlas todas ellas en un fin de semana de aventura. Estas actividades suelen estar al alcance de cualquier persona adulta que no tenga problemas de salud ni limitaciones graves.

Mini cursos de surf para cabalgar en las olas.

Playas como Tarifa o Pantín, son de sobras conocidas por cualquier aficionado al surf ya no de España sino a nivel mundial. Algunas de las escuelas de surf de ambas zonas ofrecen al viajero mini cursos de surf para tomar contacto con un deporte que cuenta con muchos practicantes en las cosas de nuestro país.

Desde tomas de contacto de tres horas hasta cursos algo más completos de una semana. Podrá elegir lo que más le convenga y vivir la experiencia de subirse a una tabla flotando sobre el mar. Mantenerse sobre ella será mucho más complicado, sobre todo si el mar está agitado por olas que nos dificultarán aun más el precario equilibrio que podamos lograr en nuestros primeros intentos.

Conducir un quad o un 4×4.

Si prefiere sentir la tierra bajo sus pies, o mejor aun bajo sus ruedas, entonces es probable que lo suyo sea una ruta en quad o en 4×4. Los quads o buggys son vehículos de muy sencillo manejo que se aprenden a controlar rápidamente. Resultan ideales para rutas por el campo o por el monte y nos permiten disfrutar de la naturaleza y el aire libre mientras conducimos.

Los bosques eternamente verdes de Galicia, la amplia sierra de Madrid o los mágicos paisajes de Granada son solo tres ejemplos de los variados tipos de rutas por las que podrá optar sin salir del territorio nacional. Muy cerca de nuestras fronteras tenemos las fascinantes rutas por el desierto de Marruecos y de Túnez, que nos harán sentir la magia de la arena africana sin alejarnos demasiado de casa.

file0001025027371-1000x288.jpg

Destinos para descargar toda la adrenalina (I)

Los viajes de aventura son una opción cada vez más de moda entre aquellos a los que les gusta probar cosas nuevas o disfrutar de los hobbies más atrevidos. Desplazarse para poder realizar un bautizo de buceo, disfrutar de un vuelo en parapente, surcar las aguas sobre una tabla o correr en un 4×4 es algo cada vez más común y más solicitado en las agencias de viajes. Incluso algunas se han especializado en escapadas de aventura.

En grupo o en pareja son muchos los que planifican sus vacaciones de modo que les permitan disfrutar de una experiencia diferente que les proporcione una buena dosis de emoción extra y una cosa más que tachar de las famosas listas de “cosas a realizar antes de…”. En ocasiones estas actividades se enmarcan dentro de unas vacaciones convencionales y otras veces son el único objetivo del desplazamiento.

Los bautizos de buceo más hermosos de España.

El mar mediterráneo es el más contaminado del mundo. Pero es tal su magia que aun así conserva una flora y fauna los suficientemente llamativa como para convertirlo en un destino de turismo para buceo. Los amantes de este deporte ya tienen sus propios viajes organizados a lugares adecuados para realizar sus rutas. Pero aquellos que se sienten atraídos por la idea pero aun no se han atrevido a llevarla a cabo pueden experimentar la sensación mediante un bautizo de buceo.

Se trata de una corta inmersión en la que una persona, asistida en todo momento por un buceador experimentado y en una zona de poca profundidad, puede enfundarse en un neopreno y bucear durante unos minutos con botella. Cabo de Palos es uno de los destinos más bonitos para vivir esta inolvidable experiencia.

Surcando los cielos con las aves.

No es necesario hacer un curso para poder volar en parapente. Se puede disfrutar de un vuelo de iniciación en un biplaza, donde se irá acompañado por un profesor que será quien controle todo el vuelo. Usted tan solo deberá de acomodarse y disfrutar del paisaje desde un punto de vista privilegiado que solo unos pocos llegan a contemplar.

Castejón de Sos en el Valle del Benasque es probablemente uno de los lugares más bonitos para realizar uno de estos vuelos, aunque son muchos los paisajes de España que se pueden visitar desde las alturas. En Tenerife también hay numerosos clubs de parapente que ofrecen la oportunidad de realizar un vuelo acompañado a los viajeros más curiosos.

turismo-500x288.jpg

El deporte de aventura, un valor seguro para el turismo

El turismo de aventura ha experimentado un importantísimo auge en los últimos años en España. La compañía de seguros Intermundial ha ofrecido un estudio que deja patente que son unas 1.300 empresas las que en este país se dedican a este sector.

Cuando hablamos de este tipo de turismo, estamos haciéndolo de un sinfín de actividades, sean en tierra, agua o aire. “Estas empresas –afirma el estudio- contribuyen a la creación de emociones y vivencias que buscan los viajeros actuales y que, en España, atraen a más de siete millones de personas anualmente, siendo uno de los sectores que está experimentando un mayor crecimiento.”

Otro dato que habla por sí mismo de la importancia de este sector es el que se refiere a que el número de salidas turísticas relacionadas con él alcanza la cuarta parte de los viajes internacionales que se realizan en Europa.

Evitar lo de siempre

El perfil del turista de aventura es el de un viajero propenso a probar destinos y actividades de casi todo tipo, tal como afirman los autores del mencionado informe. Documento que también ofrece una posible explicación sobre las razones del auge del turismo de aventura, referidos a un incremento del tiempo libre y de la renta familiar. También influye la “necesidad de disfrutar de espacios abiertos y libres de contaminación”.

Cabe subrayar que el turismo de aventura ha demostrado ser muy resistente a los bandazos de la economía, lo que da a entender que seguirá siendo un sector muy importante y en continua expansión. A causa es, probablemente la inmensa variedad de la oferta y el que ésta pueda reinventarse constantemente.

El caballo triunfa

En cuanto a las preferencias de los españoles que se deciden por este tipo de turismo, éstos prefieren, según un estudio, en este caso elaborado por el portal deportivo Yumping, las rutas a caballo, practicadas por un 27, 82% de ellos. Es así porque es un deporte perfecto para practicarse en cualquier momento del año.

Pero, según los datos del portal, de entre los diez deportes de aventura que más se practican, los mayoritarios son los aéreos, de los que señalaremos el paseo en globo, demandado por casi el doce por ciento de los usuarios; el paracaidismo, por algo más del diez por ciento; y el vuelo en avioneta, que piden el siete por ciento de los demandantes.

En lo que sí ha influido es en el tipo de clientes de las agencias y en el precio de los servicios. De un lado, han caído significativamente las reservas de grupos de empresa y, de otro, las ofertas son cada vez más agresivas.