Deportes de Aventura relacionados con: surf

deporte-311-642x288.jpg

El turismo extremo llega de la mano de los deportes de aventura

Tal vez muchos de nosotros estemos ya planeando nuestra próxima escapada de Semana Santa o nuestro próximo gran viaje durante las vacaciones de verano. y también tal vez, en estos viajes lo que busquemos sea descansar, conocer lugares nuevos y vivir nuevas experiencias saliendo de nuestra rutina diaria. Eso sí, siempre en el ámbito del relax y del descanso.

Pero esta tendencia está cambiando un poco, y es que en los últimos años se ha visto incrementado el número de personas que busca un turismo de aventuras realizando deportes de aventuras como el surf, el paracaidismo, el buceo o el snorkel, actividades que pueden practicarse también en su versión más extrema como nadar entre tiburones o sumergirnos en un lago infestado de cocodrilos.

Sigue leyendo

Surfing_man_california_australia_shark-650x288.jpg

Practicar surf en las playas españolas

El surf es uno de los deportes de aventura más practicados en todo el mundo. Basta con tener una buena tabla y esperar a una buena ola para hacer de este deporte algo mágico. El resto solo es dejarse llevar y disfrutar de la experiencia.

Todo buen surfero se pasa la vida buscando la ola perfecta, la gran ola. Incluso los más afortunados dedican parte de su vida y de su tiempo para viajar a aquellos rincones del mundo en los que practicar este arriesgado deporte es un gran arte. Y entre esos lugares, amigos míos, se encuentran algunas playas españolas.

Sigue leyendo

22609-562x288.jpg

Mucho más que un surfista, Derek Rabelo

Para empezar tengo que reconocer que cualquier deportista, sea un jugador de ajedrez como todo un triatleta, tiene toda mi admiración y mi aplauso eterno. Y esto es debido a que posiblemente sea la persona menos constante del mundo, por lo cual, aunque he practicado muchos deportes, nunca he podido especializarme en ninguno.

Un verdadero deportista es, antes de una persona con unas habilidades superiores al resto, un luchador. El que todos los días trabaja para superarse sin importarle el tiempo, su estado de ánimo o cualquier factor externo.

La historia que os cuento hoy podía ser la de cualquier surfista. Uno más de los que sueñan conseguir la ola perfecta. Y del cual su meta es viajar a norte de Hawai para demostrar sus habilidades y conseguir ser el campeón indiscutible de al menos una jornada. Y la verdad es que sí que es el sueño de Derek Rabelo. Y si, sería una historia más sino fuera por el hecho de que Derek nació ciego.

Cuando una afición se lleva dentro

Para contar la historia de este joven, hijo de surfista, nos tenemos que trasladas hasta Brasil, donde Derek nació en 1992 en una pequeña ciudad en la costa. Así podríamos entender como solo siendo un enano  fue  creciendo bajo la influencia y la cultura del surf.

Siendo así cuando, para sorpresa de todos, el niño se hizo grande al tomar las riendas de su vida y cambiar su destino. Una mentalidad que siempre le hizo ir a más y superarse hasta que en con la edad de 17 años se puso un reto más: Surfear sobre la ola de Pipeline.

La ola más grande del mundo

Esta ola es toda una leyenda en la isla hawaiana de Oahu. Una delicia y sueño para cualquier amante del surf. Pero que no deja de ser un fenómeno natural y como tal puede llegar a ser mortal. De hecho año tras año se ha ganado el cuestionable honor de ser la ola más letal del mundo.

Aun sabiendo esto, la familia y amigos del joven brasileño no dudo en apoyar la decisión y la meta de Derek, quien siempre ha luchado mostrando que posee una gran fuerza interior, capaz de hacerle conseguir lo que se proponga. Algo conseguiría 3 años más tarde.

Y llegó el día

Un sueño que bien merecía ser cumplido e inmortalizado mediante el proyecto “Beyond Sight” por la gente de Walking on Water para que todo el mundo conociera la historia en forma de este documental.

Desde esta página te proponemos que vivas esta historia de pura superación y empecemos a aprender que nosotros somos los únicos que nos imponemos nuestros límites y, por lo tanto, los únicos que podemos liberarnos de ellos.