Deportes de Aventura relacionados con: niños

avent-500x288.jpg

Cerrando la factoría de tontos

Si dijera que me enfada, posiblemente quedaría una frase más correcta, o al menos políticamente correcta. Pero me importa un pito –o una flauta- la corrección política. De modo que lo voy a decir clarito: me cabrea como a una mona cabreada verlos.

Me pone, simple y llanamente, enfermo ver como los niños se consumen delante de una pantalla. Míralos: destripando (espero que sean conscientes de que es mentira y de que en la vida real estaría mal hecho) prójimos en la videoconsola, haciendo saltar más sangre virtual que en una fábrica de kétchup.

Father and son surf lesson in Morro Bay, CA 12 of 12

Y, entretanto, la vida a su alrededor, pasando. Y, entretanto, ellos pasando de la vida. Están porque los han puesto ahí, y entre la educación de borreguitos acríticos que reciben en la escuela y la que les damos nosotros para que se estén quietecitos y callados, salen, al cabo del día, como tontos… pero sin el como.

De entre los recuerdos que guardo de su edad se encuentra el color rojo de la sangre en las rodillas; el lila, el marrón o el amarillento (los he tenido de todos los colores) de los moratones; el ojo hinchado, el suelo y el cielo cambiados de lugar mientras la bici se empeña en hacer lo que le parece oportuno y no lo que yo le mando…

Y, mira tú por donde, una vez que he crecido, sigo vivo y, si algún achaque sufro es más por haber dejado de hacer el bestia que por haberlo hecho. Esta generación, en cambio, vive en un mundo que no huele, no mancha y no traspasa.

Si hasta los vampiros, las momias… son buena gente en las historias que les cuentan. Y no, mira: no creo que educadores, pedagogos, demagogos, ministros de educación, chupabotes y pesebreros en general lo estén haciendo ni medio bien.

El mundo, la vida, de vez en cuando, hace pupita y te saca sangre más allá de la virtual que tú provocas en la pleyesteishon. Te puedes caer de la bici, o del árbol al que estabas trepando y no siempre vas a encontrarte con el suelo caucho del patio del colegio (que esa es otra).

Y la educación, al igual que el deporte, te enseñan que debes levantarte. Por orgullo, porque tu meta está un poco más allá o porque es indigno de una persona rendirse por un tobillo esguinzado.

Por aquello de que más vale prevenir y porque ya estoy viendo las respuestas de más de uno, diré que no: no se trata de que un chico de siete años se ponga a escalar montañas, a descender una pendiente llena de piedras o a pelearse con osos del Himalaya. La idea es otra. La idea es que aprenda del espíritu del deportista de aventura. Y que mande a paseo la videoconsola: hay un mundo ahí afuera que debería estar descubriendo.

Aventura, creo que lo llaman.

Multiaventura-Parque-Europa-2.jpg

Multiaventuras entre monumentos europeos (II)

En el post anterior hemos hablado de los circuitos, el rocódromo, las tirolinas y del gran reto de La Gran Tirolina, de más de 185 metros de longitud.

En este post veremos el láser tag, las camas elásticas, los paseos en barcas, las bolas acuáticas y las diversas actividades para niños.

Entre ellas se cuentan paseos en poni, mini barquitos y paseos en coches por ciudades de cuento.

Soltando adrenalina

El láser tag es una versión del paintball. Es todavía un juego novedoso pero cada vez se está implantando más, ya que evita el doloroso impacto de la bola, cambiándolo por un sistema de detección de láser.

Cada jugador va equipado con una serie de sensores instalados en una banda que recogen la información de los impactos de láser. Al final de la partida se podrán comprobar los marcadores.

Como en el pintball se comienza con un determinado número de vidas y una cantidad fija de munición. El juego se disputa dentro de un laberinto al aire libre y los equipos se diferencian por los colores de sus petos.

El objetivo es eliminar al contrincante sin ser alcanzado. Al final del juego se facilita un informe con los resultados de la partida para que se pueda comparar la efectividad de cada equipo. Esta actividad admite reservas para grupos de 4 personas, así que no hay excusa para no pasar un buen rato y descargar adrenalina.

¿Camas acuáticas y barcas elásticas?

Para lograr un poco de tranquilidad e intimidad, nada mejor que alquilar una barca y recorrer el lago dejándose mecer por la brisa, admirando el paisaje y los monumentos que jalonan las orillas.

Pero si lo que te gusta es la sensación de volar dando saltos y más saltos, tu actividad son las camas elásticas. En Parque Europa encontraremos 20 camas distribuidas en más de 150 metros cuadrados, todo un récord.

Caminando sobre las aguas

Una de las más novedosas atracciones acuáticas son los paseos en bolas. Son bolas ligeras que te permitirán caminar sobre el agua haciéndolas rodar sobre su superficie desde el interior. Una experiencia alucinante e impactante.

Aparte de los recorridos por el circuito, el rocódromo, la tirolina, las camas elásticas, los paseos en barca acompañados por adultos y las bolas acuáticas, hay actividades sólo para los niños.

Cowboys, vikingos y paseos en coche

Una de ellas son los paseos en poni. Un recorrido por el parque con un guía hará las delicias de los pequeños aspirantes a cowboys y les dará la oportunidad de conocer más de cerca a estos pequeños caballos.

En verano, la actividad más demandada por los niños es el paseo en barquitas por el lago de Torre Belem o el lago Vikingo. Son un tipo de barcas insumergibles que pueden conducir solitos los pequeños de la casa. Y para que se sientan más marineros el embarcadero está hecho a su medida.

Además de todas estas actividades hay varias atracciones mecánicas en la que los niños pueden recorrer en coches eléctricos un circuito que les lleva por unas ciudades ambientadas en la estética de los cuentos.

Multiaventura-Parque-Europa.jpg

Multiaventuras entre monumentos europeos

El Parque Europa, está ubicado en el municipio de Torrejón de Ardoz, en Madrid. Es una zona de ocio donde se pueden disfrutar de la visita a las réplicas de diversos monumentos de Europa y un fragmento original del Muro de Berlín.

La entrada al parque y su paseo por el complejo son gratuitos. Su zona ajardinada ocupa más de 233.000 metros cuadrados de extensión y es una zona emblemática de la región. Su fácil acceso y cómodo aparcamiento hacen de este parque uno de los más visitados.

Tiene miradores, zona de restaurantes y un merendero, siendo su mayor atracción el espectáculo nocturno de color y sonido de la fuente cibernética. Además cuenta con una serie de actividades lúdicas para grandes y pequeños.

Zona de aventuras

Estas actividades están gestionadas por concesiones privadas, así que habremos de pagar por realizarlas. Entre ellas está el gran complejo multiaventura, al que podremos acceder si ya llegamos al 1’15 de estatura.

Está abierto los viernes, sábados y domingos durante todo el año, y entre semana dependiendo de la temporada. También admite reservas a partir de 10 personas, así que es ideal para celebrar cumpleaños, salidas de empresa y quedadas con los amigos.

Múltiples recorridos por las alturas

Dispone de seis recorridos diferentes, dependiendo de la edad y de la dificultad elegida. Podremos luchar con puentes colgantes, de lazos paralelos, himalayos, con lianas, con red vertical, tibetanos, con troncos locos y muchos más.

También podemos combinar la resistencia física de los recorridos de 8 metros de altura con la tirolina o el rocódromo.

8 metros de escalada

El rocódromo está habilitado para todas las edades. Dependiendo de ella podrás elegir escalar una altura u otra. El máximo son 8 metros de altura. Desde esta cima podemos elegir bajar al suelo a través de una tirolina que recorre 100 metros hasta tocar suelo.

Todos los usuarios son equipados con material adecuado para realizar esta actividad. Además se les iniciará en conceptos básicos de seguridad y en el manejo de los equipos proporcionados: arnés, casco, zyper y tracks de seguridad.

La Gran Tirolina te reta

En Parque Europa se dispone de tres tirolinas a elegir. Dos de ellas se pueden combinar con los circuitos de puentes o con el rocódromo y podrás recorrer 70 o 100 metros de longitud a toda velocidad, haciendo que la adrenalina corra por tus venas.

Pero lo que hará que se te hiele la sangre en las venas es el descenso por La Gran Tirolina. Tiene más de 185 metros de longitud y atraviesa el Gran Lago durante su recorrido. Además, para llegar a ella deberás subir a lo alto de la Torre del Reto, con más de 12 metros de altura… toda una aventura para los más valientes de entre los valientes.

Soltando adrenalina

El láser tag es una versión del paintball. Es todavía un juego novedoso pero cada vez se está implantando más, ya que evita el doloroso impacto de la bola, cambiándolo por un sistema de detección de láser.

Cada jugador va equipado con una serie de sensores instalados en una banda que recogen la información de los impactos de láser. Al final de la partida se podrán comprobar los marcadores.

Como en el pintball se comienza con un determinado número de vidas y una cantidad fija de munición. El juego se disputa dentro de un laberinto al aire libre y los equipos se diferencian por los colores de sus petos.

El objetivo es eliminar al contrincante sin ser alcanzado. Al final del juego se facilita un informe con los resultados de la partida para que se pueda comparar la efectividad de cada equipo. Esta actividad admite reservas para grupos de 4 personas, así que no hay excusa para no pasar un buen rato y descargar adrenalina.

¿Camas acuáticas y barcas elásticas?

Para lograr un poco de tranquilidad e intimidad, nada mejor que alquilar una barca y recorrer el lago dejándose mecer por la brisa, admirando el paisaje y los monumentos que jalonan las orillas.

Pero si lo que te gusta es la sensación de volar dando saltos y más saltos, tu actividad son las camas elásticas. En Parque Europa encontraremos 20 camas distribuidas en más de 150 metros cuadrados, todo un récord.

Caminando sobre las aguas

Una de las más novedosas atracciones acuáticas son los paseos en bolas. Son bolas ligeras que te permitirán caminar sobre el agua haciéndolas rodar sobre su superficie desde el interior. Una experiencia alucinante e impactante.

Aparte de los recorridos por el circuito, el rocódromo, la tirolina, las camas elásticas, los paseos en barca acompañados por adultos y las bolas acuáticas, hay actividades sólo para los niños.

Cowboys, vikingos y paseos en coche

Una de ellas son los paseos en poni. Un recorrido por el parque con un guía hará las delicias de los pequeños aspirantes a cowboys y les dará la oportunidad de conocer más de cerca a estos pequeños caballos.

En verano, la actividad más demandada por los niños es el paseo en barquitas por el lago de Torre Belem o el lago Vikingo. Son un tipo de barcas insumergibles que pueden conducir solitos los pequeños de la casa. Y para que se sientan más marineros el embarcadero está hecho a su medida.

Además de todas estas actividades hay varias atracciones mecánicas en la que los niños pueden recorrer en coches eléctricos un circuito que les lleva por unas ciudades ambientadas en la estética de los cuentos.