Deportes de Aventura relacionados con: espeleología

Sin-título-122-500x288.jpg

Muchos metros bajo tierra

No todo está descubierto ni todo está a simple vista. A veces hay que atreverse, retarse y vencerse a uno mismo. A esa conclusión he llegado en cuanto me he puesto a leer algo sobre un deporte que siempre me ha llamado poderosamente la atención: la espeleología.

Antes de seguir adelante, vamos a definir esta práctica. Para ello, recurriremos a la enciclopedia virtual “Wikipedia”, que nos dice que “La espeleología (del griego σπηλαιου spelaiou que significa cueva y -logía, tratado), es una ciencia cuyo objeto es la exploración y estudio de las cavidades subterráneas.”

Aunque tiene su origen, como su propio nombre indica en una disciplina científica, son muchos los que la practican como deporte de aventura (se ha propuesto, en este caso, llamarlo “espeleísmo”, pero la idea no ha cuajado).

En volcanes, en roca o bajo el agua

Según el tipo de cavidad en el que se practica, podemos clasificar este deporte en tres grandes ramas: el espeleobuceo, del que ya hemos hablado y que consiste en explorar cuevas o minas inundadas; la espeleología volcánica, de la que nos ocuparemos en otro artículo; y la que nos ocupa: la espeleología Kárstica.

Se trata de explorar cuevas, naturales o no, que se encuentran en la superficie del planeta, habitualmente largas y de un desnivel importante. Eso sí, y aunque hay niveles de dificultad, no pensemos que nos vamos de paseo: las condiciones de la exploración suelen ser duras:

Dificultades de todo tipo

Debemos tener en cuenta que muchas de las cuevas kársticas se encuentran se hallan en macizos montañosos más bien fríos y con ríos subterráneos permanentes. Esto cauces, habitualmente discurren a temperaturas no muy superiores a la de la congelación del agua, de modo que dificultan todavía más el tránsito del espeleólogo. Otro de los peligros de los ríos subterráneos que crezcan de repente, debido, por ejemplo, a una tormenta en la superficie, lo que puede dejar aislados a los exploradores.

Pensemos que nos hallamos en una cueva natural, que es una obra de ingeniería de la Naturaleza: tras millones de años, el agua ha disuelto la roca, abriéndose paso micra a micra. También existen cuevas en el hielo (pseudokarst), aunque no dejan de ser el resultado de la disolución del agua sólida.

En cuanto a qué nos vamos a encontrar en esta especie de mundo paralelo que habitualmente se encuentra bajo nuestros pies, es preferible dedicarle un escrito a las posibles formaciones. De hecho, un solo escrito será poco espacio, habida de la literatura que se ha producido en torno a ellas. Pero el camino más largo comienza con un solo paso.

image012.jpg

Practica la Espeleología

La práctica de este deporte requiere cierta preparación física y el conocimiento de técnicas de escalada, pero es aún más importante si cabe la preparación mental. El aislamiento en un entorno donde se pierden las referencias tanto temporales como espaciales y la certeza de estar en ocasiones muy lejos de la salida afectan psíquicamente si no se está preparado para ello.

El mundo subterráneo puede ser fantástico o terrible según la preparación o predisposición del visitante.

Este deporte nunca se practica de forma individual, yendo más allá ni para solo dos personas. Generalmente se requiere de un grupo de al menos cuatro o más personas.

En una exploración compleja, la autosuficiencia y el espíritu de equipo son fundamentales.

Como es un deporte que afortunadamente está tomando cierto auge existen asociaciones, locales, regionales, nacionales e internacionales en muchas partes del mundo, para ponerse en contacto, iniciar y agarrarle el gusto a este deporte.

Por ejemplo, los espeleólogos españoles se agrupan en la Federación Española de Espeleología que engloba a 15 federaciones territoriales, entre ellas la Andaluza, que comprenden más de 250 grupos y unos 5.000 federados.

Estos grupos organizan cursos de varios niveles con la colaboración de las Escuelas de Espeleología que dependen de las Federaciones y mantienen equipos de rescate para casos de accidente.

Como actividad científica, atrae la atención de geólogos, biólogos, arqueólogos y muchos otros que ven en las cavidades subterráneas un entorno adecuado para la investigación.

 

10 Consejos Prácticos para estar Seguro

Como ya ya dijimos, la práctica de la espeleología como deporte, lo que se conoce como hacer una ruta, no es una expedición ligera ya que se requiere de cierta condición física, de equipo especializado y sobre todo del respeto de ciertas normas de seguridad.  ¡Por esta razón, antes de practicar espeleología lee estos 10 consejos prácticos para estar bien preparado para vivir una espectacular aventura en forma segura!

1- Estar Sano y en buena forma: Como en cualquier otro deporte, y más en los de alto riesgo, antes de planear una expedición en espeleología, asegúrate de que te encuentras en buena condición física. No bebas alcohol ni consumas drogas por lo menos 24 horas antes del día de la excursión.

2- Nunca vayas solo: Para hacer una ruta en espeleología se recomienda un grupo de un mínimo de 4 personas, entre las cuales debe de haber 1 persona experimentada  o certificada en exploración de cuevas y otra en primeros auxilios, entre más preparado esté el grupo en este aspecto más segura tu aventura.

3- Avisa tu destino: Antes de realizar una de estas rutas, notifica siempre tu destino. Informa a una persona de confianza la cueva a dónde vas a ir, la hora de salida y la duración prevista de la excursión, las personas que componen el grupo también.

4- Verifica el equipo: Antes de salir es de suma importancia cerciorarse de que el equipo esté completo y de que todo el material se encuentre en perfectas condiciones.  Tu equipo personal debe incluir lo siguiente:

Zapatos cerrados como botas de montaña de uso rudo

 Casco ajustable

 Chaleco salvavidas

 3- fuentes de luz con como mínimo 24 horas de batería (de preferencia resistentes al agua)

 Mochila con agua, alimentos no perecederos

 Funda plástica para tratar casos de hipotermia

 Silbato de emergencia

Por grupo debe de incluir:

 Botiquín de primeros auxilios

Mapas de la zona y brújula para la orientación

 Equipo de escalada y rappel

5- Estudia la zona: Antes de salir asegúrate de estar bien informado y obtén los mapas topográficos adecuados para conocer la ruta de antemano y durante la actividad. Pedir los permisos que se requieren para la visita de ciertos lugares. Avisar a las autoridades si así esta establecido. Realiza un estudio previo sobre el ambiente de las cuevas  e infórmate sobre las previsiones meteorológicas para estar seguro de evitar tormentas y riesgos de crecidas.

6- Trabajo en Equipo: Procura ser un miembro del grupo y no optes por el individualismo. Hacer una ruta de espeleología consiste en vivir una aventura juntos como grupo. Es de suma importancia que se respeten y acepten las direcciones del guía o líder del grupo (quién siempre será la persona más experimentada). Si hay algún problema durante la ruta es una sabia decisión de abortar la excursión. Si tu guía llegase a decidir una retirada, acéptala y retírate con el grupo. Nunca te separes de él, ya que el grupo es tu diversión y supervivencia. Respeta el grupo y auxilia a tus compañeros si es que lo necesitan.

7- Cuidado con tus pasos: En una aventura de espeleología será necesario que adoptes diferentes acciones como gatear, escalar, rapelear, nadar, etc… Te recomendamos haber practicado estas actividades previamente a la excursión y nunca subestimar la cavidad que estés explorando. Sé especialmente precavido si debes correr o saltar ya que en la oscuridad siempre se descubren sorpresas que pueden ser peligrosas.

8- Respeta la cueva: Hay un viejo adagio en este deporte: “No dejes más que tu huella, no tomesnada más que imágenes” Te recordamos que es un delito dañar, rayar, sacar, marcar o modificar de cualquier manera el interior de la gruta. No está permitido transportar o remover ningún material natural ni arqueológico ni floral o fáunico de una cavidad subterránea.

9- Escucha tu cuerpo: Nunca des por alto algún malestar de tipo físico. El ambiente dentro de las cuevas y la falta de oxigeno pueden afectar nuestro cuerpo y son datos que ejercen un efecto distinto en cada persona. Por esta razón es de suma importancia que le comuniques a tus compañeros y al guía si sientes cualquier tipo de molestia. Acuérdate: si tú te pones en riesgo, pones en riesgo a tus compañeros.

10- Emergencia: En el caso de que alguno del grupo sufra de un accidente o que se agoten sus fuentes de luz, procura encontrar un lugar seguro y protégete de la hipotermia junto con tus compañeros. Utilicen el silbato de emergencia en intervalos regulares y no te muevas del sitio mientras otros regresan con el rescate.

¡Ahora sí estás preparado para salir de excursión y divertirte en grande con la espeleología! Procura cumplir con todos los requisitos nombrados al principio de la lista y no olvides los consejos que podrán servirte en el momento. ¡Que tengas una excelente aventura!

cueva-640.jpg

Coge tu casco y tu frontal y sumérgete a otro mundo.

Quizás lo único que quede pos descubrir en este mundo son las profundidades marinas, y el mundo subterráneo, y son muy pocos los que se encuentran preparados para segregar adrenalina y sumergirse de lleno en este mundo.

Comenzar en la espeleología.

Este deporte de aventura conlleva una serie de gastos en un principio, ya que hay una larga lista de elementos que tienes que tener en cuenta para comenzar a introducirte en las cuevas: un mono, una carburera, casco con luz de acetileno, cinturón especial, botas de agua, y unos guantes especiales para la roca y el agua. 

También se necesitan otros elementos, y esta vez, no son materiales, ya que tienes que dejar en la entrada la claustrofobia y la ansiedad, y decidir sacar lo mejor de ti.

Piensa en que todo tiene su inicio, y una vez te vas adentrando en la cueva, te darás cuenta que no es un deporte individual, ya que necesitarás la ayuda de tus compañeros a la hora de ir evitando rocas, de intentar meterte por una cavidad, etc.

Lo mejor de este deporte, es que una vez hayas dado buena cuenta de todo lo anterior, de lo impresionante que es la oscuridad que impera las cuevas, y de la belleza que se esconde tras ese mundo oscuro, no podrás dejar de pensar en buscar nuevos retos.

Ruta para descubrir.

Una vez te hayas hecho con todo el equipamiento, material y psíquico y estar preparado para tener la sensación de estar descubriendo algo sólo visto por unos pocos, o te llama la atención ponerte a prueba a ti mismo, te proponemos una ruta para principiantes, en las que podrás sentir las sensaciones nombradas anteriormente.

Marbella es uno de los sitios en los que los amantes de la espeleología deciden probar suerte como principiantes. Las rutas para principiantes con las que cuenta este lugar, se ubican geográficamente en las montañas de la Sierra Blanca, y muy cerca, por si te sientes preparado, en la red de cuevas calizas de la Tinaja , en la Sierra de las Nieves, podrás probar el nivel intermedio.

Normalmente, esta ruta, ofrece un guía, que irá aconsejando al grupo con profesionalidad y experiencia, para así sentirte seguro en tu primera inmersión. Al contratar al guía, tienes una serie de servicios adicionales, como son; el equipamiento necesario para hacer la excursión, y un seguro de accidentes de responsabilidad civil. 

Los únicos requisitos para realizar la actividad serían los siguientes:

  • Ser mayor de 18 años.

  • No tener ningún problema de salud.

  • Tener nociones básicas de escalada.

image02-61.jpg

Espeleología deportiva

Para aquellos aventureros que les gusta  la exploración y el descubrimiento de cosas nuevas, existe esta disciplina-actividad-ciencia  para el estudio de cuevas o cavernas y su exploración.

Esta actividad surge como tal a finales del siglo XIX en Francia. Se extiende por Europa en pocos años. En su faceta deportiva, ofrece las emociones de las grandes aventuras en la naturaleza.

En el transcurso de un fin de semana o en un solo día, el espeleólogo puede sentirse trasladado a un mundo tan remoto como puedan serlo las profundidades marinas o la superficie de otro planeta.

Las cavernas son de dos tipos que van desde las cómodas cuevas horizontales hasta las profundas simas (cavidades subterráneas que se abren a la superficie mediante un pozo, tiro o conducto vertical), pasando por complejos sistemas laberínticos, hay gran variedad de cavidades que requieren distintos niveles de preparación y experiencia y ofrecen aventuras para diferentes gustos y edades.

Para mencionar algunas de las cuevas más famosas del mundo:

Cueva de los cristales gigantes en México

A 300 m bajo el desierto de Chihuahua en las minas de Naica.

 

En esta cueva se encuentran los cristales de selenita más grandes del mundo. Descubierta en el año 1985 y considerada como “una maravilla de la naturaleza”.

La Cueva de los Cristales adquirió sus formas gigantescas debido a altas temperaturas que  ocasionaron la solidificación de sulfato de calcio en cristales de selenita (una de las variedades del yeso) y a que nunca tuvo una entrada natural, estas condiciones se han conservado durante miles de años, provocando que la cueva esté a una temperatura ambiente de poco menos de 48 grados, por lo que el límite de supervivencia humano en esta cueva no sobrepasa la media hora.

Para permanecer un tiempo mayor hay que entrar con trajes refrigerados para el cuerpo y para el aire. Hay visitas guiadas. Por esta razón, dadas las extremas condiciones de este sitio, cada visita tiene una duración máxima de 10 minutos para evitar la deshidratación. Evidentemente, se recomienda beber bastante agua antes de la excursión.

Pozo Encantado en Bahía Brasil

Es una cueva con un lago subterráneo que recibe este nombre debido a un fenómeno de iluminación que ocurre entre los meses de abril a septiembre, cuando un rayo de luz solar entra por el pórtico de la entrada de la cueva e ilumina el lago, que se vuelve extremamente azul permitiendo ver su fondo.

Descubierta en 1940 en el lugar de nacimiento de varios ríos que ahora se convirtió en el Parque Nacional Chapada Diamantina. Actualmente no permiten nadar en el lago interior.

Un-mundo-por-descubrir-en-cada-lugar-688x288.jpg

Un mundo por descubrir en cada lugar

Descubrir nuevos sitios, experimentar la sensación de encontrar lugares  nuevos y respirar aire limpio. Suscitar sensaciones diferentes, penetrar en cada uno de los lugares de esta tierra, indagar en la oscuridad de las montañas y sentirse en un mundo en el que poder sentir la aventura de algo desconocido con emociones excitantes.

Durante años han servido de refugio para el hombre y después de varios siglos ya podemos disfrutar de muchas de las fascinantes aventuras subterráneas hacia nuevos lugares y magnificas sensaciones.

Con este deporte descubrirás en cada una de las veces numerosos rincones en los que nadie ha  vivido y pisado durante miles de años. Podrás introducirte en el mundo subterráneo de una manera segura con todas las herramientas que son necesarias y muchos dicen que durante esta actividad se despertarán en uno mismo sensaciones de un auténtico aventurero y de poder inspeccionar e indagar lugares insospechados que bajando a las profundidades de cada lugar podrás observar y aprender mucho sobre la naturaleza y la flora de cada sitio.

La espeleología:

Un día me decidí a probarlo. ¿Por qué no probar algo que al parecer desprendía tantas y tantas sensaciones en cada una de las personas que me hablaban de esta aventura?

Busqué por la Red alguna excursión que me metiera en ese deporte tan excitante y encontré una que realmente me llamó la atención: Cueva del Agua en la Sierra de Almijara.

Comienza la aventura

Preparé de buena mañana un bocadillo, una botella de agua, unas buenas zapatillas de deporte y un chubasquero y me decidí a mentalizarme para pasar un día lleno de emociones y sensaciones por descubrir.

Me dirigí al lugar y allí nos dieron las explicaciones de cómo iba a ser nuestra excursión que duraría más o menos 2 horas y media. Después de darnos una pequeña guía de lo que nos íbamos a encontrar,  nos dirigimos a empezar la aventura.

luray carvern

Impresiones imborrables

Lo primero de todo: el acceso a la cueva era por un serpenteante camino. Después de colocarnos el equipo, nos dispusimos a entrar en la cavidad donde había zonas muy estrechas y otras de una amplitud mayor. Durante todo el camino, nos pudimos encontrar con paisajes realmente increíbles, espacios de verdaderas formaciones de las rocas y escenas que nos hacían sentir un cierto temor reverente, gran sorpresa y enorme admiración.

En repetidas ocasiones nos recomendaron dejarnos llevar y sorprender por el atrevido mundo de la espeleología para así disfrutar al máximo de la experiencia. Finalmente, después de realizar una parada para descansar, retomar fuerzas y poder admirar la grandiosa imagen que teníamos delante llegamos a un lago donde pudimos inmortalizar nuestra imagen con una foto súper curiosa.

La excitación de descubrimiento

Puedo asegurar que es una de las experiencias más bonitas y llenas de energía que he vivido y que en ese momento me sentí llena de vida. Sentí lo bonito que es el descubrir nuevos sitios que nunca pensé que podrían existir ni tan siquiera.

Sin más, espero que os haya animado una vez más a ver lo bonito que es poder compaginar un día de aventuras con un poco de deporte. ¡Combinación perfecta! En mi humilde opinión.

Lo-que-la-montaña-esconde-2-640x288.jpg

Lo que la montaña esconde

En esta página ya os hemos invitado a conocer la montaña desde cualquier deporte, como el senderismo, la escalada, rápel… Una forma de disfrutar de la naturaleza mientras mueves y ejercitas tu cuerpo. Que es la combinación que buscamos en este punto de encuentro.

Pero, ¿por qué conformarse con la esta parte de la montaña? ¿Por qué no disfrutar del deporte, la naturaleza y el conocimiento de la biología que se esconde tras ella? Parece que siempre elegimos entre el deporte y la cultura, y lo que no nos damos cuenta es que con la naturaleza ese punto que parece tan lejano, está más conectado de lo que parece. Hoy os proponemos aprender disfrutando de nuestro medio terrestre, más bien la palabra seria “profundizar”.

La espeleología, el mundo subterráneo

La palabra espeleología viene del griego, cuyo significado es cueva. Una ciencia que estudia el interior de las cuevas, por lo que parte de su aprendizaje se tiene que hacer en sitio profundizando en su interior.

Su origen está claramente ligado a la figura de Édouard Alfred Marle (1859-1938), científico francés considerado el padre de la espeleología moderna. Quien empezó sus primeras exploraciones  cavilares subterráneas con carácter científico en 1895. Fundando después la conocida como Sociedad Espeleológica de Francia.

Un verdadero ejercicio físico que ha atraído a muchos aventureros y deportistas de la montaña a conocer el interior de la tierra. Pero que a su vez ha servido a muchos expertos a iniciarse en el mundo de los deportes ligados a la naturaleza. La unión perfecta.

¿Cómo se puede practicar?

La espeleología está en un momento muy bueno, ya que cada día está consiguiendo atraer a más adeptos, y esto es porque a pesar de ser una práctica científica, lo que antes solo era accesible para el estudio e investigación ha abierto sus puertas a gente de todas las clases, edades y condiciones físicas.

Lo más importante al iniciarte en este tipo de aventura es sentir motivación e interés en descubrir nuevos lugares. Al ser cuevas todas serán distintas, esto es bueno y también malo, pues dependiendo de sus características tendremos acceso o no. Ya que es muy importante tener una cierta agilidad y resistencia, es un deporte en el que vamos en grupo y del cual él depende de si nosotros avanzamos o no.

En España hay un gran número de cuevas que podemos visitar. Para que os sea útil os dejamos una relación entre cuevas a distintos niveles físicos que tengamos para poder practicar la espeleología. Estas son algunas:

Nivel principiante, de 3.000 a 3.500 metros:

Gran Pozo de Promedio. Asturias

Cueva del Torno. Cantabria

Cueva de Salderrañao. Burgos

Nivel Medio, de 10.000 a 20.000 metros:

Cueva Cuberes. Lleida

Cueva de Torneo. Guadalajara

Sistema Partacua. Huesca

Nivel Experto, más de 50.000 metros:

Ojo Guareña. Burgos

Cueva des Pas de Vallgornea. Baleares

Sistema del Alto Tejuelo. Cantabria

Nunca deporte y ciencia estuvieron tan unidos.