Deportes de Aventura relacionados con: deportes de riesgo

image03-12.jpg

Sandboard

El apasionado por el surf más de una vez debe volver a su casa con la cabeza gacha y la tabla en el hombro, habiéndose quedado con las ganas de que unas buenas olas rompieran en la costa.

Esta frustración ha sido tanta para los brasileros que un buen día decidieron echar la tabla sobre las dunas de la playa inventando, casi sin querer, este maravilloso deporte.

¿En que consiste?

Tomando las dunas por las olas el practicante se aventara desde la cima de un montículo de arena con una tabla que ira amarrada firmemente a sus pies.

Uno de los grandes inconvenientes de este deporte es que cada vez que nos deslicemos por una duna deberemos volver a pie a la cima de la misma, a menos claro que contemos con un boggie o con cualquier vehiculo que nos facilite la subida por las resbaladiza arena.

Equipo.

El equipamiento que necesitaremos para realizar con éxito este deporte es sobre todo una buena tabla diseñada específicamente para la practica de este deporte.

Aunque su forma recuerda mucho a la que se utiliza en el snowboard, el material con que se construye es totalmente diferente: la tabla de sandboard es mucho más resistente siendo la formica y el laminex los materiales que suelen utilizarse para su fabricación.

La base de la tabla, la cual estará en contacto con la arena, suele encerarse antes de una carrera con cera a base de parafina para lograr un deslizamiento superior.

Sandboard en el mundo.

Si bien este deporte extremo a sido creado en las arenas del brasil la mejor opción a la hora de practicarlo es dirigirnos a su país vecino, el Perú.

Aquí encontraremos las mejores pistas de mundo, específicamente en el distrito de Vista Alegre (Nazca), allí se encuentra el Cerro Marcha, que resulta ser la segunda duna mas grande del planeta con 920 mt de altura.

Se puede acceder a su cima alquilando areneros, una vez en el lugar encontraremos pequeñas dunas donde practicar con seguridad este deporte, aunque cualquiera que haya llegado hasta allí se vera tentado de tomar la pendiente de mas de un kilómetro de largo que transformara su viaje con un recorrido inolvidable repleto de adrenalina y paisajes paradisíacos.

 De todas maneras no olvidemos que lo fundamental a la hora de practicar este deporte es tener la predisposición y las ganas necesarias, por lo que las dunas de las que dispongamos, tengan el tamaño que tengan, serán suficientes para iniciarnos en esta disciplina.

image02-41-300x199.jpg

Gliding: planeando el mundo sin motor.

Conocido mundialmente como gliding o soaring, este deporte iniciado en los años 20 consta de un planeador que se asemeja íntegramente a la estructura de un aeroplano con una única gran diferencia: carece de motor.

Los vuelos se inician remolcando el planeador por un avión que posee la suficiente fuerza como para despegar junto a su carga y una vez que se lo libera en las alturas el planeador buscara las corrientes de aire caliente para mantenerse en vuelo durante incluso miles de kilómetros.

Dependen pura y exclusivamente del humor de la madre naturaleza para poder realizar sus viajes, incluso cuando el clima se torna inestable en pleno vuelo los pilotos deben forzar un aterrizaje ya que un viento demasiado fuerte puede desnivelar la nave causando una tragedia.

Los aterrizajes forzosos suelen realizar en campos abiertos, algunos aficionados que se rehúsan a acatar las inclemencias de la natura equipan los planeadores con pequeños motores que los mantendrán a flote durante algún tiempo más.  

Practica

Se debe contar con el artefacto en cuestión aunque también es posible rentar uno para prácticas en hangares especializados en la materia.

Los costos varían mucho de país en país aunque el precio base se encuentra en el costo del combustible que utilizara el avión que facilitara el despegue del planeador.

Al estar desprovistos de toda fuerza mecánica que los impulse por los aires, los pilotos se valen principalmente de las corrientes de aire caliente que circundan el globo.

Estas corrientes son las que le otorgan a ese deporte toda su magia y belleza, logrando con la ausencia del ruido de un motor crear la ilusión perfecta de que se esta realmente volando.

Glidder siendo remolcado por un aeroplano.

Cross-Country o como atravesar un país sin gastar un euro en gasolina

Eso si que es un vuelo realmente “verde” ¿verdad? Esta modalidad de soaring es muy famosa en los países de Europa, tornando este deporte en un verdadero desafío para los pilotos. Diversas técnicas se emplean para lograr este fin con éxito, la más famosa conocida como la técnica del delfín consiste en emular los movimientos de este animal recreando con el planeador una especie de surfeo entre las corrientes de aire para poder alcanzar así grades distancias.  

Rentabilidad

A primera vista creeremos que este es un deporte que pertenece solamente a los ricos y privilegiados, pero estamos en un gran error si creemos que esto es así: un glider puede costar tan solo 2000 euros y no olvidemos que puede ser adquirido entre varios amigos. Obviamente que es tan solo el precio inicial, tenemos gliders que alcanzan los 120000 euros sobrepasando varias veces el precio de un Cessna

Ala-delta-un-deporte-de-riesgo-tranquilo-500x288.jpg

Ala delta, un deporte de riesgo tranquilo

El ala delta, el ingenio en sí, es un mecanismo construido para planear y realizar vuelos sin motor. Debido a la baja velocidad con las que se efectúan, las maniobras de aterrizaje y despegue se realizan a pie.

Podríamos situar el origen de este deporte en el siglo IX, de la mano del hispano-árabe Abás Ibn Firnas, quien construyó un aparato para planear, pero sin control alguno. En 1890, el ingeniero alemán Otto Lilienthal realizaba del orden de 2.000 vuelos controlados desde una colina artificial.

ala delta

Un invento de la NASA sin motor

Con la llegada del vuelo motorizado, el interés por el ala delta se evaporaba, hasta que en 1961 Francis Rogallo, ingeniero de la NASA inventaba el ala flexible, una pequeña modificación de la original. La idea era usarla como paracaídas dirigible para el programa Apollo. Aunque la Agencia descartaba su uso en 1965, pilotos y deportistas aceptaron su utilidad deportiva.

Cabe destacar que a adaptación más exitosa del ala Rogallo fue la que realizó el australiano John Dickenson en 1963 y que empezaron a copiar compañías de todo el mundo en la década de los 70. Estas copias popularizaron el deporte del ala delta en muchos lugares del mundo, sobre todo en Estados Unidos, Australia, Europa y Nueva Zelanda. El primer mundial de este deporte se celebraba en Austria en 1976.

Un principio de vuelo básico

El deporte en sí se sirve de las corrientes ascendentes de aire que empujan una superficie de tela muy amplia, en forma de delta (triángulo). Parte de lugares altos, como colinas, para comenzar a planear. La idea es que el piloto se mantenga en vuelo durante mucho tiempo o realice acrobacias.

Si hablamos de la competición en si, diremos que, aunque se empezara con vuelos pequeños y desde colinas de escasa importancia, la tecnología actual deja que los pilotos alcancen los 800 kilómetros, tras varias horas de vuelo.

Los objetivos de la competición abarcan: distancia en línea recta; distancia hasta un objetivo; y tiempo y distancia recorrida en torno a un circuito triangular.

Tranquilidad. Libertad

Definida el ala delta; estudiada su historia; entendido su mecanismo; e iniciados en la competición de un deporte que, por extraño que pueda sonar, es competitivo, ¿qué nos queda? Pues definir este deporte según sus participantes.

De hecho, los “aladeltistas” utilizan dos palabras, dos sensaciones para describir qué es su deporte: tranquilidad y libertad ¿Qué más nos hace falta para animarnos con deporte de riesgo sólo moderado y que nos da la ocasión de ver el mundo desde arriba, tranquilos, libres?

kilimanjaro.jpg

Alpinismo en África: kilimanjaro

El alpinismo es un deporte de alto riesgo en el que se ejercita brazos y piernas con el propósito de escalar.

Este deporte debe realizarse preferentemente en grupo ya que disminuyen los riesgos que implica hacerlo de modo individual.

A su vez se necesita conocer el pronóstico climático para no correr riesgos y tener toda la indumentaria correspondiente.

 No hay que olvidar cada elemento para realizarlo sin riesgo, se necesita calzado especialmente diseñado para este propósito, un arnés de cintura y mosquetones de seguridad. Por último, es imprescindible llevar consigo resina de magnesio.

El monte Kilimanjaro se encuentra en Tanzania cercano a la frontera con Kenia. Al subir se atravesarán cinco ecosistemas hasta llegar a la cima.

 Para ascender a esta extraordinaria montaña existen dos rutas posibles:

La ruta transversal, es la menos transitada y se realiza comenzando por los pastizales del norte y culmina en las selvas por debajo de la ladera ser del monte. Por otro lado, la ruta Machame pasa por debajo del glaciar para adentrarse en la majestuosa montaña.

El ascenso al monte Kilimanjaro brinda una aventura y experiencia cultural única para quienes la llevan a cabo. Esta expedición en altura alcanza 19.340 pies en la cumbre.
El ascenso es necesario realizarlo con algún guía experto en el lugar, preferentemente un lugareño; ya que es importante que conozcan a la perfección la montaña, esto asegurará un ascenso exitoso.

En lo referente a las capacidades físicas de los alpinistas, a pesar de ser una extenuante jornada de ascenso, las exigencias son muy razonables para las personas que realizan de modo regular esta actividad; y que se encuentran en buen estado de salud.

Se recomienda hacer una adaptación en el pie de la montaña, no menor a tres días para una correcta aclimatación; para lograr el ascenso hacia la cima sin dificultades.

 Una curiosidad

Una curiosidad sobre el Kilimanjaro es que en él se realiza, desde hace 12 años, el Maratón Kilimanjaro el cual puede realizarse de tres diversas formas: el modo total, cuyo recorrido abarca 42.2 magníficos kilómetros; modo medio que consta de 21.1 kilómetros; y el modo recreativo que consiste de sólo 5 kilómetros. El maratón asciende hasta 1150 metros sobre el nivel del mar.

Un recorrido inolvidable y con una multiplicidad de paisajes y métodos de ascenso único.
acantilado2.jpg

Saltando alcantilados

El pensamiento de saltar acantilados probablemente suena como algo que nunca podría hacer, pero para algunas personas es una actividad muy atractiva.

En este artículo se presentarán 10 consejos sobre cómo hacer un salto del acantilado sin hacerse daño, una lista que se puede aplicar a los principiantes y principiantes de segundo nivel (los que ya han pasado por esto por lo menos una vez).

Estas son sólo algunas ideas generales que se deben tener en cuenta. También se recomienda que se realice un entrenamiento serio con alguien con experiencia y que se comience con acantilados relativamente pequeños.  

Consejos para un salto perfecto:

1. No ir solo al salto de acantilado. Llevar siempre alguna compañía, en caso de que algo salga mal. Además, de esta manera las cosas podrían ser mucho más divertidas.

2. Asegurarse de que no haya nadie en el agua antes de decidirse a dar el salto para no dañar a nadie.

3. Antes de hacer un salto de acantilado, tener en cuenta que la presión puede ser un gran problema, y cuidar sus oídos con unas gotas de aceite de oliva o de silicona.

4. Observar la profundidad del agua. Además, estar al tanto de las mareas en la zona.

5. Es importante comenzar a salvo. Se trata de un par de cosas: en primer lugar, se debe tener confianza, ya que realmente podría influir en la manera de sumergirse. Además, un punto de partida firme es necesariamente el resultado de mirar al alrededor en un primer momento y calcular el salto a su propio ritmo.

6. Asegurarse de tener el suficiente espacio y tiempo para hacer el movimiento mediante el cálculo de la distancia y visualizar el salto en la mente antes de despegar. Comenzar el salto con los brazos pegados al cuerpo en una posición recta. Esta es la mejor manera de realizarlo.

7. Los pies deben ir primero, siempre.

8. Aprende a disfrutar de la estancia en el aire. Esto puede parecer un consejo loco, pero es una gran sensación. Una vez que el cuerpo está suelto, se tendrá más control sobre él. 

9. Cuando el cuerpo golpea el agua, se debe tener una forma firme y dinámica. Mantener los dedos estirados y los brazos muy cerca de su cuerpo, por lo que podían deslizarse libremente y fácilmente.

10. A medida que se comience a entrar en contacto con el agua, hay que recordar respirar por la nariz, no dejar que el agua afecta el proceso de respiración.

Esto es todo que tengan un buen salto!!!

bobsleigh-1000x288.jpg

¿Qué es el Bobsleigh?

Qué es el Bobsleigh

Quizás a algunos este término no les suene de nada, pero aquellos aficionados a los deportes invernales y olímpicos algo de idea pueden llegar a tener. La verdad es que yo tampoco lo conocía hasta hace no mucho y me he dado cuenta que practicarlo puede ser muy divertido, pero en el que se tienen que tomar algunas medidas de seguridad.

Para haceros una idea, el Bobsleigh es una modalidad de deporte invernal que consiste en la bajada de trineos. Otras modalidades de este deporte son el Luge y el Skeleton, que es más conocido entre público en general. Las tres variantes del descenso de trineos tiene su origen en los Alpes suizos en una época donde con toda seguridad no tenían los medios con los que se cuentan ahora: el siglo XIX.

Sigue leyendo

image02-22.jpg

Kitesurf: angeles anfibios

Uno de los grandes inconvenientes que tiene el deporte del Surf es que dependemos totalmente de cómo se encuentre el oleaje para poder echar la tabla, si este es muy bajo o prácticamente nulo las posibilidades de que tengamos una tarde entretenida será tan escasa como si de olas se tratase.

Ni hablar de los pueblos costeros que se encuentran a la vera de un río y no de un mar, ellos jamás hubiesen pensado en tener la posibilidad de remontar una ola, esta idea pertenecía a fantásticas películas de los años 70´s.

Pero ahora todo esto no solo es posible si no que gracias a los favores de los dioses del viento y del gran Poseidón podremos elevarnos por los aires en cualquier parte del mundo.

¿De que se trata?

En nuestros pies ira amarrada una tabla diseñada específicamente para este deporte que resulta muy similar a la que se utiliza para hacer skateboarding o wakeboarding.

El practicante llevara puesto un arnés al cual se le engancha una cometa de tracción (similar a un paracaídas) que se encargara de remontarnos por los aires. Una barra de dirección estará sujeta también a la cometa, ésta nos permitirá realizar maniobras y conducirnos libremente por las aguas. En cuanto a la seguridad el uso de casco es recomendado aunque no es obligatorio, tanto como la utilización de chalecos salvavidas y trajes de neopreno para el frío.

Un poco de historia.

Ya en el siglo XIXel pionero George Pocock solía utilizar cometas para propulsar naves tanto en el agua como en la tierra valiéndose de un sistema de dirección muy similar al que utilizan los modelos actuales de kitesurf.

En 1970 con la invención del Kevlar (una fibra sintética muy resistente y muy liviana) el desarrollo de cometas paso a una nueva etapa y fue en 1977 cuando el holandés Gijsbertus Adrianus Panhuise patento el primer equipo de kitesurf y aunque su invento no logro atraer inversores para desarrollar un modelo comercial se lo considera de todas maneras inventor de este deporte.

Diferentes modalidades.

Se reconocen en la actualidad tres diferentes tipos de formas de realizar este deporte:

Salto: Consiste en realizar prodigiosos saltos valiéndose de los golpes de vientos que logra capturar la cometa

Estilo Libre: Enfocado en la realización de proezas aéreas que podremos realizar aprovechando los vientos.

Paseo libre: Aquí es donde aprenderemos nuevas técnicas y donde encontraremos más diversión. Se trata básicamente en hacer lo quieras y divertirte al máximo.

ID-10019951.jpg

Vuelo acrobático

Cuándo vemos en los desfiles militares las exhibiciones de vuelo acrobático somos muchos los que contemplamos con la boca abierta y llenos de admiración las piruetas que esos expertos realizan con sus aviones. Pero no son los únicos que realizan vuelos de ese tipo, el vuelo acrobático es un deporte que si bien no es ni mucho menos mayoritario si cuenta con auténticos fanáticos capaces de todo por sentir la adrenalina en el aire.

Lo primero que necesitas para practicar este deporte es dinero, no es un deporte barato ni mucho menos. Si  no tienes conocimientos de vuelo es lo primero que tendrás que hacer, un curso de piloto privado. Para el mismo deberás de ser socio de algún club de vuelo y abonar los aproximadamente 2.000 euros que vale el curso. La edad mínima son 17 años y deberás de pasar un reconocimiento médico para poder matricularte.

Tienes que tener en cuenta que cada hora de vuelo está entre los 150 y los 200 euros aproximadamente, así que si no dispones de avioneta propia eso es lo que te costará poder practicar tu deporte.

Y una vez que tienes experiencia especialízate

Cuándo seas ya un piloto con que te defiendas muy bien a los mandos del avión puedes plantearte el curso de vuelo acrobático. Te costará más o menos otros 2.000 euros, pero saldrás con los conocimientos básicos para comenzar a practicar un deporte realmente apasionante que te hará sentir emociones únicas.

Evidentemente hablamos de un deporte que entraña peligros y que implica que el piloto debe de estar en perfecto estado de salud y en una buena forma física para realizarlo. No creas que por ir sentado en la cabina quiere decir que cualquiera puede realizar este tipo de vuelos. La fuerza de lo G`s, por ejemplo, implica que tienes que tener una buena musculatura y no sufrir problemas cervicales.

Puedes sentirlo a modo de prueba

Si te ha picado el gusanillo y quieres saber lo que se siente al realizar loopings, toneles y barrenas pero aún no dispones del dinero para el curso acreditativo o no estás del todo seguro, puedes contratar un vuelo de una hora en compañía de un experto. Podrás acompañarlo en la cabina y saber realmente lo que es volar cabeza abajo o surcar el cielo a toda velocidad.

Esta actividad, que puedes realizar por aproximadamente 250 euros, te acercará a un deporte minoritario pero dónde el placer de volar con motor se lleva a su extremo más emocionante.

Descenso-de-ríos-para-relajarse-o-para-soltar-adrenalina-500x288.jpg

Descenso de ríos: para relajarse o para soltar adrenalina

El descenso de ríos consiste, básicamente, en lo que su nombre indica: bajar por un cauce, de mayor  menor corriente, sobre una embarcación o balsa. Se trata de un deporte con diferentes grados de peligro y exigencia para el que, en todo caso, hemos de ir convenientemente equipados –en mejor momento, desgranaremos esta equipación-.

Es una actividad que siempre que se practique en equipo está garantizada la diversión  el refuerzo de los lazos entre unos y otros miembros. Y es un desafío continuo a la habilidad, coordinación y, en ocasiones, valor del equipo y de cada uno de sus miembros.

rafting

Dicho esto, vamos a introducirnos un poco más en el práctica del descenso, un deporte el podemos hablar, y lo haremos, a lo largo de varios artículos. De hecho, por ahora sólo vamos a mencionar las clases de aguas que existen, de acuerdo con la clasificación más ampliamente aceptada, según su dificultad.

Un paseo para principiantes

Comenzaremos por el descenso más fácil, el llamado de aguas planas, en las que la lámina líquida no presenta casi olas, remolinos ni huecos. Es más un paseo dejándonos llevar que un deporte de aventura. Si aumentamos un grado la dificultad, nos encontramos con a clase I: son también aguas casi planas, de muy pocas turbulencias y oleaje.

La clase II sigue siendo fácil, aunque la corriente ya es más rápida y nos vamos a encontrar con huecos de has 25 centímetros en el flujo del agua, así como pequeños remolinos sin peligro para un nadador.

Aguas blancas: esto se pone interesante

Entramos ahora en la categoría de “aguas blancas” con los descensos de clase III, de dificultad intermedia, con huecos y olas de hasta un metro, además de remolinos que el nadador ha de tener en cuenta y que moverán la embarcación. Hemos de conocer la técnica y el río.

La clase IV se refiere a las aguas blancas pero predecibles, por turbulentas que sean (que lo son). Con huecos y olas de hasta dos metros, los remolinos pueden suponer un problema para la embarcación. Además, pueden existir cascadas importantes. Necesitaremos de una muy buena técnica y conocimiento del río, así como tener en cuenta que nos encontraremos con pasos estrechos que nos obligarán a maniobras muy complicadas.

Un desafío a la técnica y al valor

La clase V es sólo para expertos, con olas de más de dos metros y aguas difíciles de predecir, además de remolinos y cascadas peligrosas. Será mejor que conozcamos muy bien el río y seamos verdaderos maestros de la técnica.

Finalmente, la clase VI es aquella que abarca a los descensos de dificultad extrema o imposibles de navegar.

Vistas las clases de descenso, y como nos han entrado unas ganas terribles de navegar, queda anunciado para fechas próximas otro artículo, éste sobre el equipo necesario y los mejores ríos de cada un de las categorías donde emplearlo.

4 deportes de riesgo y aventura para pasarlo en grande

Los deportes de riesgo se han convertido en una experiencia liberadora para muchos de nosotros. Necesitamos correr, caer, volar, sentir, pedalear y superar nuestros límites para seguir manteniéndonos jóvenes y vivir la vida a tope. No sólo los jóvenes y los adolescentes. También los padres y aventureros ya entrados en años desean huir de las rutinas urbanas y vivir en sus propias carnes la efervescencia del rafting, la locura de descender por un barranco o dejarse caer por los ríos tumbados sobre un trineo flotante.

deportesderiesgoyaventura

En este artículo nos gustaría hablarte de estos cuatro deportes extremos (rafting, barranquismo, hidrospeed y descenso en bicicleta) y sus peculiaridades por si tú también te animas a soltar adrenalina y pasar un rato divertido junto a tus amigos mientras desafías a la naturaleza.

Cuatro deportes de riesgo que deberías practicar

Entre los diferentes tipos de deportes de riesgo y aventura, encontramos muchos y de muy diversas clases. Todos tienen en común que permiten soltar adrenalina, poner nuestro corazón a 100 y disfrutar al máximo del ocio. Si te gustan las emociones fuertes, este tipo de actividades está pensado para ti.

Rafting

También conocido como balsismo, consiste en descender un río, normalmente en kayak o canoa. Se trata de recorrer los cauces río abajo, muchas veces pasando por los rápidos, donde se producen los mayores momentos de diversión.

Barranquismo

Es la variante quizás más conocida. También se le llama canyoning, ya que en muchas ocasiones el descenso (con cuerda) se produce en los cañones de los ríos, pudiendo pasar por cascadas o zonas secas. Lo bueno de este deporte de aventura es que se practica un poco de todo: la concentración, la técnica, caminar, destrepar, nadar, etc.

Hidrospeed

Es un juego recreativo muy parecido al rafting, pero en lugar de usar un kayak, desciendes en una especie de trineo individual, movido por aletas de buceo. La diferencia fundamental es que aquí no sólo te salpicas, sino que directamente te tienes que mojar las extremidades y los pies.

Descenso en bicicleta

A diferencia de los otros tres, no se trata de un deporte acuático, pero sí de riesgo, en tanto que consiste en descender en bicicleta BTT por laderas de alta pendiente. Si te encantan los descensos de infarto, uno de los sitios donde puedes encontrar circuitos para practicar es en el Bike Park GrandValira, en Soldeu.

¿Cuál de estas cuatro actividades te suena más divertida? ¿Todavía no te has atrevido a vivir al límite practicando un deporte extremo?