Deportes de Aventura relacionados con: deportes de aventura

paintball-500x288.jpg

Paintball

Al aire libre, de resultado incierto, explorando los límites físicos e intelectuales de los participantes… Sí: definitivamente, el paintball puede considerarse un deporte de aventura. Y uno de los divertidos y seguros, además.

El “arma” que se emplea es la misma que se utiliza en las granjas como marcador de ganado. Estos marcadores se vendían a través de los catálogos agrícolas y se usaban para marcar árboles y animales.

deporte

El útil se acciona mediante aire comprimido, sea dióxido de carbono, sea cualquier otro gas. La idea es que el aire propulse pequeñas bolas rellenas de pintura contra los demás jugadores. Es un juego físico, pero sobre todo de estrategia. Y muy complejo.

La norma: si te dan, estás eliminado

Eso sí, las normas se resumen muy fácilmente: quien es alcanzado por pintura, queda eliminado, sea de forma transitoria, sea permanente. Eso sí, en contra de la imagen general de este deporte, es uno de los más seguros que se pueden practicar al aire libre.

Lo normal es que las partidas de paintball se jueguen entre dos equipos con un objetivo que se acuerda previamente: eliminar todo el equipo contrario, a un jugador concreto, capturar un objeto (habitualmente una bandera). La partida típica, no profesional suele oscilar entre los cinco y los treinta minutos.

Una equipación asequible

Si nos apetece jugar, pensemos que el equipo básico no es demasiado caro, aunque los precios suben en proporción a la altura de la gama. En cuanto al número de bolas que se disparan, varía según la modalidad o los objetivos de la partida: tanto podemos disparar cientos de bolas como apenas una o dos, o incluso ninguna.

Son, literalmente, millones los practicantes de paintball en todo el mundo. De hecho, sólo en Estados Unidos, al cabo de un año, juegan unos diez millones de personas, según la asociación de fabricantes de materiales de deporte.

Beneficios en todos los sentidos

Como los lugares en los que se puede practicar este deporte son muy variados –no sólo al aire libre, ni sólo en espacios cerrados o cubiertos- y las reglas varían según se juegue en uno u otro lugar, así como según el acuerdo de los participantes, no entraremos en detalles sobre unos y otras.

Lo que sí dejaremos muy claro es que se trata de un juego en el que se libera una enorme cantidad de adrenalina, a la vez que se refuerzan vínculos entre personas en un entorno de riego muy controlado (por no decir que es totalmente seguro). Es por estas y otras ventajas que se convierte en un ejercicio fantástico para que se dé una imagen ya tópica: los ejecutivos de una empresa “echando un paintball” a cargo de sus jefes

Flyboard-500x288.jpg

Flyboard

Nos encontramos ante la más evidente de las pruebas de que los deportes de aventura están en continua expansión. El crecimiento de estas modalidades marcha paralelo al de las tecnologías y éstas, a su vez, crecen y se desarrollan de la mano del número de participantes.

Es fácil que no te suene demasiado el nombre de “flyboard”, habida cuenta de lo novedoso de la modalidad. Aunque acabará por sonarte, vista la rapidez con la que crece su número de seguidores.

Flyboard

Por ahora, el número de participantes es bajo, si lo comparamos con otros deportes, aunque lo espectacular y divertido que es, y que además aparenta ser, amenaza con extenderlo por los siete mares a poco que vuelva a apretar el calor estival.

Una tabla que nos convierte en delfines

Veamos en qué consiste: básicamente, la idea es conectar una tabla a una manguera que, a su vez, se comunica con una moto acuática. Una idea que se hacía realidad a manos del piloto francés Franky Zapata, campeón de Jet Sky.

Zapata desarrollaba el invento que luego patentaría en su taller especializado en motos acuáticas. La “flyboard” o tabla voladora permite que una persona se propulse con la presión del agua que le llega a través de la manguera hasta a unos diez metros de altura, para luego dejarse caer y sumergirse como si de un delfín o un pez volador se tratara.

Controlado por el propio cuerpo

Los controles del ingenio nacen del cuerpo del propio piloto (o como quiera que se le llame a los practicantes de este deporte, si es que le han dado ya un nombre. De o ser así, desde aquí sugerimos el de “delfines”, que queda muy elegante). Los controles: lo chorros a presión que salen desde debajo de los pies sirven para dirigirse a uno u otro sitio. Los de las manos, para estabilizarse.

El ingenio permite realizar todo tipo de maniobras y filigranas sobre el agua. De hecho, ya se están celebrando las primeras competiciones oficiales. Entre ellas, el campeonato del mundo que se disputaba en Doha (Qatar) el mes pasado.

Con el tiempo, se irá abaratando

En la competencia por el cetro mundial se reunían cincuentaiún participantes de veintiún países diferentes. Entre ellos, los locales Hamad Mohammad Alfadala, Khalid Jassim Al Kuwariand o Jassim Ahmed Al Suwaidi, además del que es, a día de hoy la gran figura mundial de este deporte, el galo inventor del ingenio.

Eso sí: hasta que se vaya popularizando la idea –que lo hará, seguro-, el flyboard sale un poco caro: tanto como unos 14.000 euros cada tabla. Paciencia: si se impone a lógica, de aquí a unos años estaremos hablando de algún cero menos.

movere-1000x288.jpg

Moverse con algo de gracia

Muchos son los días en los que no sabes que hacer, te levantas sin ganas de nada y necesitas desconectar del trabajo y de todo. Un día me levanté así y pensé en que necesitaba algo nuevo, algo que me hiciera ver las cosas de otra manera, algo que me sirviera para descansar de la rutina de todos los días.

Ojeando por internet encontré un “deporte” que me pareció muy interesante y divertido. No hay nada como un día soleado y el practicar deporte con un Segway. Os preguntaréis algunos qué es esta extraña palabra que parece ser obtenida de una marca de refrescos. Pues bien, nada más allá de montar en un vehículo a motor.

Sentirás el viento y la velocidad con cada uno de ellos. Sentirás cosas que jamás habías imaginado. Buscarás sin darte cuenta tu propio equilibrio. Es muy sensible a cada movimiento que realices. Se adaptará a cada giro que hagas. Solo tendrás que situarte en él e inclinarte hacía adelante para sentir que te mueves hacía esa dirección.

Más allá del mundo

Sentirás la brisa en tus mejillas, el respirar aire puro que te hará sentir mejor, además de poder respirar la tranquilidad que en ese momento necesitas. Es un deporte que se practica al aire libre, donde podrás experimentar toda clase de sensaciones.  Podrás fotografiar bonitos paisajes y lo más importante es que te hará sentir que eres libre gracias a la adaptación del vehículo con la persona que lo dirige.

Podrás adaptarte al medio y es divertido de montar. Además de ser seguro y estable. Es apto para cualquier tipo de personas y muy recomendable para situaciones de estrés o de ansiedad. Super fácil de manejar y en pocos minutos podrás disfrutar como si de volar a ras de suelo se tratase.

Palabra clave: sensaciones

Las sensaciones son infinitas. Muchos lo definirían como lo hace la enciclopedia virtual “Wikipedia”: “un vehículo de transporte ligero giroscópico eléctrico de dos ruedas, con autobalanceo controlado por ordenador, inventado por Dean Kamen que fue inventado en 2001, pero otros lo califican como la manera más divertida de pasar un día en familia o en compañía de amigos.

Pasar un día diferente y rodeada de flora que hace de ese día un día lleno de aventura y de emociones. Sin duda, es algo que no tardaré en practicar ya que me parece una manera de disfrutar y de evadirse del mundo en un día de domingo.

acantilado2.jpg

Saltando alcantilados

El pensamiento de saltar acantilados probablemente suena como algo que nunca podría hacer, pero para algunas personas es una actividad muy atractiva.

En este artículo se presentarán 10 consejos sobre cómo hacer un salto del acantilado sin hacerse daño, una lista que se puede aplicar a los principiantes y principiantes de segundo nivel (los que ya han pasado por esto por lo menos una vez).

Estas son sólo algunas ideas generales que se deben tener en cuenta. También se recomienda que se realice un entrenamiento serio con alguien con experiencia y que se comience con acantilados relativamente pequeños.  

Consejos para un salto perfecto:

1. No ir solo al salto de acantilado. Llevar siempre alguna compañía, en caso de que algo salga mal. Además, de esta manera las cosas podrían ser mucho más divertidas.

2. Asegurarse de que no haya nadie en el agua antes de decidirse a dar el salto para no dañar a nadie.

3. Antes de hacer un salto de acantilado, tener en cuenta que la presión puede ser un gran problema, y cuidar sus oídos con unas gotas de aceite de oliva o de silicona.

4. Observar la profundidad del agua. Además, estar al tanto de las mareas en la zona.

5. Es importante comenzar a salvo. Se trata de un par de cosas: en primer lugar, se debe tener confianza, ya que realmente podría influir en la manera de sumergirse. Además, un punto de partida firme es necesariamente el resultado de mirar al alrededor en un primer momento y calcular el salto a su propio ritmo.

6. Asegurarse de tener el suficiente espacio y tiempo para hacer el movimiento mediante el cálculo de la distancia y visualizar el salto en la mente antes de despegar. Comenzar el salto con los brazos pegados al cuerpo en una posición recta. Esta es la mejor manera de realizarlo.

7. Los pies deben ir primero, siempre.

8. Aprende a disfrutar de la estancia en el aire. Esto puede parecer un consejo loco, pero es una gran sensación. Una vez que el cuerpo está suelto, se tendrá más control sobre él. 

9. Cuando el cuerpo golpea el agua, se debe tener una forma firme y dinámica. Mantener los dedos estirados y los brazos muy cerca de su cuerpo, por lo que podían deslizarse libremente y fácilmente.

10. A medida que se comience a entrar en contacto con el agua, hay que recordar respirar por la nariz, no dejar que el agua afecta el proceso de respiración.

Esto es todo que tengan un buen salto!!!

buceo2.jpg

¡¡Sumérgete!! 1ª parte

No es nada nuevo: desde que el hombre es hombre, ha querido saber qué se oculta bajo el mar. Con tal fin, ha elaborado todo tipo de artilugios que le ayudaran a descubrir ese mundo que se halla bajo la lámina de la superficie, aunque sólo a partir del siglo pasado empezó a considerarse el buceo como un deporte.

Los indicios apuntan a que el submarinismo hunde sus raíces en tiempos prehistóricos. Y es que, salvo que estuvieran  la espera de grandísimas bajamares para juntarlos, los restos de moluscos de ciertos yacimientos, amontonados, hacen pensar que nuestros antepasados se sumergían para capturarlos.

En la Polinesia, sus habitantes se sumergían usando lentes submarinas formadas por un armazón de madera y una lámina de carey.

Los griegos ya sabían qué  era bucear

En la Edad Antigua, se tienen noticias de que en el 168 a.C. se usaron buzos para recobrar el tesoro que Perseo, último rey macedonio, lanzara al mar. Asimismo, los Problemas de Aristóteles hablan de dos tipos de aparatos de inmersión, unos de los cuales es la “lebeta”, similar y precedente de las campanas de inmersión. El otro es un tubo no diferente del esnórquel.

Avanzado en el tiempo, llegamos a la era medieval y a la renacentista. De acuerdo, la Edad Media fue un tiempo en el que no consideraba demasiado e mar, aunque es en este tiempo cuando vive un extraordinario buceador, el legendario Nicolás “El Pez”, cuyas vivencias recogió F. Schiller y Cervantes menciona en El Quijote a través de “Peje Nicolao”.

La era del Hombre… y del mar

El Renacimiento vuelve los ojos al mar, a través de inventores como Leonardo da Vinci que diseñó respiradores, cascos y equipos pensados para que el hombre pudiera, ya que no conquistar, al menos darse un paseo por los fondos marinos.

El siglo XVIII es la era de los descubrimientos y de los inventos, también en lo que se refiere a la conquista del mar, de modo que los buceadores pueden estar más seguros y durante más tiempo debajo del agua. Tal es el caso de las campanas y trajes de buceo que dejaban el cuerpo de aventurero seco y le permitían respirar, en según qué casos, aire de la superficie.

Evolución vertiginosa

Ya en 1860 Auguste Denayrouze y Benedict Rouquayrol construyen y diseñan un aparato más ligero que la escafandra, con un depósito metálico de aire comprimido a 30 o 40 atmósferas y un primitivo regulador.

Dos décadas después, Henry Fleuss creaba un equipo que funcionaba con mezclas del 50 al 60 por ciento de oxígeno, que se sumergió durante una hora y cuyo éxito hizo que Siebe Gorman and Co., de Londres, acabara por fabricarlo.

Nos queda la era contemporánea del buceo, pero esta merece el capítulo aparte que, por supuesto, va a tener.

Un-puente-de-aventura-500x288.jpg

Un puente de aventura

¡Uf! ¡Uf! ¡Vaya carrera! ¿Llegamos a tiempo para ofrecerte algunas ideas para el puente de Diciembre? O al menos para hacerte cambiar un par de planes, esperamos… Entre las muchas posibilidades que se nos ofrecen a partir de 6 de Diciembre están los deportes de aventura: Naturaleza y acción, de la mano.

Es un error bastante común asociar deporte a aventura a sol y buen tiempo. Y aquí van unas cuantas pruebas:

Un puente de aventura

Comenzamos hablando del mushing, una forma de desplazarse más antigua que la memoria que ha acabado por convertirse en un deporte. Y gracias a este deporte conectaremos con la Naturaleza y lo haremos de una forma apasionante. Posiblemente más si terminamos la jornada en un tipi (una tienda de campaña como la que usaban los indios norteamericanos).

Cantidad, variedad y diversión asegurada

Concretamente, estamos pensando en la estación de esquí de Vallnord, donde un musher profesional guiaría el trineo durante una media hora por determinadas zonas del paraje y nos ofrecerá una cena en un tipi si nuestro grupo es pequeño o en un restaurante si es grande.

Otra buena idea es la de practicar zorbing. Básicamente, nos introducimos dentro de una bola grande (unos dos metros de diámetro), en la que caben dos personas y jugar con la nieve de la ladera y la fuerza de la gravedad.

Seguridad, para divertirnos

Quienes practican el zorbing van sujetos con un arnés, de modo que el peligro se reduce a cero. Este deporte presenta diferentes modalidades y dificultades, incluso una que podría asociarse al buen tiempo y que consiste en rodar por el agua.

Más ideas, también con la nieve en mente: excursiones caminando sobre raquetas, paseos en moto de nieve. Cómo no: el esquí en cualquiera de sus modalidades es un deporte que se adapta a cualquier edad o condición física: es posible que no estemos como para hacer un slalom gigante, pero tal vez sí unos kilómetros de travesía a un ritmo tranquilo.

¿Te apetece un cambio de planes?

Tras haber echado un vistazo a estas ideas es posible que, si no tenías plan, lo tengas ya; y si lo tenías, puede que cambies de opinión. Pero, por si acaso aún dudas de si disfrutar o no del puente, ahí van algunas ideas entre fresquitas y frías: buceo bajo el hielo, fabricación de iglús, escala en hielo…

Anda: búscate  una compañía que te ofrezca alojamiento y pack de aventura y disfruta del puente de la Constitución como no pensabas hacerlo ¿De verdad pensabas que el deporte de aventura es sólo para disfrutar bajo el sol?

xx-500x288.jpg

No soy David Meca

Nunca voy a ser un Oiarzábal, ni creo que llegue jamás a saber qué es poner un pie por encima de 2.949,33 metros (un tercio de la altitud del Everest). De hecho, a los 2.519 del Naranjo de Bulmes, boqueaba como un pez (lo hacía, de hecho, bastante antes).

No creo que nadie vaya a confundirme, mientras nado, con David Meca ni que sea capaz de atravesar un río muy tranquilo de más de veinte metros de ancho o de hacerme más de un par de largos seguidos en una piscina olímpica.

Path to my Self

¿El Camino de Santiago? Pero si el día que más recuerdo haber caminado fueron del orden de veinticinco kilómetros y acabé tan cansado que apenas podía levantarme al día siguiente. Como para ir desde Sant Jean de Pied de Port (que es donde de verdad comienza el Camino francés) a Santiago de Compostela…

¿Por qué me gustan los deportes de aventura?

En fin, que soy todo lo contrario de un deportista de élite. Es más, posiblemente no puedo siquiera considerarme deportista, salvo que la práctica esporádica me conceda el título. Entonces, ¿por qué me gustan tanto los deportes de aventura que incluso me atrevo a escribir sobre ellos?

Pues porque el deporte es una de las prácticas más populares que pueden darse: todo el mundo tiene el derecho y, a poco que quiera, la posibilidad de practicarlo. No conozco a nadie que, si no tiene una instalación deportiva a mano, no pueda salir a pasear y respirar aire puro o subirse a la bicicleta y disfrutar de paisajes maravillosos.

Enjoying a sunset in Salto, Uruguay

“Límites” es sólo una palabra

Todos podemos practicar algún deporte de aventura, de mayor o menor nivel. Pero no es sólo eso. Interioricemos lo que significa el deporte de aventura: el reto a uno mismo. El decir “con un paso más, me queda un paso menos hasta la meta ¡Vamos!”.  Apretar los dientes e imponerse al vértigo, al miedo a caer. Y, aun habiendo caído, levantarse y reemprender la marcha.

Romper los límites por la mera satisfacción de romperlos… ese es el espíritu del deporte de aventura. Que las barreras, las externas y las que tu mente te impone existan con el único fin de ser superadas.

No: no soy un deportista de élite, no soy un temerario (más bien lo opuesto), estoy terriblemente fuera de forma para poder decir que soy un deportista y, sin embargo, me apasiona el deporte de aventura, al nivel que yo puedo practicarlo, porque no es mero ejercicio, sino una forma de entender la vida.

Para-los-aventureros-urbanos-Parques-multiaventuras-2-518x288.jpg

Para los aventureros urbanos: Parques multiaventuras

Seguro que a más de uno se le pasa envidia cuando hablamos de actividades entorno a la montaña o campo. Esa misma clase de gente que sueña siempre con escapadas a casa rurales, completando la visita con senderismo y algo de escalar suave de esa que te deja reventado una semana.

Para todos aquellos que dicen “es que no tengo tiempo”, “es que no se de sitios”, “es que no puedo dejar solos a los niños”. Le traemos una solución fantástica para aprovechar ahora que viene el buen tiempo, o eso dicen… Los parques multiaventuras.

¿Qué son este tipo de parques?

Este tipo de aventuras se basa en la acción física para superar una serie de tramos que se van complementando con obstáculos tales como árboles, puentes o descensos. Por lo cual se combinan varias actividades físicas como el senderismo, la escalada o la tirolina.

A su vez la creación de estos circuitos están preparados para que puedan ser utilizados por personas de diferentes edades y condiciones físicas.

La forma de visitar estos parques es haciendo rutas o juegos que se agrupan por su nivel de dificultad y que se pueden reconocer por sus colores o señalización simulando al de las pistas de ski. Esta clase de aventuras se pueden hacer desde los 6 años, siempre y cuando los niños midan un mínimo de 1´15 metros.

Todas las zonas tienen sus elementos de seguridad basados en redes y sistemas de arnés con mosquetones. Lo cual hace que el visitante tenga la libertad de poder vivir esta experiencia sin ningún tipo de riesgo.

¿De cuánto tiempo se dispone?

Todos los recorridos suelen estar diseñados para que se desarrollen en un máximo de 3 horas completando todos los obstáculos a recorrer, cargados de gran dosis de emoción y adrenalina entre los juegos que se van descubriendo pasando los árboles.

Cuando hablamos de 3 horas para hacer un circuito, está contemplada la posibilidad de terminar antes del tiempo previsto, así que se pueden volver a practicar una pequeña parte del tramo hasta completar el tiempo.

Para cualquier ocasión

Este tipo de actividades nos ofrece poder practicar esas rutas de aventuras en cualquier ocasión del año. Aunque ya que hablamos de sitios descubierto es preferible cuando las condiciones meteorológicas sean favorables.

Además estos parques contemplan la posibilidad de celebrar cumpleaños infantiles con combos y ofertas incluidas para hacer de ese día una fiesta inolvidable tanto para tu hijo, protagonista absoluto de la visita, como sus invitados.

Porque la aventura se puede encontrar en cualquier momento.

Equipo-de-escalada-500x288.jpg

La diferencia entre la cima y el fracaso: el equipo de escalada

Sabiendo qué es y de donde viene el la escalada, vamos a ver también el equipo imprescindible que lo convierte en un deporte de aventura, en lugar de serlo de riesgo. Quien quiera prescindir de los elementos de seguridad es muy quien de hacerlo, pero la montaña no concede segundas oportunidades a los imprudentes.

Dicho esto, la equipación va a depender del tipo de subida: si hablamos de escalada deportiva y en la Naturaleza, será preciso el uso del arnés, zapato de escalada –los conocidos “pies de gato”-, cintas express o anillas, mosquetones y sistemas de freno seguro( dentro de los que se enmarcan el ATC, grigri o reverso, entre otros).

Equipo de escalada

Del mismo modo, añadiremos a la impedimenta la cuerda dinámica, el puño ascensor y, tal vez el único elemento que los profanos reconozcan y que muchos escaladores parecen haber olvidado que es básico a la hora de evitar daños muy graves: el casco.

Un equipo para cada aventura

Si se trata de escalada artificial, a cubierto o clásica son precisos además diferentes materiales (fisureros, stoppers, friends…) según la ruta que pensemos seguir. Además, la mayoría de los escaladores usa magnesio contra el sudor, si bien en ciertos lugares está prohibido su uso, puesto que deja marcas –temporales- en las rocas.

Un apunte importantísimo. Grábatelo. Tatúatelo, si es preciso: para escalar SIEMPRE deben usarse los elementos de seguridad. No puedes olvidarte de ellos: es más, es preferible que, si antes de comenzar la subida te das cuenta de que te has dejado alguno en casa, dejes la escalada para mejor ocasión. Está muy bien ser valiente, pero soldado que huye sirve para otra batalla.

Pensar antes de subir

Es también muy importante usar el tipo de material adecuado para cada escalada. Piensa a qué tipo de roca te vas a enfrentar, la graduación de la escalada y, sobre todo, verifica que tu material esté en perfecto estado, por si has de sustituir algún anclaje que no se halle en buenas condiciones, por ejemplo.

Si vas a subir o a entrenarte en un rocódromo, necesitarás cuerda, arnés, cintas express, pies de gato y algún tipo de dispositivo de freno. En caso de que la escalada vaya a ser en vías ya equipadas con anclajes fijos, apenas te hará falta un cabo que sirva de autoseguro en las reuniones. Y no te olvides del casco.

Recordemos, ante todo, la palabra clave. Por mucha aventura que queramos correr, seguro que no queremos que ésta acabe mal. Recordemos: seguridad.

781-1024x768.jpg

Razones por las que subir el Everest

De entre todas las montañas la mejor es el Everest, es por ello que te voy a dar 5 motivos por los cuales escalar el Everest.

5 Razones para escalar el Monte Everest

  1. Notoriedad: Al escalar el Monte Everest se adquiere una exposición enorme. La ventaja aquí es que si se está completando la expedición en honor a una organización de caridad, entonces son capaces de conseguir la palabra hacia fuera allí y traer más donaciones. Obviamente escalar el Everest es una cosa enorme, y es algo que sólo unas pocas personas tendrán la oportunidad de hacerlo. Es muy probable que todo el mundo que sabe va a ser muy interesado en su próxima expedición.

  2. Sensación de Logro: Uno de los principales beneficios que tiene completar una expedición en el Everest es la sensación de logro personal que se sentirá. Hay muy pocas cosas en el mundo que le ofrecen como un impulso de autoestima. Hay mucho trabajo para participar en una expedición al Everest, y la sensación de logro que se siente es algo que quedará consigo para siempre. También existe la posibilidad de que escalar el Everest pueda hacer que se desee experimentar más escaladas por el mundo y lograr más cosas.

  1. Aumentar la ejercitación: Si se está planeando una expedición al Everest, entonces se debe estar consciente de la enorme cantidad de entrenamiento y preparación que se requiere. ¿Por qué es beneficioso? Bueno, una vez que se haya completado la expedición probablemente se encontrará que los niveles de aptitud física son los mejores que ha habido. Es probable que se tenga que permanecer en este nivel de condición física una vez que regrese a casa.

  2. Experiencia de cambio de vida: Tomar parte en una expedición al Everest realmente puede cambiar la perspectiva de la vida. Escalar el Monte Everest es una de las cosas más difíciles que tendrá que hacer, y por la conquista de esta montaña, que con toda seguridad, se siente que no hay nada que no es capaz de manejar. Es muy probable que prontamente se busque actividades llenas de adrenalina. Escalar el Everest es la cosa perfecta para aquellos que les gusta estar muy desafiados.

  3. Enorme aventura: Hay miles de montañas ubicadas en todo el mundo, sin embargo, es muy poco probable que alguna de ellas ofrezca los retos que el Monte Everest tiene para ofrecer. Cada persona que escala el Everest le dirá que ha sido la aventura de su vida, y que lo volvería a hacer con mucho gusto. No hay nada en la tierra que ofrece la misma sensación de aventura como escalar el Monte Everest.