Deportes de Aventura relacionados con: deportes de aventura

tirolesa-e1371054003365.jpg

Tirolesa para todos

Pocas cosas golpean surcando el aire en un cable sobre los bosques ricos, ríos burbujeantes y fauna nativa. Con la adrenalina mientras se desliza por encima de paisajes impresionantes, difícilmente va a preocuparse por lo lejos que se está de la tierra.

La tirolesa

El concepto de tirolesa – que hoy es todo un emocionante viaje de aventura – fue en realidad concebida por necesidad. El transporte de combustible por gravedad mediante cables y poleas roscadas entre dos puntos fue creado por los trabajadores y residentes que necesitaban para transportar rápidamente a las personas y suministros a través de cañones, ríos y otras zonas intransitables en las regiones remotas de China, la selva tropical de CostaRica, y el australiano Outback.

La tirolesa se está convirtiendo rápidamente en una de las actividades de más rápido crecimiento en turismo de aventura. Su pico de popularidad puede atribuirse a Costa Rica a mediados de la década de 1990.

También conocido como zorro volador, foefie diapositivas, tirolina, pista aérea, o de la cuerdaaérea.

Hoy en día, puede encontrar en todo el mundo, los tours de tirolesa. Hay más de 700 cursos de tirolesa en todo el mundo.

 

Los mejores lugares

Aquí, mostramos 10 tours tirolesa y cursos en una variedad de ubicaciones y niveles de intensidad:

  1. Nicaragua: Ideal para aquellos que quieran una vista explosiva del volcán Mombacho. Se extiende entre 17 plataformas.

  • California: El Wild Animal Park de San Diego Zoo es la tirolesa más larga de los EE.UU. continental. Desde esta tirolesa  puede observarse los animales exóticos del parque, así como el Valle de San Pasqual.

  • Lago Grande, New Hampshire y Florida: Son perfectos para una aventura de tirolesa en familia, porque están diseñados para que los clientes pueden elegir a sus niveles de desafío personal.

  • Montaña Mística, Jamaica: Cubre más de 100 hectáreas y más de 700 metros sobre el nivel del mar. Se funde con un ecosistema diverso de fuentes naturales, follaje tropical, árboles nativos y una gran variedad de especies de aves coloridas.

  • La aventura con un exclusivo recorrido aéreo de Jamaica a través de exuberantes bosques tropicales, un viaje telesilla sobre el campo, una aventura en tirolesa a través de copas de los árboles.

    Aquí se verá una cultura de la isla y el centro de la herencia, así como restaurantes cima de la montaña y tiendas.

    1. Monteverde, Costa Rica: situado en el Bosque Nuboso de Monteverde en Costa Rica. La vida silvestre en Monteverde incluye el jaguar, el ocelote, el tapir de Baird, tres Pájaro Campana, pájaro sombrilla y más.

    2. Virginia Occidental: Se ubica al sur de Virginia Occidental y el recorrido de una milla de largo es el primero de clase mundial tirolesa. Se encuentra en un terreno que es el hogar de venados de cola blanca y oso negro, así como muchas otras especies de animales y flora naturales.

    3. Alaska: La tirolesa se ubica el Bosque Nacional de Tongass en Juneau, Alaska, en la selva tropical y la expedición de tirolesa.

    4. Columbia Británica: Se conocerá el valle de la antigua selva que divide las montañas Whistler y Blackcomb. Es una de las tirolesas más altas y largas de todas. La cremallera tienen hasta 2,000 pies de largo y 200 pies por encima del suelo de los bosques que alcanzan velocidades de 80 kilómetros por hora.

    5. St. Cloud, Florida: Escapar lejos de las multitudes de los parques temáticos de Orlando a experimentar una experiencia de tirolesa en Florida.

    Este tour dura 2,5 horas y se eleva 55 metros sobre el suelo encima de los arroyos naturales, humedales y un bosque de cipreses antiguos. La aventura comienza con una caminata a lo largo de un tramo escénica del rastro Florida, uno de los ocho senderos nacionales en los EE.UU.

    Aquí se volará a través de los bosques de pinos y pantanos, hogar de más de la fauna nativa de la Florida, incluyendo caimanes, osos negros, venados de cola blanca y la pantera de Florida, en peligro de extinción.

    1. Parque Nacional Rocky, Colorado: Desde aquí se pueden ver los picos nevados de las majestuosas Montañas Rocosas, una zona ribereña (humedales) y Wind River por debajo.

    También está rodeado de muchos poderosos pinos. Siempre existe la posibilidad de ver alces, ciervos, zorros y otros animales de la montaña rocosa, estando en la tirolesa.

    Esta tirolesa tiene una plataforma de inicio 20 pies en el aire. Pero se pueden llegar a una altura máxima de 35 metros y cremallera a 30 mph más de 800 metros de ancho. La cremallera está disponible para adultos y niños mayores de 12 años.

    aerodeslizador.jpg

    Aerodeslizadores del futuro

    ¿Quién no ha soñado con desplazarse con un monopatín como el de Regreso al Futuro o en una autonave como Los Supersónicos?

    Puede ser que aún estemos lejos de lograr ese objetivo, pero poco a poco parece que vamos consiguiendo despegar del suelo a pequeña escala…

    De momento la empresa Airboard nos ofrece un aerodeslizador personal que se despega del suelo 20 centímetros gracias a un cojín de aire y puede alcanzar alrededor de 30 kilómetros por hora.

    Adrenalina a tope

    Con un tanque de 5 litros disfrutaremos de una autonomía de una hora, lo que permitiría pequeños viajes como ir al trabajo sin tener que preocuparse por el aparcamiento.

    Pero lo que realmente hace subir la adrenalina es la posibilidad de realizar maniobras cerradas de 360º, subir por superficies de hasta 30º de inclinación y saltar obstáculos de cerca de 40 centímetros.

    Asfalto y hormigón su reino

    Está específicamente hecho para deslizarse por superficies duras, pudiendo desplazarse sin problemas por asfalto, pavimento, hormigón. Siempre que estén limpios de piedras u otra clase de depósitos no habrá problemas.

    También puede deslizarse por zonas húmedas y por la hierba recién cortada, pero es incompatible con la arena y el agua.

    Cabalgando el aire

    Al igual que con las motos, a su conducción se la llama “cabalgar” por la “similitud” que tiene la forma de dirigirlo con el cuerpo a la de llevar un caballo, salvando la multitud de diferencias.

    Dos palancas colocadas en el manillar son las que controlan el empuje y la velocidad, mientras que la dirección hay que imprimirlas con la inclinación del cuerpo. Además, se pueden dar saltos para tomar las curvas o esquivar algún obstáculo.

    Potencia limpia

    Con su arranque eléctrico, lo único que deberemos ajustar es el acelerador y practicar un poco, cambiando el peso de un lado a otro, para encontrar el equilibrio necesario que nos hará poder domarlo y divertirnos llevándolo al límite.

    Su motor Briggs & Stratton de 4 tiempos utiliza combustible sin plomo con un mínimo de 85 octanos, así que unido al arranque eléctrico nos da una combinación energética limpia.

    Hay que comprobar nuestro peso

    Tiene una capacidad de frenado de unos 6 metros yendo a 25 kilómetros por hora, por lo que habrá que practicar bien la ejecución del frenado si no queremos tener un percance.

    En cuanto a las dimensiones, tiene un diámetro de 1’65 metros, por 30 centímetros de altura de cubierta y 1’2 metros el mango. Su peso aproximado es de 70 kg y puede llegar a soportar otros 120 kg.

    Solamente se construye en colores básicos, pero un buen tuneado le dará el toque personal que precisa.

    buceo1-500x288.jpg

    ¡Sumérgete!! 2ªparte

    A lo largo del siglo XX se han ido inventando diferentes instrumentos para que el buceo sea más seguro y más práctico. En la década de los 30, se desarrollaron objetos como las aletas, la máscara para cubrir la cara y la nariz y el tubo para poder respirar. Pero en realidad, una gran revolución en el mundo del buceo fue el idear un objeto que marcaría un antes y un después en el mundo submarino: la escafandra.

    Gracias a que el investigador francés Le Pier la inventó y patentó en 1933, los buceadores han podido desde entonces disfrutar de este deporte gracias a la botella de aire de alta presión

    Partiendo desde esa base, todos los avances han sido para facilitar el uso, mejorar la técnica, los buzos… hasta que incluso, han podido llegar a sumergirse hasta los 400 metros de profundidad. Un lado, un pantano o el mar pueden ser lugares perfectos para prácticas este deporte y pasar un buen rato.

    En todo caso, tenemos que tener en cuanto que no es un medio fácil y conocido para los humanos. No estamos acostumbrados a ese ambiente, a movernos por esos lares, por eso deberemos tener toda las precauciones y, por supuesto, respetar todo aquello que tiene que ver con ese fascinante mundo natural. 

    Lo que el submarinismo ha aportado a la sociedad

    El sumergirse y desconectar del mundo exterior, no sólo es algo divertido y sano de practicar, es muchísimo más. El buceo ha descubierto tesoros escondidos en el fondo del mar, ha aportado información sobre materiales, restos arquitectónicos, ha sido una gran fuente de información científica… y cada día sigue ofreciéndonos respuestas a muchas preguntas de la humanidad.

    Qué aporta el buceo a nuestro estado de salud:

    • El buceo, al igual que la natación es el deporte que más grupos de músculos ejercita. Se puede decir por tanto, que es el deporte más completo.

    • Además ayuda a que nuestros pulmones tengan más capacidad y ayuda a mejorar las funciones psicomotrices. 

     Bucear aporta relajación y tranquilidad. El cansancio hace que nos relajemos y tengamos un mejor descanso.

    Requisitos de la persona para aprender a bucear

    • En el buceo es importante conseguir equilibrar la forma física con el control de la mente. De esa manera conseguiremos relajarnos y disfrutar del buceo.

    • Es indispensable que la persona que lo practique con cierta asiduidad, acuda al médico periódicamente para hacerse una revisión de su estado de salud. Sobre todo tendremos que tener en cuenta el estado de nuestro corazón, pulmones, oídos y vías respiratorias.

    • Es indispensable que nuestra forma física esté perfecta, porque es un deporte muy exigente. Por ello, tendremos que tener en cuenta si somos capaces de: nadar bien, ser capaces de echarle una mano a un compañero en caso de emergencia o saber responder ante situaciones que no se prevén.

     

     

    5951844279_c419cecc28-500x288.jpg

    Supermoto

    Siempre las cosas que se fusionan acaban teniendo un resultado sorprendente. En cuestión de deportes, es algo más divertido todavía. El arte de poder unir dos deportes en uno, hace que el primero sea igual de entretenido y divertido que el segundo. Si juntamos cada uno de ellos, hacemos un tercero que puede resultar realmente interesante.

    Como bien sabemos existen todo tipo de actividades en que los lugares en los que se practican pueden ser de tierra, de agua, de asfalto, de aire… Pues bien, es difícil encontrar un deporte que combine por igual el aire o la tierra, o el agua y la tierra, pero es más común enlazar el aire y el agua.

    Supermotards en Alcarrás - salto

    En este caso, es algo un poco más sencillo aunque no tan conocido como debería. Si juntamos el asfalto o terreno pavimentado y la tierra a un 30% podemos conseguir la escena perfecta para este deporte: SUPERMOTARD.

    Un cóctel muy sabroso

    Conocemos el motocross o el motociclismo de velocidad pero precisamente este deporte es una mezcla de los dos. Experimentar la emoción de poder disfrutar la velocidad en dos terrenos diferentes debe de ser algo más que divertido y emocionante.

    Se practican en un mismo circuito y como  he comentado antes, el 70% será asfaltado y el otro 30% de tierra. La pregunta que algunos os estaréis preguntando…¿Y existe una moto preparada para ambas cosas? La respuesta es más sencilla de lo que parece. Para la práctica de este deporte, será necesaria la creación de una motocicleta pero partiendo de la base de una moto de todo-terreno utilizando, ¡eso si!, ruedas de asfalto como las que utilizan los corredores deportivos.

    La vestimenta adecuada

    Respecto a la indumentaria, es algo parecido. De aspecto fusionan los trajes a los que estamos acostumbrados tanto para carreras de motos por asfalto como los trajes de todo-terreno.

    Casi siempre, utilizan materiales de cuero, cascos, rodilleras y botas adecuadas para todo-terreno. No debemos de olvidar que puesto que es un deporte que enlazan dos tipos de asfalto, deberemos de adecuarnos a las condiciones y tipos de material.

    La velocidad máxima que podremos alcanzar será de 160km/h, en donde las curvas serán más cerradas y las rectas más cortas. Aquí podremos observar la maña del conductor más que la marca o la potencia de la moto, como estamos acostumbrados a ver en las carreras de F1, o lo que es lo mismo, en las carreras de velocidad.

    Bueno, aquí un día más indagando en la gran cantidad de actividades/deportes que tenemos gracias a la innovación, creatividad y ganas de algunos.

    Espero hayáis aprendido algo más.

    bungy-e1370814853292.jpg

    Deportes de aventura en Nueva Zelanda

    Bungy, paracaidismo, espeleología, descenso de barrancos son todas las actividades de aventura que ofrece Nueva Zelanda, con un telón de fondo de paisajes asombrosos.

    Bungy

    Para muchos visitantes, puenting en Nueva Zelanda se ha convertido casi en un rito de paso.

    En la década de 1980, un par de kiwis pequeños, AJ Hackett y Henry van Asch, configuraron la primera operación bungy comercial de Nueva Zelanda, con un salto del histórico desde Puente de Kawarau cerca de Queenstown. Desde entonces, Nueva Zelanda se ha convertido en el hogar de bungy.  

    En todo el país se puede saltar de puentes, subidas, viaductos de ferrocarril, plataformas hechas especialmente en el borde de los acantilados, y los techos del estadio.

    El Nevis Bungy es el más alto y consiste en una increíble caída de 134 metros. También se puede dar un salto fuera del Auckland Harbour Bridge contra el telón de fondo el hermoso puerto de Waitemata.

    Todos los días de la semana los lugareños y los turistas disfrutan de la experiencia de un bungy entre impresionantes paisajes.

    Puenting sigue siendo una de las actividades de ocio más populares y reconocidas de Nueva Zelanda.

    Paracaidismo

    Es una de las actividades de aventura más populares de Nueva Zelanda. No hay nada como el paracaidismo de pura adrenalina y aventura, y no hay lugar como Nueva Zelanda para hacerlo. 

    Los magníficos paisajes de este país adquieren una nueva dimensión cuando se está a 12.000 pies en el aire.

    Paracaidismo en el lago Wanaka y Queenstown dejará ver a partir de la inmensidad de la Central High país Otago a las montañas nevadas que rodean los lagos como joyas.

    En el otro extremo del país, un la bahía de Plenty Rotorua el paracaidismo o vuelo mostrará aguas relucientes y paisajes volcánicos.

    Hay muchas operaciones de paracaidismo en toda Nueva Zelanda y todos los saltos en tándem.

    Los paracaidistas experimentados guían paso a paso que hacer en el salto y lo que se puede esperar. Si se es un paracaidista es necesario llevar la licencia.

    Jet

    Barco Jet es adecuado para todas las edades y niveles de condición física y se puede disfrutar durante todo el año.

    La lancha fue desarrollado en la década de 1960 por un agricultor de Nueva Zelanda llamado William (Bill) Hamilton, para permitir la navegación de los ríos poco profundos Canterbury.

    Sin embargo, los emprendedores neozelandeses pronto se dieron cuenta de su potencial como una actividad de aventura.

    En Nueva Zelanda un paseo en barco Jet podrá hacerse pasando por gargantas estrechas, casi rozando las paredes rocosas escarpadas, o casi rozando la superficie de los canales de agua que serpentean a través de los bancos de guijarros de ríos trenzados.

    Algunos de los viajes más emocionantes están disponibles cerca de Queenstown y Canterbury.

    Otras áreas incluyen la Buller y regiones Makarora en la Isla del Sur y los ríos Rangitaiki, Whanganui y Waikato en la Isla Norte.

    Rafting

    Los ojos muy abiertos por los rápidos turbulentos, describen el rafting que cubre el espectro completo de aventura.

    El interior de las montañas de Nueva Zelanda contiene una gran cantidad de ríos caudalosos que corren por los bosques hasta el mar.

    El 1 º grado los ríos ofrecen aguas relativamente tranquilas, mientras que el 5 º grado es considerado como un deporte extremo. Viajes que van desde un par de horas hasta cinco días están dirigidas por guías de rafting calificados que cumplan con los códigos de seguridad. Se proporciona todo el equipo y ropa especial.

    El Rafting en los ríos de la Isla del Norte se encuentra principalmente en las zonas de la costa este central de la Bahía de Plenty y la Bahía de Hawke.

    En la Isla del Sur, se tiene la oportunidad de probar el rafting en torno a la ciudad turística de Queenstown, Christchurch y en la costa oeste.
    Algunas experiencias incluyen un helicóptero combinado y rafting. También puede probar el rafting agua negra a través de cuevas subterráneas.

    Espeleología

    Waitomo es a menudo la parte superior de la mente cuando se piensa en espeleología, en Nueva Zelanda, sin embargo, hay muchos sitios de espeleología impresionantes de todo el país para explorar.

    Los espeleólogos dicen que Nueva Zelanda tiene uno de los sistemas de espeleología más difíciles y espectaculares del mundo, pero incluso espeleólogos por primera vez se puede disfrutar de este paisaje subterráneo.

    Las experiencias de espeleologías van desde una deriva de ensueño a través de una gruta luciérnaga a una bulliciosa, cuerda-colgando aventura subterráneo, llena de acción.

    En la isla del norte es la zona espeleología más conocida es Waitomo Caves en la región de Waikato.

    Hay cuevas que sólo tiene que caminar a través, hay cuevas en las que se puede flotar (lo que se llama agua negro de rafting), y hay cuevas que requieren rappel, escalada y apretando.

    Los operadores experimentados aquí saben cómo te conviertes en un espeleólogo en un solo día.

    La Isla del Sur tiene varias áreas espeleología Nelson, Fiordland y en la costa oeste. Agujero de Harwood, justo al lado de la carretera principal de Motueka-Takaka en la región de Nelson, es la sima más profunda en el hemisferio sur.

    paintball-500x288.jpg

    Paintball

    Al aire libre, de resultado incierto, explorando los límites físicos e intelectuales de los participantes… Sí: definitivamente, el paintball puede considerarse un deporte de aventura. Y uno de los divertidos y seguros, además.

    El “arma” que se emplea es la misma que se utiliza en las granjas como marcador de ganado. Estos marcadores se vendían a través de los catálogos agrícolas y se usaban para marcar árboles y animales.

    deporte

    El útil se acciona mediante aire comprimido, sea dióxido de carbono, sea cualquier otro gas. La idea es que el aire propulse pequeñas bolas rellenas de pintura contra los demás jugadores. Es un juego físico, pero sobre todo de estrategia. Y muy complejo.

    La norma: si te dan, estás eliminado

    Eso sí, las normas se resumen muy fácilmente: quien es alcanzado por pintura, queda eliminado, sea de forma transitoria, sea permanente. Eso sí, en contra de la imagen general de este deporte, es uno de los más seguros que se pueden practicar al aire libre.

    Lo normal es que las partidas de paintball se jueguen entre dos equipos con un objetivo que se acuerda previamente: eliminar todo el equipo contrario, a un jugador concreto, capturar un objeto (habitualmente una bandera). La partida típica, no profesional suele oscilar entre los cinco y los treinta minutos.

    Una equipación asequible

    Si nos apetece jugar, pensemos que el equipo básico no es demasiado caro, aunque los precios suben en proporción a la altura de la gama. En cuanto al número de bolas que se disparan, varía según la modalidad o los objetivos de la partida: tanto podemos disparar cientos de bolas como apenas una o dos, o incluso ninguna.

    Son, literalmente, millones los practicantes de paintball en todo el mundo. De hecho, sólo en Estados Unidos, al cabo de un año, juegan unos diez millones de personas, según la asociación de fabricantes de materiales de deporte.

    Beneficios en todos los sentidos

    Como los lugares en los que se puede practicar este deporte son muy variados –no sólo al aire libre, ni sólo en espacios cerrados o cubiertos- y las reglas varían según se juegue en uno u otro lugar, así como según el acuerdo de los participantes, no entraremos en detalles sobre unos y otras.

    Lo que sí dejaremos muy claro es que se trata de un juego en el que se libera una enorme cantidad de adrenalina, a la vez que se refuerzan vínculos entre personas en un entorno de riego muy controlado (por no decir que es totalmente seguro). Es por estas y otras ventajas que se convierte en un ejercicio fantástico para que se dé una imagen ya tópica: los ejecutivos de una empresa “echando un paintball” a cargo de sus jefes

    Flyboard-500x288.jpg

    Flyboard

    Nos encontramos ante la más evidente de las pruebas de que los deportes de aventura están en continua expansión. El crecimiento de estas modalidades marcha paralelo al de las tecnologías y éstas, a su vez, crecen y se desarrollan de la mano del número de participantes.

    Es fácil que no te suene demasiado el nombre de “flyboard”, habida cuenta de lo novedoso de la modalidad. Aunque acabará por sonarte, vista la rapidez con la que crece su número de seguidores.

    Flyboard

    Por ahora, el número de participantes es bajo, si lo comparamos con otros deportes, aunque lo espectacular y divertido que es, y que además aparenta ser, amenaza con extenderlo por los siete mares a poco que vuelva a apretar el calor estival.

    Una tabla que nos convierte en delfines

    Veamos en qué consiste: básicamente, la idea es conectar una tabla a una manguera que, a su vez, se comunica con una moto acuática. Una idea que se hacía realidad a manos del piloto francés Franky Zapata, campeón de Jet Sky.

    Zapata desarrollaba el invento que luego patentaría en su taller especializado en motos acuáticas. La “flyboard” o tabla voladora permite que una persona se propulse con la presión del agua que le llega a través de la manguera hasta a unos diez metros de altura, para luego dejarse caer y sumergirse como si de un delfín o un pez volador se tratara.

    Controlado por el propio cuerpo

    Los controles del ingenio nacen del cuerpo del propio piloto (o como quiera que se le llame a los practicantes de este deporte, si es que le han dado ya un nombre. De o ser así, desde aquí sugerimos el de “delfines”, que queda muy elegante). Los controles: lo chorros a presión que salen desde debajo de los pies sirven para dirigirse a uno u otro sitio. Los de las manos, para estabilizarse.

    El ingenio permite realizar todo tipo de maniobras y filigranas sobre el agua. De hecho, ya se están celebrando las primeras competiciones oficiales. Entre ellas, el campeonato del mundo que se disputaba en Doha (Qatar) el mes pasado.

    Con el tiempo, se irá abaratando

    En la competencia por el cetro mundial se reunían cincuentaiún participantes de veintiún países diferentes. Entre ellos, los locales Hamad Mohammad Alfadala, Khalid Jassim Al Kuwariand o Jassim Ahmed Al Suwaidi, además del que es, a día de hoy la gran figura mundial de este deporte, el galo inventor del ingenio.

    Eso sí: hasta que se vaya popularizando la idea –que lo hará, seguro-, el flyboard sale un poco caro: tanto como unos 14.000 euros cada tabla. Paciencia: si se impone a lógica, de aquí a unos años estaremos hablando de algún cero menos.

    movere-1000x288.jpg

    Moverse con algo de gracia

    Muchos son los días en los que no sabes que hacer, te levantas sin ganas de nada y necesitas desconectar del trabajo y de todo. Un día me levanté así y pensé en que necesitaba algo nuevo, algo que me hiciera ver las cosas de otra manera, algo que me sirviera para descansar de la rutina de todos los días.

    Ojeando por internet encontré un “deporte” que me pareció muy interesante y divertido. No hay nada como un día soleado y el practicar deporte con un Segway. Os preguntaréis algunos qué es esta extraña palabra que parece ser obtenida de una marca de refrescos. Pues bien, nada más allá de montar en un vehículo a motor.

    Sentirás el viento y la velocidad con cada uno de ellos. Sentirás cosas que jamás habías imaginado. Buscarás sin darte cuenta tu propio equilibrio. Es muy sensible a cada movimiento que realices. Se adaptará a cada giro que hagas. Solo tendrás que situarte en él e inclinarte hacía adelante para sentir que te mueves hacía esa dirección.

    Más allá del mundo

    Sentirás la brisa en tus mejillas, el respirar aire puro que te hará sentir mejor, además de poder respirar la tranquilidad que en ese momento necesitas. Es un deporte que se practica al aire libre, donde podrás experimentar toda clase de sensaciones.  Podrás fotografiar bonitos paisajes y lo más importante es que te hará sentir que eres libre gracias a la adaptación del vehículo con la persona que lo dirige.

    Podrás adaptarte al medio y es divertido de montar. Además de ser seguro y estable. Es apto para cualquier tipo de personas y muy recomendable para situaciones de estrés o de ansiedad. Super fácil de manejar y en pocos minutos podrás disfrutar como si de volar a ras de suelo se tratase.

    Palabra clave: sensaciones

    Las sensaciones son infinitas. Muchos lo definirían como lo hace la enciclopedia virtual “Wikipedia”: “un vehículo de transporte ligero giroscópico eléctrico de dos ruedas, con autobalanceo controlado por ordenador, inventado por Dean Kamen que fue inventado en 2001, pero otros lo califican como la manera más divertida de pasar un día en familia o en compañía de amigos.

    Pasar un día diferente y rodeada de flora que hace de ese día un día lleno de aventura y de emociones. Sin duda, es algo que no tardaré en practicar ya que me parece una manera de disfrutar y de evadirse del mundo en un día de domingo.

    acantilado2.jpg

    Saltando alcantilados

    El pensamiento de saltar acantilados probablemente suena como algo que nunca podría hacer, pero para algunas personas es una actividad muy atractiva.

    En este artículo se presentarán 10 consejos sobre cómo hacer un salto del acantilado sin hacerse daño, una lista que se puede aplicar a los principiantes y principiantes de segundo nivel (los que ya han pasado por esto por lo menos una vez).

    Estas son sólo algunas ideas generales que se deben tener en cuenta. También se recomienda que se realice un entrenamiento serio con alguien con experiencia y que se comience con acantilados relativamente pequeños.  

    Consejos para un salto perfecto:

    1. No ir solo al salto de acantilado. Llevar siempre alguna compañía, en caso de que algo salga mal. Además, de esta manera las cosas podrían ser mucho más divertidas.

    2. Asegurarse de que no haya nadie en el agua antes de decidirse a dar el salto para no dañar a nadie.

    3. Antes de hacer un salto de acantilado, tener en cuenta que la presión puede ser un gran problema, y cuidar sus oídos con unas gotas de aceite de oliva o de silicona.

    4. Observar la profundidad del agua. Además, estar al tanto de las mareas en la zona.

    5. Es importante comenzar a salvo. Se trata de un par de cosas: en primer lugar, se debe tener confianza, ya que realmente podría influir en la manera de sumergirse. Además, un punto de partida firme es necesariamente el resultado de mirar al alrededor en un primer momento y calcular el salto a su propio ritmo.

    6. Asegurarse de tener el suficiente espacio y tiempo para hacer el movimiento mediante el cálculo de la distancia y visualizar el salto en la mente antes de despegar. Comenzar el salto con los brazos pegados al cuerpo en una posición recta. Esta es la mejor manera de realizarlo.

    7. Los pies deben ir primero, siempre.

    8. Aprende a disfrutar de la estancia en el aire. Esto puede parecer un consejo loco, pero es una gran sensación. Una vez que el cuerpo está suelto, se tendrá más control sobre él. 

    9. Cuando el cuerpo golpea el agua, se debe tener una forma firme y dinámica. Mantener los dedos estirados y los brazos muy cerca de su cuerpo, por lo que podían deslizarse libremente y fácilmente.

    10. A medida que se comience a entrar en contacto con el agua, hay que recordar respirar por la nariz, no dejar que el agua afecta el proceso de respiración.

    Esto es todo que tengan un buen salto!!!

    buceo2.jpg

    ¡¡Sumérgete!! 1ª parte

    No es nada nuevo: desde que el hombre es hombre, ha querido saber qué se oculta bajo el mar. Con tal fin, ha elaborado todo tipo de artilugios que le ayudaran a descubrir ese mundo que se halla bajo la lámina de la superficie, aunque sólo a partir del siglo pasado empezó a considerarse el buceo como un deporte.

    Los indicios apuntan a que el submarinismo hunde sus raíces en tiempos prehistóricos. Y es que, salvo que estuvieran  la espera de grandísimas bajamares para juntarlos, los restos de moluscos de ciertos yacimientos, amontonados, hacen pensar que nuestros antepasados se sumergían para capturarlos.

    En la Polinesia, sus habitantes se sumergían usando lentes submarinas formadas por un armazón de madera y una lámina de carey.

    Los griegos ya sabían qué  era bucear

    En la Edad Antigua, se tienen noticias de que en el 168 a.C. se usaron buzos para recobrar el tesoro que Perseo, último rey macedonio, lanzara al mar. Asimismo, los Problemas de Aristóteles hablan de dos tipos de aparatos de inmersión, unos de los cuales es la “lebeta”, similar y precedente de las campanas de inmersión. El otro es un tubo no diferente del esnórquel.

    Avanzado en el tiempo, llegamos a la era medieval y a la renacentista. De acuerdo, la Edad Media fue un tiempo en el que no consideraba demasiado e mar, aunque es en este tiempo cuando vive un extraordinario buceador, el legendario Nicolás “El Pez”, cuyas vivencias recogió F. Schiller y Cervantes menciona en El Quijote a través de “Peje Nicolao”.

    La era del Hombre… y del mar

    El Renacimiento vuelve los ojos al mar, a través de inventores como Leonardo da Vinci que diseñó respiradores, cascos y equipos pensados para que el hombre pudiera, ya que no conquistar, al menos darse un paseo por los fondos marinos.

    El siglo XVIII es la era de los descubrimientos y de los inventos, también en lo que se refiere a la conquista del mar, de modo que los buceadores pueden estar más seguros y durante más tiempo debajo del agua. Tal es el caso de las campanas y trajes de buceo que dejaban el cuerpo de aventurero seco y le permitían respirar, en según qué casos, aire de la superficie.

    Evolución vertiginosa

    Ya en 1860 Auguste Denayrouze y Benedict Rouquayrol construyen y diseñan un aparato más ligero que la escafandra, con un depósito metálico de aire comprimido a 30 o 40 atmósferas y un primitivo regulador.

    Dos décadas después, Henry Fleuss creaba un equipo que funcionaba con mezclas del 50 al 60 por ciento de oxígeno, que se sumergió durante una hora y cuyo éxito hizo que Siebe Gorman and Co., de Londres, acabara por fabricarlo.

    Nos queda la era contemporánea del buceo, pero esta merece el capítulo aparte que, por supuesto, va a tener.