Archivo de la etiqueta: deportes al aire libre

tirolesa-e1371054003365.jpg

Tirolesa para todos

Pocas cosas golpean surcando el aire en un cable sobre los bosques ricos, ríos burbujeantes y fauna nativa. Con la adrenalina mientras se desliza por encima de paisajes impresionantes, difícilmente va a preocuparse por lo lejos que se está de la tierra.

La tirolesa

El concepto de tirolesa – que hoy es todo un emocionante viaje de aventura – fue en realidad concebida por necesidad. El transporte de combustible por gravedad mediante cables y poleas roscadas entre dos puntos fue creado por los trabajadores y residentes que necesitaban para transportar rápidamente a las personas y suministros a través de cañones, ríos y otras zonas intransitables en las regiones remotas de China, la selva tropical de CostaRica, y el australiano Outback.

La tirolesa se está convirtiendo rápidamente en una de las actividades de más rápido crecimiento en turismo de aventura. Su pico de popularidad puede atribuirse a Costa Rica a mediados de la década de 1990.

También conocido como zorro volador, foefie diapositivas, tirolina, pista aérea, o de la cuerdaaérea.

Hoy en día, puede encontrar en todo el mundo, los tours de tirolesa. Hay más de 700 cursos de tirolesa en todo el mundo.

 

Los mejores lugares

Aquí, mostramos 10 tours tirolesa y cursos en una variedad de ubicaciones y niveles de intensidad:

  1. Nicaragua: Ideal para aquellos que quieran una vista explosiva del volcán Mombacho. Se extiende entre 17 plataformas.

  • California: El Wild Animal Park de San Diego Zoo es la tirolesa más larga de los EE.UU. continental. Desde esta tirolesa  puede observarse los animales exóticos del parque, así como el Valle de San Pasqual.

  • Lago Grande, New Hampshire y Florida: Son perfectos para una aventura de tirolesa en familia, porque están diseñados para que los clientes pueden elegir a sus niveles de desafío personal.

  • Montaña Mística, Jamaica: Cubre más de 100 hectáreas y más de 700 metros sobre el nivel del mar. Se funde con un ecosistema diverso de fuentes naturales, follaje tropical, árboles nativos y una gran variedad de especies de aves coloridas.

  • La aventura con un exclusivo recorrido aéreo de Jamaica a través de exuberantes bosques tropicales, un viaje telesilla sobre el campo, una aventura en tirolesa a través de copas de los árboles.

    Aquí se verá una cultura de la isla y el centro de la herencia, así como restaurantes cima de la montaña y tiendas.

    1. Monteverde, Costa Rica: situado en el Bosque Nuboso de Monteverde en Costa Rica. La vida silvestre en Monteverde incluye el jaguar, el ocelote, el tapir de Baird, tres Pájaro Campana, pájaro sombrilla y más.

    2. Virginia Occidental: Se ubica al sur de Virginia Occidental y el recorrido de una milla de largo es el primero de clase mundial tirolesa. Se encuentra en un terreno que es el hogar de venados de cola blanca y oso negro, así como muchas otras especies de animales y flora naturales.

    3. Alaska: La tirolesa se ubica el Bosque Nacional de Tongass en Juneau, Alaska, en la selva tropical y la expedición de tirolesa.

    4. Columbia Británica: Se conocerá el valle de la antigua selva que divide las montañas Whistler y Blackcomb. Es una de las tirolesas más altas y largas de todas. La cremallera tienen hasta 2,000 pies de largo y 200 pies por encima del suelo de los bosques que alcanzan velocidades de 80 kilómetros por hora.

    5. St. Cloud, Florida: Escapar lejos de las multitudes de los parques temáticos de Orlando a experimentar una experiencia de tirolesa en Florida.

    Este tour dura 2,5 horas y se eleva 55 metros sobre el suelo encima de los arroyos naturales, humedales y un bosque de cipreses antiguos. La aventura comienza con una caminata a lo largo de un tramo escénica del rastro Florida, uno de los ocho senderos nacionales en los EE.UU.

    Aquí se volará a través de los bosques de pinos y pantanos, hogar de más de la fauna nativa de la Florida, incluyendo caimanes, osos negros, venados de cola blanca y la pantera de Florida, en peligro de extinción.

    1. Parque Nacional Rocky, Colorado: Desde aquí se pueden ver los picos nevados de las majestuosas Montañas Rocosas, una zona ribereña (humedales) y Wind River por debajo.

    También está rodeado de muchos poderosos pinos. Siempre existe la posibilidad de ver alces, ciervos, zorros y otros animales de la montaña rocosa, estando en la tirolesa.

    Esta tirolesa tiene una plataforma de inicio 20 pies en el aire. Pero se pueden llegar a una altura máxima de 35 metros y cremallera a 30 mph más de 800 metros de ancho. La cremallera está disponible para adultos y niños mayores de 12 años.

    Sin-título-13-500x288.jpg

    La ruta de senderismo Flor del Almendro, un éxito

    La concejalía de Turismo, Deportes, Juventud y Cultura del Ayuntamiento de Albox, Aventura T- En Los Vélez, y la Asociación Cultural Somos Albojenses han organizado conjuntamente la ruta de senderismo “Flor del Almendro”, que ha contado con la colaboración de los clubes deportivos de Albox (Almería), Alto Almanzora y Desamparados.

    El interés que había despertado la actividad se comprobaba en las más de cien personas inscritas, 120, para los amantes del dato exacto, que recorrían a pie los 12,5 kilómetros del trazado en, más o menos tres horas y media.

    Sobre las nueve de la mañana, los participantes se encontraban en la Plaza de Albox y, acto seguido, más o menos a las nueve y media, se acercaban sus coches al punto de partida de la ruta, la Rambla de Los Tenas.

    Rodeados de almendros en flor

    Todo el recorrido hace honor a su nombre y transcurre entre almendros florecidos de muchos tipos y variedades: Guara –la más abundante-, Garrigues, Desmayo y Marcona, entre otras más o menos propias de la zona.

    En cuanto a los senderistas, éstos provenían de muy diversos puntos del sudeste de la Península, tales como Cartagena, Vera, Cuevas del Almanzora, Almería, Los Gallardos, Oria, Huércal Overa, Cúllar, el Poniente almeriense o, cómo no del propio Albox, entre otros pueblos y comarcas.

    Unas vistas espectaculares

    A lo largo del recorrido, los participantes tuvieron ocasión de contemplar la Sierra del Madroño, con su espectacular pinar en la cara Norte la fuente de prístinas aguas que de esa ladera brota.

    A mitad del recorrido, lo caminantes hicieron un alto para desayunar en el cerro de la Atalaya, contemplado las vistas de un valle que emborracha de belleza y corta la respiración. Desde donde se detuvieron los excursionistas, podía verse, la Sierra de Los Filabres con la Tetica de Bacares, la Sierra de Baza, Sierra Nevada y la Sierra de las Estancias con la Sierra del Saliente y el Santuario que lleva su mismo nombre. Todo ellos con cuatro mil hectáreas de almendros de por medio.

    Productos típicos de la zona

    A lo largo del desayuno pudieron saborearse productos típicos de la zona, elaborados con almendras, como es el caso de las tortas los mantecados, sin olvidar el vino del país y unas almendras mollares, para grado de algunos y feliz descubrimiento de otros.

    Con las fuerzas repuestas, se reemprendía la marcha por la Rambla de Las Tenas y la Rambla de la Cabañica-Piruleros, girando hacia la Rambla de las Tenas otra vez y llegando a punto de partida.

    Tras la caminata, quienes así lo quisieron pudieron disfrutar de una comida en un restaurante local para celebrar el descubrimiento de una ruta a través de la que, según la organización, “al igual que el Valle del Jerte es conocido en toda la geografía española por la flor del cerezo, se pretende que la Sierra de las Estancias sea conocida como el Valle de la Flor del Almendro”.

    riglos_base.jpg

    Salto base, esto si que es una gran aventura!! 2ª parte

    BASE significa saltar de edificios (building), Antenas (antennas), Puentes (span) y tierra (earth).

    Ahora mismo, es la edad de oro del salto base en España, como lo fuera la escalada a finales de los 70, unos cuantos nos engullimos la información venida de Francia o Inglaterra.

    Somos unos veinte que saltamos habitualmente en España y como en una banda hay de todo, el emigrante, el ascensorista, el militar, el amarillo, el comandante, los bomberos, cada uno diferente y parece que no hay jefes definidos.

    Pero la fuerza de los saltos nos hace, como por casualidad, vernos en los mismos lugares. Saltando desde un globo capitaneado por Laureano Casado con quién años atrás saltara en parapente biplaza desde la cima del Naranjo de Bulnes.

    En el Peñón de Ifach. (Mi primer BASE en España.)

     

    Antes del Peñón visite Noruega, después Lautterbrunen en Suiza, después vino Ordesa y Riglos, pero ahora estaba de camino a la cima del peñón y no subía por donde yo quería. Después de años escalando, subir andando a cualquier cima, se me hace extraño. No es que desprecie una caminata, pero es que ahora todo trata de seguir escalando, bajar deprisa y eliminar el rappel si es posible.

    El caso es que era uno de esos atardeceres de mar y montaña, con el rojo fuego que tanto nos debilita. Sólo hace falta una condición para bajar volando de una cumbre, que el viento no exista. Como en las grandes aventuras parece que no pueda existir un guión predeterminado, una fecha, una hora, un momento. Tampoco depende del azar, hay que estar ahí cuando todo fluya naturalmente.

    Estaba allí contemplando el vacío como tantas otras veces sin paracaídas en la espalda, pero esta vez estaba decidido a saltar al vacío si no hubiera sido por una brisa racheada de las que enganchan la cuerda en las paredes.

    El último rayo de luz decidió, y no quedó más remedio que volver a tierra. Las emociones, como las palabras, había que controlarlas para otra ocasión y como en las escaladas hay que saber retirarse.

    Esto es el salto BASE, una rebelión contra natura, que cobra sentido cuando se entiende que es una disciplina brutalmente exigente para encontrar en el aire las verdades de uno mismo.

    El desafío es una búsqueda de la moral, el riesgo es pensar que sabes dominar la situación. Y te llenas de energía. Hay más control de lo que parece. Tampoco es exigente físicamente hablando.

    Y tampoco esto es el cachondeo total, aquí hay investigación de fondo en los equipos y el objetivo es acercarse otra vez a los grandes de días de Bonnatti, los que acercan a la felicidad. ¿Es éste el camino adecuado?. ¿Quién se demuestra que vive una vida acertada? Nunca está todo controlado al cien por cien, pero quién lo sabe.

    En el aire o en la pared, siempre es la misma canción.

    Es difícil explicar un salto al vacío, que comienza con una velocidad cero y alcanza a los diez segundos la velocidad terminal, una rapidez que supera los 100 km por hora.

    Leo Dickinson, director de documentales de montaña y con varios miles de saltos en paracaídas y otros varios de salto BASE a la edad de 60 años, dice que es difícil comprender el momento de saltar del avión, decides voluntariamente y no tiene vuelta atrás…  

    El alpinismo es peligroso, exige habilidad, vigilancia, pero puedes retirarte, el salto base no tiene un aprendizaje tranquilo, te sueltan en la norte del Cervino y a salir por arriba. El miedo lo conoce cualquiera, pero el pánico es otra cosa, para plantear el miedo que uno lleva dentro siempre hay tiempo, pero en el aire no se permiten vuelos de polluelo.

    Y vas viendo que como en las expediciones, el tiempo mejora y llega la hora de saltar, entre brumas emprendo el camino a ese espacio que siempre está en la espalda de nuestras escaladas y como un pájaro que pica su vuelo, todo pasa muy rápido.

    El compromiso empieza con el siguiente plegado del paracaídas y vuelta a empezar en este duro equilibrio entre libertad y felicidad efímeras en las cimas de las montañas.

    Como se hace realmente el salto base

    Para hacer salto base primero hay que hace un curso de paracaidismo que cuesta una media de 1400 euros. Después hay que hacer un mínimo de 250 saltos de avión antes de prepararte para tu primer salto base. Si tu nivel de conciencia es alto, estás acostumbrado a ciertas situaciones de riesgo y no estás loco del todo, se pueden reducir estos saltos sensiblemente con un buen entrenamiento específico.

    Se recomienda hacer saltos dirigidos hacia el salto BASE, esto es basándose en la precisión al aterrizar, hacer muchas derivas tratando de concentrarse en la máxima distancia en la que uno se puede trasladar, apertura del paracaídas, ect,…

    En el siguiente artículo te explico mejor como hacerlo con total seguridad!!

    En-el-bosque.jpg

    En el bosque

    Se dice y debe ser cierto, que en tiempos una ardilla podía cruzar toda la Península Ibérica de Norte a Sur saltando de rama en rama. Dejando de lado lo absurdo de ese viaje para el roedor, salvo que viviera en Santander y tuviera familia en Cádiz, a día de hoy, lo mejor que puede hacer el animalito es autoestop.

    Ya casi no quedan arboledas importantes –con todas las salvedades que queramos hacer-. Y, desde luego, buena parte de la Piel de Toro se ha quedado con enormes calvas de muchos kilómetros cuadrados. El ser humano, ya se sabe: el progreso, las necesidades de las personas antes que la Naturaleza, y esas cosas…

    Pero no todo está perdido. Gracias al deporte de aventura, hemos encontrado un nuevo argumento para conservar el bosque. Esta actividad es una forma de que los Ayuntamientos ingresen un dinero a través de las compras o los permisos referidos a estas actividades.

    Actividades beneficiosas en todos los sentidos

    Dicho de otro modo: quien viene a practicar, digamos, geocaching, come en el pueblo e incluso se hospeda allí, dejándose un dinero que, sin el bosque que rodea al casco urbano, no se habría gastado.

    Si algún vecino tiene la feliz idea de montar un recinto para practicar el paintball, por poner otro caso, éste paga sus impuestos, aparte de los ingresos referidos en el párrafo anterior. Beneficios para la economía local y para el mayor atractivo del entorno.

    La envidia de Tarzán

    Y, por supuesto, no íbamos a dejar pasar la ocasión de hablar de una propuesta muy divertida: se trata de una fenomenal excusa para pasar un día en el bosque y practicar un deporte que no está aún demasiado extendido en España –aunque todo se andará-.

    Se llama arborismo y consiste en realizar diferentes ejercicios y pruebas suspendidos entre los árboles. Antes de empezar, por norma general, los monitores de cada empresa imparten unos cursos básicos de qué hacer y qué no en la práctica de este deporte. Hecho esto, cada uno explora las posibilidades del circuito y las suyas propias.

    La seguridad, ante todo

    Es importante recalcar que el arborismo ha de practicarse en condiciones de altísima seguridad, algo de lo que también suele encargarse la empresa. Y es que descolgarse con una tirolina puede ser muy divertido sin necesidad arriesgarse a una caída de diez metros; o trepar por una red es un muy sano esfuerzo, sobre todo si la caída no supone irse al hospital, o algo peor…

    Son más ejercicios de los que podemos imaginarnos. Es más diversión de la que somos capaces de expresar. Es uno más de los muchos argumentos para dejar que los bosques crezcan y nos ofrezcan cuanto podemos necesitar o desear.

    image02-22.jpg

    Kitesurf: angeles anfibios

    Uno de los grandes inconvenientes que tiene el deporte del Surf es que dependemos totalmente de cómo se encuentre el oleaje para poder echar la tabla, si este es muy bajo o prácticamente nulo las posibilidades de que tengamos una tarde entretenida será tan escasa como si de olas se tratase.

    Ni hablar de los pueblos costeros que se encuentran a la vera de un río y no de un mar, ellos jamás hubiesen pensado en tener la posibilidad de remontar una ola, esta idea pertenecía a fantásticas películas de los años 70´s.

    Pero ahora todo esto no solo es posible si no que gracias a los favores de los dioses del viento y del gran Poseidón podremos elevarnos por los aires en cualquier parte del mundo.

    ¿De que se trata?

    En nuestros pies ira amarrada una tabla diseñada específicamente para este deporte que resulta muy similar a la que se utiliza para hacer skateboarding o wakeboarding.

    El practicante llevara puesto un arnés al cual se le engancha una cometa de tracción (similar a un paracaídas) que se encargara de remontarnos por los aires. Una barra de dirección estará sujeta también a la cometa, ésta nos permitirá realizar maniobras y conducirnos libremente por las aguas. En cuanto a la seguridad el uso de casco es recomendado aunque no es obligatorio, tanto como la utilización de chalecos salvavidas y trajes de neopreno para el frío.

    Un poco de historia.

    Ya en el siglo XIXel pionero George Pocock solía utilizar cometas para propulsar naves tanto en el agua como en la tierra valiéndose de un sistema de dirección muy similar al que utilizan los modelos actuales de kitesurf.

    En 1970 con la invención del Kevlar (una fibra sintética muy resistente y muy liviana) el desarrollo de cometas paso a una nueva etapa y fue en 1977 cuando el holandés Gijsbertus Adrianus Panhuise patento el primer equipo de kitesurf y aunque su invento no logro atraer inversores para desarrollar un modelo comercial se lo considera de todas maneras inventor de este deporte.

    Diferentes modalidades.

    Se reconocen en la actualidad tres diferentes tipos de formas de realizar este deporte:

    Salto: Consiste en realizar prodigiosos saltos valiéndose de los golpes de vientos que logra capturar la cometa

    Estilo Libre: Enfocado en la realización de proezas aéreas que podremos realizar aprovechando los vientos.

    Paseo libre: Aquí es donde aprenderemos nuevas técnicas y donde encontraremos más diversión. Se trata básicamente en hacer lo quieras y divertirte al máximo.

    xx-500x288.jpg

    No soy David Meca

    Nunca voy a ser un Oiarzábal, ni creo que llegue jamás a saber qué es poner un pie por encima de 2.949,33 metros (un tercio de la altitud del Everest). De hecho, a los 2.519 del Naranjo de Bulmes, boqueaba como un pez (lo hacía, de hecho, bastante antes).

    No creo que nadie vaya a confundirme, mientras nado, con David Meca ni que sea capaz de atravesar un río muy tranquilo de más de veinte metros de ancho o de hacerme más de un par de largos seguidos en una piscina olímpica.

    Path to my Self

    ¿El Camino de Santiago? Pero si el día que más recuerdo haber caminado fueron del orden de veinticinco kilómetros y acabé tan cansado que apenas podía levantarme al día siguiente. Como para ir desde Sant Jean de Pied de Port (que es donde de verdad comienza el Camino francés) a Santiago de Compostela…

    ¿Por qué me gustan los deportes de aventura?

    En fin, que soy todo lo contrario de un deportista de élite. Es más, posiblemente no puedo siquiera considerarme deportista, salvo que la práctica esporádica me conceda el título. Entonces, ¿por qué me gustan tanto los deportes de aventura que incluso me atrevo a escribir sobre ellos?

    Pues porque el deporte es una de las prácticas más populares que pueden darse: todo el mundo tiene el derecho y, a poco que quiera, la posibilidad de practicarlo. No conozco a nadie que, si no tiene una instalación deportiva a mano, no pueda salir a pasear y respirar aire puro o subirse a la bicicleta y disfrutar de paisajes maravillosos.

    Enjoying a sunset in Salto, Uruguay

    “Límites” es sólo una palabra

    Todos podemos practicar algún deporte de aventura, de mayor o menor nivel. Pero no es sólo eso. Interioricemos lo que significa el deporte de aventura: el reto a uno mismo. El decir “con un paso más, me queda un paso menos hasta la meta ¡Vamos!”.  Apretar los dientes e imponerse al vértigo, al miedo a caer. Y, aun habiendo caído, levantarse y reemprender la marcha.

    Romper los límites por la mera satisfacción de romperlos… ese es el espíritu del deporte de aventura. Que las barreras, las externas y las que tu mente te impone existan con el único fin de ser superadas.

    No: no soy un deportista de élite, no soy un temerario (más bien lo opuesto), estoy terriblemente fuera de forma para poder decir que soy un deportista y, sin embargo, me apasiona el deporte de aventura, al nivel que yo puedo practicarlo, porque no es mero ejercicio, sino una forma de entender la vida.

    Lleida-pretende-atraer-el-turismo-ruso-a-través-de-rafting-500x288.jpg

    Lleida pretende atraer el turismo ruso a través de rafting

    La Diputación de Lleida ha organizado una bajada en rafting para un grupo de guías turísticos procedentes de Rusia. Los representantes del touroperador Natalie Tours han probado de primera mano aquello que se espera que resulte un nuevo atractivo de la provincia ilerdense para los visitantes del país eslavo: los deportes de aventura en el río Noguera Pallaresa.

    El objetivo último del descenso era que los guías valorasen la posibilidad de incluir este tipo de actividades relacionadas con el deporte de aventura en Lleida en los diferentes catálogos de excursiones que ofrecen a sus clientes en Rusia cuando éstos solicitan visitar la Costa Dorada o la Costa Brava.

    Lleida pretende atraer el turismo ruso a través de rafting

    Según la agencia de noticias Europa Press, en este viaje de reconocimiento, organizado por la Diputación, ha tomado parte NTIncomnig, una agencia con la que trabajan y en él ha colaborado la Associació d’Esports d’Aventura (Asociación de Deportes de Aventura).

    La Diputación provincial, implicada con el turismo

    La iniciativa es consecuencia del trabajo de la Diputación y de que ésta mantuviera contactos directos con la agencia de viajes Natalie Tours a través de algunas ferias, entre las que se encuentra la MITT moscovita.

    Por su parte el presidente de órgano provincial ilerdense, Joan Reñé, ha recodado que hace apenas unas semanas el Foro Empresarial Catalunya Rusia ha mantenido una reunión con la máxima responsable del touroperador, Natalia Vorobieva para, entre ambas partes, buscar líneas de colaboración.

    Contactos intensos con Rusia

    Reñé ha señalado que entre los muchos atractivos de las comarcas ilerdenses están la nieve, el agua o el patrimonio artístico, natural y cultural. Asimismo, ha recordado que casi un tercio de los contactos de carácter comercial que se hacen entre España y Rusia se llevan a cabo a través de la comunidad autónoma de Cataluña.

    Natalie Tours es el más importante touroperador ruso que tiene presencia y trabaja en Cataluña. De hecho, aproximadamente la mitad de los turistas procedentes de Rusia visitan esta región a través de esta compañía.

    Muchos y muy variados atractivos

    Cabe recordar que no sólo el descenso de aguas bravas (rafting) es un argumento para visitar la provincia leridana. Así, y visitando sólo un de sus comarcas, el Valle de Arán, por ejemplo, podemos disfrutar, sí, del agua pero también de maravillosas rutas senderistas o de la nieve de maravillosas estaciones pirenaicas como la célebre Baqueira Beret.

    El de la zona, es un conjunto de atractivos ahora más cercano al turismo del Este europeo gracias, entre otras, a iniciativas como ésta.

    Expo-Aventura-en-Lima-del-15-al-18-de-Noviembre-500x288.jpg

    Expo Aventura, en Lima, del 15 al 18 de Noviembre

    Perú se está convirtiendo en uno de los más importantes destinos del turismo de aventura mundial. De hecho, un estudio de la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PromPerú) ha mostrado que, como mínimo, uno de cada dos turistas que visitan el país andino practica algún deporte de riesgo durante su estancia.

    Expo

    El fruto de esta actividad confirma el éxito de las acciones llevadas a cabo por los diferentes destinos locales. Acciones encaminadas a dar a conocer las ofertas concretas de cada lugar en lo que se refiere al deporte de aventura.

    Un turismo más rentable

    Diferentes medios peruanos divulgan un estudio que indica que al realizar este tipo de actividades el turista tiende a gastarse un 40% más de dinero que el visitante tradicional. De este modo, el turismo de aventura hace que entren en Perú del orden de 1.500 millones de dólares al año, una cantidad que podría incrementarse poco que se creasen más proyectos encaminados a impulsar el sector en el país.

    Respecto a esto, se ha presentado la convocatoria para la feria de Expo Aventura, que tendrá lugar del 15 al 18 de Noviembre en Lima y que acogerá, en esta ocasión a unos ochenta expositores que se espera que atraigan, con sus muestras y charlas a unos 12.000 visitantes.

    Un importante motor económico

    El comité organizador considera que se concretarán ventas y negocios por un valor por encima de los dos millones de dólares, además del impulso que experimentará el turismo de aventura en Perú.

    Los propios organizadores puntualizan también que el crecimiento experimentado en los últimos años en el país en lo que se refiere a esta modalidad ha provocado que cada vez más marcas conocidas vinculadas a los deportes de aventura decidan comenzar a operar en este mercado.

    Punto de encuentro internacional

    “El mercado viene respondiendo de manera excepcional, las grandes marcas ya han detectado que Perú cuenta con todos los atributos para convertirse en un verdadero ‘hub’ del deporte de aventura y prueba de ello es el renovado interés de aventureros de naciones vecinas como Brasil, Argentina y Chile que visitan Perú para la práctica de una gran variedad de deportes”, sostenía  durante la presentación Francisco Basili, miembro de la organización de Expo Aventura.

    La feria contará, concretamente, con seis grandes zonas que reunirán las diferentes propuestas según el medio en el que se practiquen: aire, mar, en ríos, montañas, tierra, o combinando alternativas.

    Asimismo, Basili comentaba que la exposición mostrará los deportes que están surgiendo en un área dinámica y en constante expansión, tanto en cuanto a modalidades como a la creación de materiales específicos para ellas.

    1157802_p2-508x288.jpg

    Surfeando por las calles

    Para algunos la entrada de hoy no les causará ninguna sorpresa, ya que estarán cansados de oír hablar sobre el streetsurfing. Para los que os suene a chino os comentaremos que estáis hartos de ver a las nuevas generaciones de chavales con tablas raras deslizándose por las calles de grandes y pequeñas ciudades.

    Para algunos esta clase de deporte basado en el surfing es lo mismo que otro deporte que ya marco mi generación, lo que hoy se llama skateboard pero que en nuestro castellano más arraigado era simplemente “darle al monopatín” o para los modernos “patinete”. Pero tengo que deciros que sí, estamos anticuados. Pues no es el mismo ni las tablas son iguales.

    Streetsurfing, a falta de mar, asfalto

    Cada vez que oigo este nombre me viene ese estribillo de canción del verano “vaya vaya, aquí no hay playa”. Y es que posiblemente esta disciplina la inventara alguien nacido en el secano, que soñaba con coger las olas más altas y lo máximo que vio fue el Mar Menor.

    Nació inspirado en el surf pero se practica en las calles en los Estados Unidos, no solo como un deporte, sino también como toda una filosofía. Mezclando otros deportes como el snowboard y el monopatín y a la vez en sus tablas.

    Como ya pasa en otros de estos deportes, existe varios tipos de tablas. La mayor diferencia entre  estas con la de otros deportes parecidos es que podemos ver entre sus tipos una que es la única que es articulada. Por lo cual se podría decir que es la unión de dos unidas por un eje. Lo que consigue que cojamos inercia al mover nuestras caderas y se mueva y gire sin necesidad de una propulsión.

    Hay otro tipo de tabla que es con solo dos ruedas, más fina. Que consigue un mayor deslizamiento gracias a su movimiento ondulante.

    Su llegada a España

    El Streetsurfing tuvo una gran acogida en España desde su llegada en el año 2007. Aunque normalmente vemos a gente adolescente, tanto chicos como chicas, practicándolo. Es un deporte de éxito que se puede empezar desde edades tempranas. Aunque lo normal sea las clases que lo imparten lo ofertan a partir de los 8 años, hay sitios donde aceptan a prematuros en este deporte, con solo 5 años.

    La verdad es que ahora que se acercan las vacaciones, es una buena opción para practicar deporte con grandes y pequeños y que se te pase la vida rodando.

    Descenso-de-ríos-para-relajarse-o-para-soltar-adrenalina-500x288.jpg

    Descenso de ríos: para relajarse o para soltar adrenalina

    El descenso de ríos consiste, básicamente, en lo que su nombre indica: bajar por un cauce, de mayor  menor corriente, sobre una embarcación o balsa. Se trata de un deporte con diferentes grados de peligro y exigencia para el que, en todo caso, hemos de ir convenientemente equipados –en mejor momento, desgranaremos esta equipación-.

    Es una actividad que siempre que se practique en equipo está garantizada la diversión  el refuerzo de los lazos entre unos y otros miembros. Y es un desafío continuo a la habilidad, coordinación y, en ocasiones, valor del equipo y de cada uno de sus miembros.

    rafting

    Dicho esto, vamos a introducirnos un poco más en el práctica del descenso, un deporte el podemos hablar, y lo haremos, a lo largo de varios artículos. De hecho, por ahora sólo vamos a mencionar las clases de aguas que existen, de acuerdo con la clasificación más ampliamente aceptada, según su dificultad.

    Un paseo para principiantes

    Comenzaremos por el descenso más fácil, el llamado de aguas planas, en las que la lámina líquida no presenta casi olas, remolinos ni huecos. Es más un paseo dejándonos llevar que un deporte de aventura. Si aumentamos un grado la dificultad, nos encontramos con a clase I: son también aguas casi planas, de muy pocas turbulencias y oleaje.

    La clase II sigue siendo fácil, aunque la corriente ya es más rápida y nos vamos a encontrar con huecos de has 25 centímetros en el flujo del agua, así como pequeños remolinos sin peligro para un nadador.

    Aguas blancas: esto se pone interesante

    Entramos ahora en la categoría de “aguas blancas” con los descensos de clase III, de dificultad intermedia, con huecos y olas de hasta un metro, además de remolinos que el nadador ha de tener en cuenta y que moverán la embarcación. Hemos de conocer la técnica y el río.

    La clase IV se refiere a las aguas blancas pero predecibles, por turbulentas que sean (que lo son). Con huecos y olas de hasta dos metros, los remolinos pueden suponer un problema para la embarcación. Además, pueden existir cascadas importantes. Necesitaremos de una muy buena técnica y conocimiento del río, así como tener en cuenta que nos encontraremos con pasos estrechos que nos obligarán a maniobras muy complicadas.

    Un desafío a la técnica y al valor

    La clase V es sólo para expertos, con olas de más de dos metros y aguas difíciles de predecir, además de remolinos y cascadas peligrosas. Será mejor que conozcamos muy bien el río y seamos verdaderos maestros de la técnica.

    Finalmente, la clase VI es aquella que abarca a los descensos de dificultad extrema o imposibles de navegar.

    Vistas las clases de descenso, y como nos han entrado unas ganas terribles de navegar, queda anunciado para fechas próximas otro artículo, éste sobre el equipo necesario y los mejores ríos de cada un de las categorías donde emplearlo.