Archivo de la etiqueta: deportes al aire libre

caza-478x288.jpg

La caza del tordo

Comienza la mañana. Son las 5:00 de la madrugada del día más frío de este invierno. Nos hemos preparado con los artículos que vamos a  usar en nuestra jornada de caza: Cartuchos, la canana que es un cinturón dispuesto para llevar cartuchos o balas para recargar un arma de fuego, nuestros reclamos naturales, nuestras armas y nuestros fieles e indispensables amigos y compañeros de caza: los perros.

Todo está listo en su remolque. Siempre con las guías de armas y nuestras licencias y permisos de caza encima. Ponemos rumbo a nuestra zona de caza para el día de hoy. Empieza el día con un desayuno típico de cazador de antaño: rico y alto en calorías para afrontar el frío sin dificultad: una buena taza de chocolate y un buen bocadillo de chorizo.

 ¡Tensión!

Una vez acabamos, nos preparamos las escopetas, sacamos a los perros y preparamos nuestros reclamos. Empezamos a andar, cargamos las armas y cuando a la lejanía empezamos a oír un leve ruido…¡nuestros perros hacen saltar nuestras alarmas!

Observamos su posición fija mirando hacia un punto en concreto. Alzamos la vista y miramos hacía la misma dirección. ¡Bingo!, encontramos en el cielo nuestras primeras capturas.

El arma adecuada

Encaramos el arma y apuntamos. Nos fijamos en ese momento en que según a la altura que se encuentre nuestra presa sólo algunas variedades de escopeta podrán apostar por acertar el disparo. Éstas deben de tener si son de dos cañones, unos polichoques de 3 estrellas en el primer disparo y 1 en el segundo disparo, ya que éste último es para poder alargar más la tirada.

Además, si se utiliza una escopeta de un sólo cañón o de tratarse de una repetidora, (según la habilidad del cazador) será de 2 o de una estrella. Efectuamos nuestro primer disparo haciendo como se dice en el argot del buen cazador  blancas, pero con el segundo disparo abatimos nuestras 2 primeras piezas. Una vez caían, incitamos a nuestro fiel compañero, nuestro perro de caza a que se apresure a recoger nuestra pieza.

Una vez ha tocado suelo, nos la trae y la colocamos en una bolsa especial para el transporte llamada zurrón. Al cabo de varias horas hacíamos el resumen de la jornada. Decidimos dar por finalizada la mañana. Llegamos al coche y recompensamos a nuestras mascotas con alimento y una buena dosis de agua.

Una charla animada

Nosotros, tras guardar debidamente las armas y cambiarnos de indumentaria, terminamos con un buen almuerzo, comentando nuestras capturas y hazañas. Al finalizar, como es costumbre al menos por esta zona (Pinedo), cada uno realiza su resumen de lo cazado. Se rejunta todo por mucha o poca suerte que se haya tenido al cabo de su jornada y se reparte cada una de las piezas a cada uno de nosotros por igual.

Espero os haya gustado este post y os hayáis entretenido durante un rato con esta experiencia.

5564408805_55c7507dcf-500x288.jpg

Hydrospeed

Después de tantas y tantas cosas que existen para poder distraernos y pasarlo bien, se me ha ocurrido inspeccionar un poco.Cualquier deporte puede ser catalogado como deporte de tierra, de aire o de agua.

Lo más común, bajo mi punto de vista, son los deportes de tierra. Después, los más atrevidos los de aire; y los más picarones y divertidos, sobre todo en épocas de verano, son los deportes de agua.

SLB6059

 Intentaré hablaros del hydrospeed.

Éste es un deporte náutico por el que se desciende sobre todo por infinitos ríos de montaña, encima o a bordo de una embarcación de forma individual, que será manejada y controlada a través de diferentes movimientos corporales con los que el navegante deberá decidir qué dirección tomar.

Esta embarcación es corta y está confeccionada de plástico de alto impacto, con quilla y dos soportes incorporados al mismo para que el navegante se aferre y poder ejercer control sobre la misma. Posee una envergadura de 15 dm aproximadamente, ya que el navegante de la misma lleva sus piernas sobre el agua, que harán las veces de timón, y de impulsor.

¡Al agua!

Un día me dispuse a ver qué tal se me daba este deporte y la verdad es que me llevé una grata sorpresa. Nunca había escuchado hablar de él, pero al menos el día en el que lo practiqué me dí cuenta que es un deporte en pleno auge entre los amantes de las disciplinas acuáticas o los que se quieren iniciar en ellas.

Pues bien, era un día algo nubloso, pero conforme avanzaba la mañana parecía que iba mejorando . El Parc Olímpic del Segre, que está situado a 200 metros del centro histórico, era un sitio perfecto para la primera toma de contacto con el hydrospeed.

Una equipación para la experiencia

En primer lugar necesitamos un traje de neopreno, coderas, espinilleras, un chaleco, un casco y un par de aletas. Esto será lo imprescindible para comenzar. Nos trataron muy bien y después de darnos unas pequeñas instrucciones sobre cómo y qué debíamos hacer al introducirnos en el agua, nos dispusimos a ello.

Fue una experiencia que la verdad volvería a repetir. Te involucras con el medio y con el agua de tal manera que pareces una misma cosa. Debes emplear estrategia y algo de fuerza en las piernas pero, por lo demás, es algo que recomiendo tanto a personas jóvenes como adultas.

Es una práctica muy divertida y excitante y consigue que quien lo practique pase un rato muy divertido. Lo recomiendo sobre todo para días de mucho calor ya que al estar en pleno contacto con el agua, te quedas bien fresquito.

En fin, espero os haya gustado y me despido por hoy habiéndoos hablado de un deporte en el que la aventura es el principal ingrediente.

pájaro-800x288.jpg

El sentir de un pájaro

Sentir en algún momento la necesidad de volar, de tener alas para escaparte lejos o simplemente experimentar la sensación de estar por encima de las nubes. Sentir que todo lo que tienes alrededor no es nada, pensar que eres un pájaro y que puedes volar muy alto, el que todo bajo tus pies es invisible para ti y sólo existes tú.

Pensar que sólo tú eres importante y que no existe ningún problema a tu alrededor. Hablar de sentimientos cuando todo lo que te rodea es material. Alguna vez nos hemos querido sentir libres con la necesidad de volar… y cuanto más alto, mejor.

Ahora es más fácil que pensar en todo eso.

El Wingsuits es un traje que con el paso del tiempo se ha ido modificando desde 1930 hasta el día de hoy.  Un traje muy especial que nos permite no sólo volar sino aumentar considerablemente nuestra ascensión variando únicamente nuestro eje.

Para ello, lamentablemente  han tenido que morir desde aquel entonces muchos pioneros que poco a poco han ido limando en cada uno de los aspectos la seguridad del traje para que muchos podamos realizar el sueño de volar.

De locura a deporte

El primer traje fiable se fabricó en 1997 y lo presentó el paracaidista Patrick de Gayardon. Un año después y cuando todo parecía haber ido estupendamente, probando un nuevo modelo que al parecer tenía un defecto en el diseño, falleció.

Tras muchos intentos, otro hombre llamado Begic crearía la primera empresa que fabricaría trajes de Wingsuits bajo el nombre de Birdman Inc, consiguiendo así una modalidad de deporte extremo. 

Salida, vuelo y aterrizaje

La caída puede realizarse desde un avión, un acantilado o una montaña, pero necesariamente se tendrá que disponerse de un paracaídas al final el descenso.

Esta caída está formada básicamente por 3 aspectos:

- La salida.

- El vuelo.

- El aterrizaje.

En este deporte, y con la necesidad de este traje, podremos variar fácilmente la velocidad de bajada, la orientación e incluso la línea de trazada. Con ello, conseguir ser Supermán por un día o volar como si de un ave se tratase es posible. Sólo falta disponer de un traje de estos, tener algo de dinerito para que te instruyan desde alguna de las varias compañías que se dedican a la enseñanza de este tipo de vuelo y a ¡volaaar muy alto!

Espero que os haya gustado este post y quién sabe si algún día, nos veremos por las alturas.

sup1-424x288.jpg

River SUP

Últimamente parece ser que no surgen nuevas formas de practicar un deporte, pero por casualidad he encontrado uno que me ha resultado interesante y bonito de practicar.

Es diferente a lo que estamos acostumbrados a llamar deporte de aventura. Es el entorno, la manera de practicarlo y en las circunstancias en las que debe realizarse, lo que en conjunto hace que lo consideren como un deporte de aventura, en toda regla.

Es fácil, es practicable para personas de cualquier edad y que dispongan que cualquier condición física. Se trata de descender en una tabla de surf por un determinado tramo de un río. Sólo nos ayudaremos de una pala para poder dirigir la dirección y coger cierto impulso ¡Tampoco demasiado!

Deporte originario de la Polinesia

Es algo similar y está inspirado en el stand up paddle. Ésta es una antigua forma de deslizamiento en la que el navegante utiliza un remo para desplazarse por el agua mientras permanece de pie en una tabla de surf que nació en los pueblos polinesios.

Desde el año 2000, muchos surfistas de Hawai comenzaron a hacer SUP como la manera más natural de entrenarse para sus competiciones. Esta nueva variante del surf les permitía entrenar y salir al agua sin olas ni viento.

Este nuevo deporte, surgido de tal variedad, consiste en bajar de pie por un río encima de una tabla de surf. Sería como caminar por las aguas de un bonito río. Estamos acostumbrados a recorrer en diferentes artilugios el río, como por ejemplo en kayak, y esta nueva forma de desplazarse consigue obtener una vista tranquila y relajada del río sin tener prisas ni agobios.

No se necesita previamente tener un equilibrio estupendo, ya que para practicar este novedoso deporte, utilizamos tablas suficientemente anchas y así de esta manera al colocar los pies uno al lado de otro, llegaremos a encontrar en pocos segundos el punto de estabilidad necesario.

Como podemos imaginar el tramo en el que descenderemos deberá ser de aguas tranquilas, aunque ciertamente con algo de corriente. Algo que llama también mucho la atención es que durante ciertos tramos del descenso, nos situaremos tumbados en la tabla para remar de manera continua con las manos. De ahí que tenga mucha similitud con el surf.

El tramo a descender será de unos 6 kilómetros, en los que tardaremos entre 1 hora y media y 2 horas como mínimo.

Es tan divertido su realización que el tiempo se nos pasará volando ya que es excitante cada metro que se recorre por este río. Mencionar que antes de nada, profesionales del deporte han estado testando cada uno de los movimientos que se realizan durante todo el trayecto.

Sin más, espero que os animéis a practicarlo, aunque ahora, la verdad, es que hace un poquito de frío para ello.

yosemite-1000x288.jpg

Yosemite, la fuerza de la naturaleza

El Parque Nacional de Yosemite es uno de los parques naturales más impresionantes dentro y fuera de los Estados Unidos. En él podemos apreciar la grandeza de la naturaleza y descubrir nuestro lugar en ella.

Porque el Yosemite es uno de los parques más bellos que nos ofrece Estados Unidos. Uno de los primeros en ser considerado Parque Nacional, en sus más de 3.000 km2 podemos encontrar una gran variedad de ecosistemas.

Sigue leyendo

Dog-carting.jpg

Mushing (II): modalidad de tierra

El mes pasado hablamos del mushing en la modalidad de nieve pensando en las nevadas que ya empezaban a caer en nuestras montañas, hoy hablaremos de la modalidades en tierra para poder disfrutar en todo momento de este bonito deporte.

En principio, el mushing en tierra comenzó por la necesidad de entrenar durante todo el año aunque no hubiera nieve, y poco a poco fue derivando en especialidades que son incluso más practicadas que las de nieve.

Sigue leyendo

speedriding-1.jpg

Preparándose para el invierno: Speedriding y Skibobbing

Ya se huele la proximidad de la nieve en las montañas y eso significa sacar los plumas, gorros y bufandas del fondo del armario e ir pensando en qué deporte hacer durante la estación de invierno.

Nunca es tarde para decidirse a realizar alguna actividad relacionada con la nieve o el hielo, desde las más fáciles y familiares como el descenso en trineo hasta los deportes más arriesgados en los que la habilidad y la velocidad van de la mano.

 

Cada vez hay más modalidades de deportes con los que disfrutar esos momentos de comunión con las laderas blancas de nieve. Hoy os vamos a comentar dos de ellas, el speedriding y el skibobbing.

Cielo y tierra unidos

El speedriding es una combinacióSpeedridingn de parapente y esquí, mezclando lo mejor del ambos deportes: la velocidad y el vuelo. Es un deporte ideal para aquellos buenos esquiadores que, tras la temporada invernal, cambian volar por la nieve por volar por los cielos.

Para practicar este deporte se debe de tener más de 14 años (si se es menor de edad habrá de presentar una autorización del padre o tutor legal), un nivel de esquí que le permita bajar por pistas rojas sea cual sea el estado de la nieve.

Cabalgando por la nieve

El speedriding se practica fuera de pista, con un equipo de freeride y una campana especial similar al parapente pero de superficie más reducida, hecha especialmente para practicar este deporte. Su reducido tamaño permite reacciónar más rápida y ágilmente, con lo que la sensación de volar es mucho más espectacular.

Para practicar este deporte de riesgo no es necesario ser ningún campeón de esquí ni tener unas habilidades especiales en parapente, basta con saber esquiar fuera de las pistas y tener unas nociones simples de vuelo en parapente, ya que las alas utilizadas en el speedriding son mucho más simples de utilizar.

“Pedaleando” sobre la nieve

Tal vez no se pueda considerar al skibobbing un deporte de riesgo, pero sí resulta un deporte de aventura para aquellas personas con problemas de movilidad que les dificultan o impiden disfrutar de los paseos en esquís. Cada vez más conocido y utilizado, en sus orígenes era un medio de transporte habitual en los Alpes.

Se trata de una bicicleta con unos esquíes acoplados en vez de las típicas ruedas, inservibles en este escenario. Con un manejo sencillo, no requiere gran forma física, pues el esfuerzo que se realiza es muchísimo menor que el que se requiere para esquiar de manera tradicional.

1376047907252.jpg

Campamentos militares para jóvenes

Todos hemos visto en películas y reportajes sobre los Estados Unidos los campamentos militares que allí tienen por costumbre organizar para jóvenes, sobre todo como castigo por mal comportamiento. Hasta ahora era algo que en España no había tenido aceptación, quizás también porque nadie se había atrevido a llevarlo a cabo.

Pero era cuestión de tiempo que alguien lo intentara y el pasado año se llevó a cabo la primera o al menos una de las primeras experiencias en este sentido en nuestro país. Tuvo lugar en Benagéber en la provincia de Valencia y fue organizado por Asociación Nacional de Veteranos del Real y Glorioso Cuerpo de Infantería Marina dela Armada Española.

Educación física y mental

En estos campamentos se insiste en la importancia no solo del entrenamiento físico, sino también de valores basados en el respeto, el honor y la lealtad. El régimen es totalmente militar lo que hace de este tipo de actividades algo no apto para cualquier joven, sino más bien orientado a aquellos que tienen inquietudes por el mundo militar y desean tomar un primer contacto y descubrir si están ante su verdadera vocación.

El entrenamiento que se realiza está basado en el de las fuerzas de élite del ejército con excepción de la utilización de armas de fuego reales, que son sustituidas por airsoft para realizar combates simulados en los que se elaboran estrategias o para aprender lo básico sobre como funciona un arma, su limpieza y mantenimiento.

Actividades que se pueden realizar en estos campamentos

No solo en el campamento del que hemos hablado, sino en general, se llevan a cabo diversas actividades tanto teóricas como prácticas tales como:

Orientación: Marchas en grupo por el bosque en el que tendrán que orientarse mediante el uso de mapas, brújulas o en casos extremos de noche por las estrellas. Se pueden hacer en conjunto o en pequeños grupos, que es lo más habitual, en forma de competiciones.

Marcha: Rutas de senderismo con cierta dificultad que pueden incluir subidas a colinas y que se realizan a un paso ligero o combinando el caminar con el correr. Se pueden realizar rutas largas en las que se combine la marcha con la orientación, el rafting y la escalada, durmiendo en acampada libre y aprendiendo a encender una hoguera segura (si es un lugar autorizado) o a tomar las medidas oportunas para protegerse de los animales que puedan habitar el lugar.

Tirolina: Es una de las actividades reinas en este tipo de campamento y junto al airsoft de las que más llaman la atención a los jóvenes.

DTV-Shredder.jpg

El DTV Shredder, fusionando el skate y el segway

De todas las combinaciones locas de máquinas que hemos podido ver a lo largo de la historia, tal vez ésta sea la más loca y a la vez la más alucinante posible.

¿A quién se le ha ocurrido coger un segway y darle la versatilidad de movimientos de un skate? Pues a la empresa canadiense BPG Werks.

Concebido originariamente para uso militar no tripulado y operaciones de rescate, pronto vieron las posibilidades que podía ofrecer su salida al mercado comercial.

Potencia y habilidad unidos

Este pequeño transporte oruga lleva incorporado un motor de gasolina Honda de 4 tiempos y 200 centímetros cúbicos, llegando a alcanzar los 50 kilómetros por hora. Toda una hazaña para un vehículo tan pequeño.

Su gran capacidad de carga, unos 550 gr., y de arraste, unos 200 kg, además de la posibilidad de subir por pendientes de hasta 40º de inclinación, le hace también muy atractivo para la industria, especialmente para la agricultura.

Pero es su diseño de monopatín oruga, su capacidad de realizar acrobacias, de dar saltos y giros en el aire la que le hacen ser un gran vehículo para realizar deporte de aventura.

Todo terreno singular

Además, puede transitar por la nieve, la arena, el hielo y, prácticamente, cualquier superficie gracias a sus “pies” de oruga. Con él no habrá terreno que se nos resista.

Si le agregáramos un Ipad para ir escuchando música y disponer de GPS sería un vehículo magnífico para la conducción por las ciudades. ¿Os imagináis no tener problemas de aparcamiento?

Compacto, potente y manejable

Otra de las peculiaridades que le hace atractivo es su poco peso, 35 kg., y que puede plegarse el manillar para facilitar su transporte. Cabe perfectamente en un maletero.

Este vehículo multifuncional os proporcionará una velocidad aproximada de 50 kilómetros por hora, un radio de giro de unos 120 centímetros y una capacidad de recorrido en suspensión de 3 segundos. La adrenalina fluirá libremente por nuestras venas.

En el manillar se encuentran el acelerador y el freno y con el mango deberemos guardar la estabilidad. Además, el patín es una plataforma giratoria que nos permitirá realizar piruetas y giros.

Libres como el viento

El DTV Shredder es la primera versión comercial y va a revolucionar la idea de la conducción al aire libre, pues es funcional, pequeño, muy potente y fácil de manejar.

Además, sus orugas-tanque nos dan el empuje suficiente para conseguir altas velocidades en cualquier terreno sea la época del año que sea.

aerodeslizador.jpg

Aerodeslizadores del futuro

¿Quién no ha soñado con desplazarse con un monopatín como el de Regreso al Futuro o en una autonave como Los Supersónicos?

Puede ser que aún estemos lejos de lograr ese objetivo, pero poco a poco parece que vamos consiguiendo despegar del suelo a pequeña escala…

De momento la empresa Airboard nos ofrece un aerodeslizador personal que se despega del suelo 20 centímetros gracias a un cojín de aire y puede alcanzar alrededor de 30 kilómetros por hora.

Adrenalina a tope

Con un tanque de 5 litros disfrutaremos de una autonomía de una hora, lo que permitiría pequeños viajes como ir al trabajo sin tener que preocuparse por el aparcamiento.

Pero lo que realmente hace subir la adrenalina es la posibilidad de realizar maniobras cerradas de 360º, subir por superficies de hasta 30º de inclinación y saltar obstáculos de cerca de 40 centímetros.

Asfalto y hormigón su reino

Está específicamente hecho para deslizarse por superficies duras, pudiendo desplazarse sin problemas por asfalto, pavimento, hormigón. Siempre que estén limpios de piedras u otra clase de depósitos no habrá problemas.

También puede deslizarse por zonas húmedas y por la hierba recién cortada, pero es incompatible con la arena y el agua.

Cabalgando el aire

Al igual que con las motos, a su conducción se la llama “cabalgar” por la “similitud” que tiene la forma de dirigirlo con el cuerpo a la de llevar un caballo, salvando la multitud de diferencias.

Dos palancas colocadas en el manillar son las que controlan el empuje y la velocidad, mientras que la dirección hay que imprimirlas con la inclinación del cuerpo. Además, se pueden dar saltos para tomar las curvas o esquivar algún obstáculo.

Potencia limpia

Con su arranque eléctrico, lo único que deberemos ajustar es el acelerador y practicar un poco, cambiando el peso de un lado a otro, para encontrar el equilibrio necesario que nos hará poder domarlo y divertirnos llevándolo al límite.

Su motor Briggs & Stratton de 4 tiempos utiliza combustible sin plomo con un mínimo de 85 octanos, así que unido al arranque eléctrico nos da una combinación energética limpia.

Hay que comprobar nuestro peso

Tiene una capacidad de frenado de unos 6 metros yendo a 25 kilómetros por hora, por lo que habrá que practicar bien la ejecución del frenado si no queremos tener un percance.

En cuanto a las dimensiones, tiene un diámetro de 1’65 metros, por 30 centímetros de altura de cubierta y 1’2 metros el mango. Su peso aproximado es de 70 kg y puede llegar a soportar otros 120 kg.

Solamente se construye en colores básicos, pero un buen tuneado le dará el toque personal que precisa.