Deportes de Aventura relacionados con: Aventura

GoPro_Hero_3_Black_Edition-1000x288.jpg

Vive la aventura y grábala con una GoPro

Practicar un deporte de aventura o extremo está muy bien, pero grabarlo está… ¡mucho mejor! Y es que si te vas a tirar de un puente o a descender los rápidos del río más bravo una de las cosas más interesantes que puedes hacer es guardarlo para la posteridad.

Hay diversas formas de grabar un deporte y hacerlo puede ser casi tan divertido como practicarlo. Si tienes una cámara de vídeo normal puedes dejarla grabando mientras practicas algún deporte o podéis grabaros los unos a los otros, pero lo que realmente va a gustar y a hacer disfrutar a todo el mundo es la cámara en primera persona. Sigue leyendo

escalada1.jpg

Escalada, solo tienes que proponertelo!

Si te has propuesto en serio tomarte la escalada como tu próximo reto deportivo, deberás igualmente saber de antemano todo lo que tiene que ver con este deporte de altas alturas…pues el conocimiento nos da unas herramientas necesarias en este tipo de deportes de aventura… donde el protagonista eres tú.

Tipos de escalada según el medio que se practica

Cuando la escalada es en interior, se le llama rocódromo y consistirá en la ascensión de paredes artificiales a mano y a cuerda. Cuando la escalada es en roca, conlleva los peligros del medio exterior. La escalada en hielo, es la que se hace en grandes paredes de hielo, y en ocasiones hielo y piedra. La escalada que se llama psicobloc, es la que consiste en realizar escalada sin cuerdas en acantilados sobre el mar o lagos.

La escalada clásica: adentrándonos en las alturas

Puesto que seguramente te acabas de decidir por probar este deporte, tal vez yo pensaría que antes de una escalada deportiva (donde te vas o te van a poner grandes retos), pues empezar por una escalada clásica, tal vez esta podría ser la mejor opción para comenzar a realizar este deporte.

Este tipo de escalada va a consistir en subir paredes de roca, u otros relieves que nos proporcione la naturaleza, empleando métodos de aseguramiento recuperable casi completamente y la posibilidad de realizar medios artificiales. Este tipo de escalada es la más utilizada por los escaladores, y la más tradicional.

Aunque pongas de anclajes y seguros para escalar, igualmente has de poseer una enorme condición física para hacerlo, aunque también debemos considerar que hay una parte mental que también tenemos que tener muy en forma para poder escalar una montaña o superficie.

La escalada deportiva: para aventureros intrépidos

La escalada deportiva es aquella que utiliza anclajes seguros en superficies sin grietas. Esta escalada se centra más en la técnica o en algunos pasos más complicados, para aprender técnicas más avanzadas. Donde más se hace este tipo de escalada es en rocódromos, que son paredes artificiales que se hacen dentro de un centro y en la que no hay grietas y lo soportes para ayudarnos a subir ya están fijados.

La escalada libre: para espíritus libres

Es conocida como una de las modalidades más emocionantes. La escalada libre requiere constancia, y gran fortaleza física y mental. En esta modalidad solo se utilizan las manos y los pies como único elemento para escalar. Es recomendable utilizar el casco y los pies de gato que es un calzado que se coge muy bien a la forma del pie y la suela especial hace que no pueda atravesarnos ningún material. Para hacer este tipo de escalada hace falta mucho entrenamiento y muchos conocimientos de escalada, no es apto para hacerlo la primera vez.

Páginas de interes relacionadas con la escalada

http://www.escaladabarcelona.com/ si eres de Barcelona o vives cerca esta pagina te habla sobre las actividades que se hacen cerca de Barcelona

http://www.escaladamadrid.com/ Si en cambio eres de Madrid o cercanías, esta es la página donde te vas a poder informar

http://corunhaescalada.blogspot.com.es/ Blog sobre todas las escaladas o información sobre la actividad en Galicia, y en especial deLa Coruña

Valores-500x288.jpeg

Valores

En esta ocasión no vamos a describir un deporte concreto, porque vamos a referirnos a todos. Existe algo común a cualquier deporte, pero que posiblemente se acentúe en los de aventura. Se llama “valores”. Sí: es cierto que no sólo en el deporte se viven los valores, sin embargo, es una de las mejores formas de hacerlo y de inculcarlos.

No nos engañemos: la norma general dicta que en nuestra sociedad posmoderna, televisiva y sideral (los adjetivos, en este caso no son un mero adorno) el valor supremos es el éxito al precio que sea. Está muy bien participar, pero hay que ganar para ser felices.

Valores

Hemos invertido la escala de valores que se nos proponía como camino hacia la felicidad, sin darnos cuenta de que esta nueva nos hace más miserables, por mucho dinero que nos aporte. Que el triunfo en sí mismo, el dinero, el placer… son trofeos de aire, medallas de chocolate si no hay “algo más” detrás.

Ese “algo más”, que sí podría ser un objetivo en sí mismo, son los valores que conlleva el deporte:

No es el único camino, pero es uno de los buenos

Porque es muy difícil que una persona sea feliz en soledad, y el deporte enseña el valor de trabajar en equipo. Es inimaginable descender un río sin la colaboración de todos cuantos viajan en la barca.

Porque los logros sin esfuerzo, sin saber qué es el reto, el fracaso y la superación personal son dulces, pero no tanto como alcanzarlos después de haber sudado, después de que nos duelan las  piernas –metafóricamente o no- por lo duro del camino, el deporte nos enseña a romper las barreras propias, a convertir el miedo en un aliado y el dolor en un amigo íntimo. De eso saben mucho los ciclistas o los montañeros, por poner un ejemplo.

Mucha gente, pocas personas

Porque podemos poseer el mundo que, sin amigos, sin amor, parafraseando el escrito evangélico, somos campanas vacías, cualquier deporte nos enseña a querer a quien está a nuestro lado, a valorarlo. Nos enseña cuanto vale lo que poseemos pero, sobre todo cuanto vale una mano amiga. Quien se ha perdido en un bosque y ha oído, cuando estaba a punto de anochecer, una voz llamando su nombre, sabe de qué hablamos.

No se trata de tomar, sin criterio, lo que nos ofrece y a veces exige la sociedad, se trata de detenernos, pensar, sentir. Recordar que somos personas. Resolvamos el problema que el gran Quino planteaba en boca de Mafalda: “En el mundo hay demasiada gente y pocas personas”.

La respuesta se llama “valores”, y uno de los caminos más efectivos es el deporte, de aventura o no.

Windsurfing-500x288.jpg

Windsurfing

Un día, a alguien se le ocurrió que sería divertido jugar con dos elementos a la vez: el viento y las olas. En otro momento seremos más concretos, pero es que, como inicio para un artículo sobre un deporte de aventura, éste nos gustaba más.

El windsurfing es un deporte de superficie acuática que combina el surf y la navegación. Se practica sobre una tabla de entre dos y tres metros en entre 60 y 250 litros de volumen, a la que se aplica una vela para aprovechar a fuerza del viento.

Windsurfing

Estos elementos se conectan a través de una juntura que rota 360º y que va unida al mástil, del que, a su vez sale una barra-asidero por ambos lados de la vela. Vela que, por cierto, presenta una superficie de entre 2,5 y 12 metros cuadrados.

Un poco de Historia

Ahora sí: camuflada en el medio del texto, algo de Historia. La creencia más extendida sitúa su origen 1965, cuando S. Newman Darby inventaba la “tabla de navegación” para usarla en el río Susquehanna, en Pennsylvania, Estados Unidos. Aunque no se le ocurrió que debía patentarla.

Era 1964 cuando Darby empezaba a vender sus tablas y 1965 cuando en la revista Popular Science escribía un artículo promocional sobre ellas. Como el invento de Darby incorporaba un anillo pivotante, en lugar de giratorio, éste sufría todas limitaciones asociadas que el sentido común nos indica que sufría si lo comparamos con las tablas actuales.

Una maniobra olvidada

Se manejaba el artilugio con la espalda hacia la parte de sotavento de la vela en forma de cometa. El artículo de Popular Sciece decía: “…you can learn to master a type of manoeuvering that’s been dead since the age of the picturesque square riggers”. Traducido: “… usted puede aprender a dominar un tipo de maniobra que lleva muerto desde la era de los pintorescos aparejos cuadrados”.

Puede decirse que el windsurfing amalgama la cultura relajada del surf y la más formal de la vela, aunque también podríamos hablar de este deporte como una versión minimalista de a vela. Pero, en realidad, cabalgar las olas sobre una tabla ayudado por el viento ofrece una serie de sensaciones que están fuera del alcance de cualquier regatista:

Los “winsurfers” pueden saltar dar volteretas, realizar maniobras giratorias y una amplia gama de movimientos “freestyle” que, desde luego no puede siquiera soñarse que se hacen con un barco. Es más, los practicantes de este deporte fueron los primeros en cabalgar sobre las olas más grandes de mundo, ya que la idea de éste surgía antes que la del surf.

Sin-título-127-500x288.jpg

“Otra forma de moverte” en Alcalá de Henares

La mayoría –en la que me incluyo- de quienes leemos esto seríamos incapaces de correr un kilómetro a buen ritmo. Y se dan, al menos, dos factores para que sea así: de un lado la pereza (eso de la falta de tiempo y similares son excusas ya muy manidas), y de otro el estilo de vida al que se nos obliga, extremadamente sedentario.

Pero el problema no es que seamos incapaces de mantener un esfuerzo constante durante cuatro minutos (al fin y al cabo, nadie tiene por qué perseguirnos para que nuestra integridad dependa de nuestra capacidad aeróbica). El problema es que el sedentarismo afecta negativamente a nuestra salud.

Por tal motivo, el Programa Municipal de Ocio Saludable para jóvenes “Otra Forma de Moverte”, organizado desde las Concejalías de Juventud y Salud del Ayuntamiento de Alcalá de Henares incide en la necesidad de hacer ejercicio de forma regular, de modo que nuestro organismo y nuestra psique se vea beneficiados por él.

No sólo pensar: también es importante moverse

Pero el programa no sólo se queda en los consejos y en los razonamientos: “Otra Forma de Moverte” propone ideas de ocio deportivo, como la del 2 de marzo, una tarde dedicada a quienes han querido enfrentarse a las pistas de nieve del complutense Centro Comercial Xanadú. Se trataba de aprender y promocionar la práctica de los deportes de nieve en un entorno en el que todo está pensado para la diversión individual y en grupo.

A través de un acuerdo firmado con el referido centro comercial, el programa a ofrecido a un grupo de 40 jóvenes de entre 14 y 25 años pasar una tarde distinta. La idea es que quienes se apuntaran recibieran una clase de snow board –el deporte extremo con más adeptos en el mundo-.

Nieve para todos los gustos y niveles

Los participantes también disfrutaron de una sesión de snow fun, con distintos juegos en la nieve de las pistas alcalaínas. Y, como no podía ser de otra forma, los primeros contactos de los jóvenes con la nieve se realizarán mediante el snow kids, variante pensada para tal fin.

Hay que añadir que tanto el transporte hasta Xanadú, como las clases y el uso de las instalaciones han sido gratuitas para los usuarios del Centro. De esta forma, sólo tendrían que llevar los guantes. Eso sí: debido a las pocas plazas ofertadas y a la gran demanda, los participantes se han visto obligados a inscribirse vía correo electrónico.

4211625321_776345354b-350x288.jpg

Una charla de padre a hijo

– Papá: ¿por qué estamos aquí?

– ¿No te gusta?

– Claro: es muy bonito, pero estoy muy cansado.

– ¿Sólo cansado?

– Bueno…

– Piénsalo bien: ¿cómo te sientes?

– Bien, cansado, pero satisfecho.

– ¿Satisfecho?

– Es… es otra cosa. Después de dos días de caminar bajo la lluvia, por caminos embarrados, con ramas y zarzas cortándome la piel y los pies agrietados de la humedad, debería estar enfadado, pero no lo estoy. Es… lo contrario del enfado.

422 - Stars Texture

– ¡Vaya! Es la primera vez desde hace treinta años que me diriges tantas palabras seguidas.

– Papá, yo…

– No. Calla. Lo que me vas a decir ahora no es necesario.

– Pero quiero hacerlo. Me equivoqué. Y fue por mi orgullo, por mi soberbia, por lo que no quise hablarte. Tenías razón, papá…

– No es momento de lloros, hijo. Tus disculpas estaban aceptadas desde hace ya muchos años.

– Entonces, este viaje, esta caminata por senderos que no imaginaba siquiera que existiesen…

– He querido hacerte un regalo.

– ¡Un regalo! Después de todo lo que ha pasado, me haces un regalo. No has cambiado… ni quiero que lo hagas.

– Bueno, en lo que tampoco he cambiado es en que no me he gastado mucho. Y en que el regalo es útil.

– (…)

– Túmbate. Boca arriba.

– (…)

– Ése es mi regalo.

– Entiendo. Y me encanta. Los días de oficina, las prisas, el móvil, el no ver a la familia más que cundo duermen…

– Los mismos errores que cometí yo.

– No, papá, tú…

– Yo era como tú. Nunca salimos a la montaña; aprendiste a pescar con tus amigos y a andar en bicicleta  con mi padre. Nunca estuve más que como una especie de cajero automático…

– No: no es así. Gracias  que me lo permitías pude explorar el mundo yo solo ¿Recuerdas aquellas cuevas cerca de casa de los abuelos? Allí fue donde empezó a gustarme la espeleología… Meterme en cuevas, como los trogloditas, decías. Sin embargo, me dejaste aprender a desenvolverme.

– No: no te seguía, no me preocupaba, porque mis prioridades eran otras, y ese fue mi pecado.

– Pero…

– Déjalo: no quiero que discutamos ahora. Te pido perdón y espero que sepas perdonarme.

– Claro que sí, pero, ¿por qué ahora?

– Porque no podía irme sin regalarte la paz que sientes ahora mismo

– ¿La paz…? ¿Irte? ¿Adonde?

– A donde ningún sendero que quiera que recorras te llevará. Llama a tu madre. Está destrozada: encontraron mi cuerpo hace tres días…

Gravedad-Cero-500x288.jpg

Gravedad Cero

Si eres de los que de pequeños soñaban con pilotar el Apolo XIII, si pasabas horas viendo en la tele a los Supersónicos, Galáctica o un día juraste que serias el primer astronauta español (te envidamos, Pedro Duque). No todo está perdido, tenemos para ti la experiencia que cambiara tu vida, eso sí, un poco lejos.

Como ya sabrás, existen diversos métodos que tienen como misión servir de entrenamiento a los futuros astronautas. La más común es la que sirve para ejercitar el manejo de la coordinación y funciones en gravedad cero. Vivencia que debido al gran interés de vivir esta sensación de flotar cada vez hay más instalaciones para ser utilizada por particulares.

Como es normal, la mayoría de estas instalaciones las encontramos en Rusia y los EEUU, por ser pioneros y cabeza de todas las exportaciones espaciales. Pero si hay una instalación que realmente simula a la perfección la sensación de encontrarse en el espacio, esa es en el Centro Espacial Kennedy.

Un avión muy espacial

El Centro Espacial Kennedy es un complejo de instalaciones de la NASA. Situado en Cabo Cañaveral, Merritt Island, en el estado de Florida. La cual se utiliza, sobre todo, para el lanzamiento de vehículos al espacio y como lugar de entrenamiento para trabajadores de la NASA.

Pero si hay algo por lo que se ha hecho famoso es por dar la oportunidad a todos los viandantes adultos, de cualquier edad, de poder sentirse, por unos minutos, un astronauta más. Esto es gracias a un viejo avión, que sirvió como instalación para practicar las destrezas a futuros astronautas, pero que hoy en día todo adulto de cualquier edad que quiera, puede disfrutar de la sensación de volar a gravedad 0.

Este avión es el KC-135, y para darle mayor atractivo, os contaremos que ha servido también para representar escenas de películas simulando el cabinas espaciales, como fue el caso de “Apolo 13” con Tom Hanks.

Algo más cerca

Algo más cercano tenemos el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES), en Francia, con sede en París. Donde hace unos meses una empresa privada decidió hacer una oferta al centro para poder llevar a cabo también estos vuelos parabólicos, los cuales costarían unos 5.980€ por sentir la gravedad 0 por 5 minutos.

Nadie dijo que cumplir los sueños fuera barato. Mientras esperamos que pase el tiempo y esta oferta esté al alcance de los bolsillos de todos los ciudadanos, podemos seguir soñando que, algún día, podremos estar más cerca del espacio.

9142-460x288.jpg

I Campus de Trail, del 19 al 21 de abril en el Escorial

Organizado por Carlos García Prieto, “Ultrarun”, llega, del 19 al 21 de abril el I Campus de Trail a El Escorial. Se trata de un deporte en franca expansión, con un mayor número de aficionados cada año que, por el placer de correr, se aventuran por el monte o por el desierto en busca de adrenalina.

Al dejar atrás los caminos establecidos, nos encontramos con una Naturaleza que es menos amable de lo que cabría esperar, de modo que hay que conocer el medio en el que se va a practicar el trail antes incluso de comenzar a entrenarse.

El objetivo de es I Campus de Trail es aprender sobre esta nueva disciplina, la llamada carrera de trail y aventura: se trata de correr por la Naturaleza, por allí por donde nadie ha marcado camino alguno. En ese entorno, la habilidad y los conocimientos de un medio, a veces, hostil marcan la diferencia entre superar o no una crisis.

Evolución de las carreras de fondo

Hasta no hace demasiado, la distancia de 42.195 metros, la del maratón, era el objetivo último de cualquier fondista. Hoy por hoy, ya se habla sin empacho de 50, 100, 250 o incluso más kilómetros. Cada una de las distancias, de los terrenos, tiene sus estrategias, sus técnicas e incluso, en determinados casos, sus propios materiales.

En el campus, que alternará teoría y práctica, estarán presentes Zigor Iturrieta y Salvador Calvo junto con, naturalmente, Carlos García Prieto. El número máximo de plazas será de 45 y, para que se celebre el evento, deberán inscribirse un número mínimo de 10 participantes.

Inscripciones

Quien desee inscribirse, puede hacerlo a través de la siguiente dirección: http://www.barrabes.com/eventos/evento.asp?idEvento=144. El precio por asistir al campus, sin alojamiento, pero con derecho a comidas es de 160 euros. Si queremos contar con alojamiento, la cantidad que deberemos pagar asciende a 255 euros, a los que se sumarán 105 si deseamos que venga algún acompañante.

Otro requisito es el que se refiere a estar inscrito en la Federación de Montaña o contratar un seguro con la organización para los tres días que durará el curso.

La inscripción da derecho a:

Alojamiento en habitaciones dobles, en caso de que así se contrate, del viernes 19 al domingo 21; pensión completa para todos los participantes, con desayuno, comida y cena; asistir a las clases teóricas y a los entrenamientos; acudir a los talleres; una bolsa regalo por cada participante; y a un DVD en el que se archivarán las fotografías del acontecimiento.

Mirando-a-la-cima-640x288.jpg

Mirando a la cima

Deberían dolerme todos los músculos del cuerpo. Deberían estar ardiéndome los pulmones. Debería sentirme morir… Y sin embargo me siento vivo. Estoy a casi nueve kilómetros en vertical sobre el nivel de mar. En este momento, ningún ser humano que tenga los pies en el suelo pisa más alto que yo.

Han valido la pena estos años de deseo, de entrenamiento, los tres intentos frustrados, el haber sentido las manos de la muerte apretándome la garganta otras tantas veces. Ha valido la pena casi todo.

He visto lo que pocos seres humanos han visto y algunas cosas que nadie debería ver jamás, como los cuerpos sin vida de aquéllos a los que el Everest les niega la gloria, o el derecho de regresar. Se quedan aquí arriba, donde no hay bacterias que los descompongan. Alguno, a muy pocos metros de la cumbre.

Una amante cruel

¿Qué pensaría ese pobre tipo que quiso llegar hasta aquí sin la ayuda de las bombonas de oxígeno y cayó, exhausto y derrotado, apenas a cien pasos de donde yo estoy ahora mismo? La montaña, madre, amorosa catapulta a la gloria para unos y venenosa mamba negra que se revuelve, letal, contra quien la molesta para otros, ¿qué pensaría?

Porque estoy seguro de que este monte, esta fortaleza caprichosa, piensa y siente. Es sólo que no sabemos entender lo que nos dice ¿Sonríe, benévolo, ante unos y se alza infranqueable ante otros? ¿Tal vez reparte gloria y muerte al azar y, como un toro, trae dinero y fama en su lomo pero sólo para quien sepa evitar sus astas?

Mirando al cielo

Vuelvo mis ojos a ese cuerpo conservado en un ambiente más frío y aséptico que el más cuidado de los laboratorios. Mira hacia aquí, con los ojos cerrados por unos dedos piadosos que los sostuvieron hasta que los treinta grados bajo cero helaron y soldaron los párpados.

Kathmandu , Nepal,Himalayas,Everest

Mira hacia aquí, no hay duda. Murió sabiendo que no alcanzaría la meta. Que todos sus esfuerzos, el frío, los terribles dolores, la laxitud muscular y otras privaciones que en aras de la dignidad de lo que antes fue una persona me guardo, pues yo sé lo que es olerte y no soportar tu propio olor, murió, digo, sabiendo que todo fue en vano.

Despacio, pues a estas altitudes no puede uno moverse de otra forma, abandono la cumbre. Sé que la subida da la gloria, pero que el mayor peligro se encuentra en la bajada. Paso al lado del cuerpo, me agacho junto a él y le palmeo el hombro.

Lento regreso a la vida

El viento arrastra de acá para allá envoltorios de basura de todo tipo y pienso por qué la montaña dejó pasar a domingueros de las alturas, permitiendo que volvieran para que el mundo siga siendo así de insulso, mientras a quien la retó cara a cara lo hizo morir cuando ya tenía la cumbre a una distancia poco mayor que cruzar una avenida.

Continúo bajando.

11-500x288.jpg

El monopatín, ¿deporte de aventura? (I)

Por supuesto ¿O sólo íbamos a disfrutar de los deportes de aventura en las montañas, ríos, bosque y entornos en los que la Naturaleza aún no ha perdido por completo la batalla con el ser Humano? La ciudad también puede ser una fuente de descubrimientos y un acicate para la superación tanto física como espiritual.

Como, quien más quien menos, sabe de las necesidades para practicar este deporte, como a todos nos suena su origen como descendiente directo del surf, vamos a dejar de un lado las condiciones físicas requeridas, los materiales de seguridad que hemos de vestir (básicos, aunque no los mencionemos) y nos centramos en la parte espectacular de este deporte.

Vamos a hablar de algunos de los trucos que el skater, sobre todo del que practica el estilo “callejero”. Tiempo habrá de estudiar otros trucos y estilos, de momento, comenzamos con los trucos base de flip.

Empezamos con lo básico

El primero a que nos referiremos es el “Ollie”, el básico del skate que, una vez dominado resulta el punto de partida para casi todas las demás maniobras. Para ejecutar un “Ollie”, situamos un pie en la cola y el otro donde se ven los tornillos que sujetan el eje delantero, ambos mirando “hacia fuera” de la tabla. Pisamos fuerte sobre la cola y a la vez saltamos, tratando de equilibrar el monopatín en el aire, elevado por el impulso de la patada.

Vamos ahora con un “50-50” o “Fifty-fifty”. Se llama así a deslizarse por un borde (barandilla, pasamanos…) con un eje de la tabla en cada uno de los lados. Si el eje delantero se levanta y se supera tal obstáculo deslizándose por el trasero, estaremos hablando de un “5-0”.

En el “medio huevo”

Nos vamos ahora hacia un half-fpipe o medio huevo. Esa rampa doble convergente destinada para que los skaters exploren sus límites: aquí vamos a realizar un “Lip”, o lo que es lo mismo, que el patinador intente mantenerse cuanto pueda en equilibrio en una determinada postura en el coping o borde metálico superior.

No podemos dejarnos atrás el “Grab”, cualquier ejercicio en el que se agarra la tabla en el aire. Según por donde se sujete, se llamará de una u otra forma. Por ejemplo, sujetar la tabla por el medio se denomina Melongrab.

Nos faltan los flip, los shove-it y algún que otro truco sólo para unos (muy) pocos… Dejamos lo mejor para el próximo post.