submarinista-1000x288.jpg

Descubriendo un mundo bajo el agua

El submarinismo es uno de las prácticas deportivas relacionadas con el mar que más adeptos atrae, y cuyos aficionados son más incondicionales; aunque hay de todo, pocos son aquellos que gustan del submarinismo y no se convierten en sus fans absolutos y promotores a ultranza. Hoy vamos a dar unas pocas ideas generales sobre el buceo, esperando que a alguien le pique la curiosidad.

Punto a favor: una experiencia inédita para el común de los mortales e incomparable con ninguna otra práctica deportiva, ya que permite adentrarse, físicamente hablando, en un entorno en el que somos extraños: el mar (el azul, que dicen los aficionados). Y eso no deja a nadie indiferente, os lo puedo asegurar. Alguna gente queda automáticamente convertida a la nueva religión.

submarinista

Punto en contra: hay una serie de requerimientos que no pueden tomarse a broma, pues la práctica del buceo implica cierto grado de peligro. Estos requerimientos son técnicos (como aprender a compensar o a quitarse el equipo bajo el agua), tecnológicos (como conseguir y mantener un cierto equipo, principalmente botellas, respiradores, neopreno, máscara y aletas) y legales (básicamente, contar con una licencia y un seguro).

Aunque no se puede bucear de un día para otro, la preparación bien merece la pena

Punto a favor: pese a lo que pueda parecer, el submarinismo es un deporte muy social. Sí, bajo el agua se habla más bien poco, pero las salidas suelen organizarse en clubes, y el buen submarinista siempre lo hace como mínimo en pareja; y aunque sea por razones de seguridad, eso crea lazos de solidaridad y responsabilidad muy fuertes y muy útiles que persisten más allá del buceo.

Punto en contra: tiene sus riesgos. En realidad, como ocurre con cualquier deporte de aventura o extremo, el riesgo es un elemento presente y hasta deseable, salvo que en el submarinismo el margen de error es mucho menor que, por ejemplo, en la bicicleta de montaña. El coste de mantenimiento del equipo o del papeleo no es nada, creedme, cuando entendemos su importancia para hacer nuestras inmersiones más seguras.

En fin, he querido dar algunos pros y contras de la práctica del buceo y no sé si lo habré logrado, pero el objetivo era animar a los no iniciados a, al menos, interesarse. Como siempre, para una información más precisa y valiosa, lo mejor es dirigirse a alguno de los muchos clubes y asociaciones que pueblan nuestra geografía. Estarán encantados de explicároslo todo y hacer un nuevo adepto.