Castilla-y-León-referente-en-el-deporte-de-aventura-500x288.jpg

Castilla y León, referente en el deporte de aventura

La comunidad castellanoleonesa se ha situado a la cabeza en cuanto la práctica, en sus tierras, del deporte de aventura. La inmensa riqueza paisajística y medioambiental de la región hace que sean cada vez los aventureros que la elijan como destino. Y muy pocos los que se llevan una decepción de cualquier tipo.

La última de las modas es el “geocaching”: un juego que se practica, bien en equipo, bien individuamente y que consiste en buscar tesoros al aire libre. A idea es que los participantes busquen contenedores (“caches”) usando sus GPS.

Cache

Acabado el juego “de campo”, compartirán sus experiencias vía Internet. Una de las tradiciones de este juego que quien encuentre el “cache” cambio lo que haya dentro por algo de igual o mayor valor.

Castilla y León potencia el “geocaching”

Según el diario ABC, para potenciar la actividad, la Consejería de Fomento y Medio Amiente, regida por Antonio Silván ha equipado las Lagunas de Neila, en Burgos, para que se conviertan en punto de referencia del “goecaching” en España. Y, sin abandonar la región, también son un importante centro de actividad los montes de Soria y León.

En todo caso, la de las lagunas de Burgos, permite disfrutar del hayedo pinar de la zona, que se encentra por encima de los 2.000 metros de altitud. Un sitio ideal para el deporte de aventura. Eso sí: los participantes han llevar su linterna/frontal, walkie-talkie, guantes y, claro está, GPS, además de su propio avituallamiento.

El origen del juego

El origen del juego se refiere a un grupo de noticias dedicado a los Sistemas Globales de Navegación por Satélite (GNSS). Un miembro de este grupo, David Ulmer propuso celebrar el que el gobierno estadounidense levantara la disponibilidad selectiva, que a propósito la señal de los satélites.

Lo hizo organizando un juego para todos los miembros del grupo y escondiendo un “cofre del tesoro” en los alrededores de Portland (Oregón, EE. UU.). Envió al grupo las coordenadas. El tesoro recibió, días después, dos avistamientos, registrados en el libro de visitas.

Casi dos millones de caches

Lo que en principio era un entretenimiento con base tecnológica ha acabado por convertirse en uno de los juegos más populares de la actualidad. En la página web oficial para los practicantes de este deporte se afirma que, a lo largo y ancho del mundo, existen, según datos del pasado mes de agosto, alrededor de 1,92 millones de “caches” repartidos entre 200 países.

Sólo en España hay casi 14.000 cofres del tesoro esperando pacientemente a que alguien los descubra.